#MCESPM

Hace unas semanas, estando ingresado en el Hospital Virgen del Rocío, me inventé el hashtag #MCESPM que, aunque no se pueda leer, creo que la mayoría de lectores lo identifican. Para quien no lo tenga claro le diré que el hashtag corresponde a las iniciales de una frase de mal gusto que por supuesto no acostumbro a decir, pero hay situaciones que te superan y te hacen hacer cosas que no acostumbras a hacer.

Estuve ingresado desde el 17 de junio hasta el 2 de julio por esa febrícula que me daba todas las tardes-noches, siempre en torno a 38º. Me hicieron pruebas de todo tipo, todas salieron negativas y, por tanto, los médicos achacaron la aparición de esa fiebre a una reacción de mi cuerpo al nuevo medicamento que estoy recibiendo en el ensayo clínico de Salamanca. Me desapareció la fiebre desde ese viernes 2 de julio que me dieron el alta hasta el jueves 8 que volvimos de Salamanca de ponerme el tratamiento.

Pero el viernes 9 volvió a aparecer la fiebre. Empecé el día bien, entregando los libros dedicados a mis amigos Pepe y Antonio, dando mi paseo con la silla -más corto que en otras ocasiones porque ya me encontraba con el cuerpo raro-. Vino Jorge, el fisio que ha sustituido a Alba, le dije que no estaba del todo bien y, por tanto, no me dio mucha caña, hicimos ejercicios suaves y me dio un masaje en la rodilla. Cuando se fue Jorge yo notaba que la piel de mis brazos estaban cada vez más caliente y era evidente que mi temperatura corporal iba subiendo. Me pongo el termómetro y bingo: 37,7º. Me quedo amorrado en la cama y al rato llego a 38,1º. Me tomo un Paracetamol, al rato hace su efecto y la temperatura empieza a bajar… hasta que dicho efecto pasa -ya es por la noche- y me tengo que tomar otro… #MCESPM

Y así estamos desde entonces: ayer sábado se repitió el mismo episodio y hoy mucho me temo que será igual… #MCESPM. Mi hematóloga de Salamanca, la doctora Mariví Mateos, me ha recomendado que siga así, controlando esta febrícula con Paracetamol cuando sea necesario y no recurra al Naproxeno, pues este es un anti-inflamatorio que no me viene bien.

Y en esas estamos… Si esto es un efecto secundario del tratamiento que estoy recibiendo intentaré afrontarlo y asumirlo, pues me está viniendo muy bien este tratamiento para luchar contra mi mieloma. Todas las analíticas y pruebas de imagen dan buenos resultados y por eso mi gente y yo estamos muy contentos. Pero sin lanzar las campanas al vuelo porque esto ya lo hemos vivido antes. Estoy deseando volver a Salamanca los próximos días 21 y 22 de julio para ver qué me dice mi hematóloga y para ponerme la segunda sesión del cuarto ciclo. Ya estamos en ciclos quincenales… y tenemos que seguir.

Sigo pensando que estoy en el mejor sitio posible para controlar mi enfermedad y para llegar al #yomecuro. A veces se pone la cosa complicada y cuesta seguir, pero como #SomosImparables hay que seguir apostando por el #SeguimosJuanma…