Se acaba la Feria de abril 2021

Sábado, 24 de abril de 2021. Empiezo a escribir este post a media mañana, cuando ya han pasado por la habitación auxiliares, enfermeras, limpiadoras, la médica… y todo esto desde las 7 de la mañana para tomarme la tensión, la temperatura, las constantes, traer medicinas, cambiar los sueros, asearme, traernos el desayuno, limpiar la habitación…. es un continuo que evidentemente agradecemos mucho porque está claro que todo es por nuestro bien y, además, lo mejor de todo es que están muy bien organizados y lo hacen con mucho cariño.

Como los niveles están bien y de momento no me ha dado fiebre, me comenta mi hematóloga Almudena que seguimos igual, con los medicamentos y controles previstos y haciendo los ejercicios de rehabilitación que me dejó la fisio para que hiciera durante el fin de semana. En un ratito me pongo con ellos, con la ayuda de la sargento de hierro… digooooo de mi Merchi, que me he equivocado… y de verdad que me ayuda un montón. Esto quiere decir que mientras todo siga bien estamos como nosotros decimos «de hotelito», con la pulserita puesta, muy bien atendidos por todos, pero eso sí, sin manzanilla, ni rebujito, ni jamón, ni chocos ni nada de eso. Tampoco tenemos derecho a asistir al spa a pesar de tener la pulserita, pues de la habitación no podemos salir ninguno de los dos, salvo que yo tenga que ir a hacerme una prueba, que no creo que sea hoy el caso.

Ayer pasamos también un buen día porque, al no tener fiebre y bajar el dolor de la rodilla, los ánimos se vienen arriba y te entran ganas de hacer cosas. Como ya comenté en el post anterior, estuve conectado toda la mañana y buena parte de la tarde al evento tan chulo que organizaron los de mi editorial libros.com a través de la plataforma Twitch para celebrar el día del libro. Estuvo muy interesante y creo que a través de sus canales se puede ver en diferido. Fueron nueve horas en riguroso directo.

Y ya que le había cogido el rollo a esto del Twitch vi en Twitter que el Yuyu -al que admiro de siempre como chirigotero y humorista- haría una sesión en su canal a las diez de la noche junto a su mujer Mariquilla, que es un encanto y todo simpatía. Me encantó que me mandarán un saludo al hospital deseando mi recuperación. Contestaron a todo lo que pudieron y la verdad es que estuvieron muy encantadores y cercanos. Otra forma de ver cosas. A ver si no se me ocurre a mí abrir un canal de esos de Twitch con mi Merchi y la liamos parda… jejeje.

Pero vamos a lo que vamos… hoy se acaba la no-Feria de abril de Sevilla de 2021, que esperemos que sea la última que no podamos celebrar como a nosotros nos gusta, aunque está claro que lo primero es lo primero y todo dependerá de cómo se encuentre la situación frente a la pandemia. Nosotros desde aquí hemos hecho lo que hemos podido, hemos intentado darle un ambiente feriante a nuestra habitación transformándola en una caseta de feria, con la ayuda de los adornos y utensilios que nos han traído el personal sanitario que hay por aquí y que tan bien nos tratan. Nos hemos hechos fotos, celebramos el alumbrao el sábado pasado cantando mi Merchi y yo la sevillana correspondiente y hoy también teníamos que hacer algo para despedirnos de la feria en condiciones. Se nos ha acabado todo, ni rebujito, ni manzanilla, ni jamón, ni queso… no nos queda nada. Y como aquí no dejan que tiremos fuegos artificiales que es como se cierra la feria, ¿qué podremos hacer?

  • ¿Qué hacemos entonces, Merchi?
  • Mira, Juanma, yo he preparado unos vídeos de ambiente feriante y podrías poner alguno.
  • Venga, vale. ¿Y qué más? ¿Nos cantamos algo? Para nosotros la feria siempre ha sido el cantar y el bailar. Aquí bailar no podemos -al menos yo-, pero cantar sí ¿Nos cantamos alguna sevillanita? ¿Y se lo decimos a algunos de los nuestros a ver si se apuntan?
  • Veeeeeeenga.
  • Así me gusta… vamos al lío.

Lo primero el vídeo con imágenes feriantes creado por mi Merchi. Esperamos que os guste:

Lo siguiente: una sevillana cantada por gente de mi familia que ha querido estar por aquí presentes. Grabadas hoy mismo. Empieza mi tío Carlos, sigue mi hermana Chari, después mi hermana Auxi y por último mi hija Patri. Geniales, de verdad. Muchas gracias por la colaboración.

Y, por último, un par de sevillanas con letra escrita por mí y cantadas junto a mi Merchi con nuestros mejores deseos para todos y para conseguir el #yomecuro.

Y este es el final de lo que ha sido la no-Feria de abril de Sevilla, vivida por nosotros desde la distancia, desde esta habitación del Hospital de Salamanca a la que le hemos querido dotar de ese ambiente feriante para no olvidarnos del todo, al igual que se habrán adornado muchos domicilios y establecimientos sevillanos. El año pasado estábamos confinados y no podíamos ni salir a la calle, este año sí se ha podido salir pero no ha habido feria. ¿Qué ocurrirá el año que viene? Pues no lo sabemos, pero sigo pensando que en nuestra propia responsabilidad individual y en nuestra forma de actuar, además del tema de las vacunaciones y demás, puede estar la solución para volver lo antes posible a algo que se parezca a lo que teníamos antes, nuestra vida.

A seguir cuidándonos y a seguir con fuerza porque #SomosImparables.

Sevillanas del confinamiento

Lamentablemente este año no hemos podido disfrutar de la Feria de abril de Sevilla por el estado de alarma debido a la crisis sanitaria del COVID-19. Así que algo teníamos que hacer con la familia y los amigos para no olvidarnos de nuestra feria. Ya celebramos la cena del pescaíto y el alumbrao de una forma diferente y ahora os dejamos estas sevillanas del confinamiento que esperamos que os guste:

#YoMeQuedoEnCasa #SomosImparables #yomecuro #SeguimosJuanma

Un alumbrao diferente

En condiciones normales hoy estaríamos celebrando el primer día de la Feria de abril de Sevilla y ayer se habrían celebrado los «pescaítos» en las distintas casetas del Real… y a las 12 de la noche se habría inaugurado el alumbrado como pistoletazo de salida a siete días mágicos.

Pero lamentablemente las condiciones que estamos viviendo en la actualidad no son normales. Lo peor de todo con diferencia es la cantidad de fallecidos que está habiendo por culpa de la dichosa pandemia y el número de infectados en muchos países, entre ellos España. Y lo mejor es lo que esta situación nos está enseñando a todos para ser mejores, para ser solidarios, para mirar por los demás, para cuidarnos de nosotros y del prójimo… aunque algunos se empeñen en no querer ser mejor, pero afortunadamente son los menos. Digno de admirar el trabajo realizado por tantos y tantas profesionales y la responsabilidad de la ciudadanía de forma general para llevar el confinamiento.

Este año no tendremos feria, pero aquí en Sevilla los que somos feriantes -en mi familia lo somos y mucho, pues mis padres se encargaron de inculcárnoslo desde chiquititos- algo teníamos que hacer, aunque sea confinados en casa. Es impresionante ver las imágenes y vídeos de casas decoradas con pañoletas, farolillos, flores de papel, mantones que rulan por las redes sociales. Y son muchas las familias que hicieron hicimos la cena del pescaíto en casa, e incluso haciendo videoconferencias para estar conectadas de forma simultánea varias casas, como hicimos nosotros.

Pasamos un buen rato, cenamos en condiciones y cantamos nuestras sevillanitas, que no podían faltar, aunque a pesar del retardo de las conexiones no salió del todo mal. La sevillana más indicada para el día de ayer era «El alumbrao» y aquí os la dejamos cantada entre todos:

Y cinco minutos antes de las doce de la noche salimos fuera de casa a la terraza interior para hacer nuestro particular alumbrao. Y mi Merchi y yo volvimos a cantar la sevillana:

Seguiremos celebrando nuestra feria desde el confinamiento y os la seguiré contando por aquí…

#SoyFeriante #YoMeQuedoEnCasa #SomosImparables #yomecuro #SeguimosJuanma