Una boda espectacular

Ayer se casaron mi hermana Auxi y Paco y puedo decir, sin temor a equivocarme, que ha sido de las mejores bodas a las que he asistido desde que tengo uso de razón… y eso que ahora no bebo alcohol, hablo regular y no puedo bailar, aunque algún intento hice ayer. Y esto desde luego no es casualidad, todo estaba perfectamente pensado y se había cuidado hasta el último detalle. Había unos 300 invitados entre familiares, amigos y compañeros de los novios. Conocía a una buena parte de ellos -se casaba mi hermana-, a otros los conocí en ese momento y otros se acercaron para decirme que me seguían hace tiempo y se alegraban de verme tan bien.

Sabíamos que iba a ser una boda espectacular, porque mi hermana Auxi es muy especial. Tiene un don que hace que todo el mundo la quiera, le desee lo mejor y además quería disfrutar al máximo de su boda. Y encima Paco, el novio, le acompaña en este deseo. ¡Hacen una pareja preciosa!

Cuando vimos el día tan lluvioso que se presentó el jueves, a todos nos entró el nerviosismo, porque sólo estábamos a dos días de la boda. Pero ella siempre decía: «En mi boda no va a llover». Hace falta que llueva por la escasez de agua que tenemos, pero que llueva otro día. Y se salió con la suya, ni viernes ni sábado llovió y hoy domingo vuelve a llover. Es más, ayer tuvimos un día espectacular. ¡Vaya manita que os han echado desde ahí arriba, Auxi y Paco!

La boda y la celebración tuvo lugar en la Hacienda Doña María, cerca de Pino Montano. Un sitio muy bonito y que habían preparado concienzudamente los responsables del sitio con la ayuda de mi hermana Chari, mi Merchi y Macarena y Alba, amigas de la novia. La ceremonia oficial de la boda tuvo lugar en la plaza de toros que tiene el sitio, los aperitivos en los jardines y el almuerzo y fiesta posterior en el salón principal de la hacienda.

Como suele ser tradición, la novia llegó con un poco de retraso. Todos los invitados estábamos expectantes de su llegada y alucinamos cuando la vimos llegar en una furgoneta Volkswagen camper… ¡Las ideas de mi Auxi! Bajó acompañada del padrino, mi tío Carlos y empezó la ceremonia.

La ceremonia fue perfectamente guiada por Alba, una de las mejores amigas de Auxi desde hace muchos años. Se encargó de hacer la presentación del evento, iba dejando sus comentarios llenos de emoción y fue dando paso a las distintas personas que intervenimos. Lo primero fue el casamiento oficial que certificó un notario que estaba allí de forma presencial. Una vez que se pusieron los anillos, firmaron los papeles correspondientes y recibieron los aplausos de los que allí estábamos… podemos decir que ya estaban casados.

Y ahora venían las intervenciones de familiares y amigos. Todas fueron espectaculares y llenas de cariño, pero la emoción pudo muchas veces con los que estábamos detrás del micrófono. El primero en intervenir fue Manu, sobrino de la novia y mío. ¡Qué grande mi niño! Después fue Raquel, prima del novio y que fue alumna mía en el Chaves Nogales ¡curiosidades de la vida! Precioso, Raquel. Y la guinda a su intervención la puso Javier, su padre. Tras ella intervino Mamen, comadre de mi hermana y amiga de ella desde los tiempos de la facultad. Se nota que se quieren mucho. Otra de sus grandes amigas, Macarena, le dio el toque religioso a la ceremonia, pues leyó un pasaje bíblico y sabía que a mi hermana Auxi le iba a gustar mucho, como así fue. Inmediatamente después, Quique canta una salve a capella de forma magnífica. El último interviniente previsto era yo, que me costó lo mío, pero lo conseguí. Antes de irnos, mi hermana Auxi le cantó el «Todo es de color» a su ya marido Paco. De vellos de punta. ¡Qué manera de cantar! Y para terminar definitivamente, mi tío Carlos recitó una poesía muy bonita. Aquí está el cante de mi hermana Auxi:

Mucha gente me dijo que le había encantado lo que yo había dicho y alguno incluso me dijo que si se lo podía mandar, así que aquí os dejo el contenido de mi intervención que, entre mis problemas de habla y la emoción que tenía, me costó mucho. Pero ellos se lo merecían. Y ahí había que estar. Fue el corazón el que habló:

Antes que nada me gustaría pedir disculpas porque sigo hablando regular, aunque espero que se me entienda. Voy a hablar despacito para que se me entienda mejor. También os pido por adelantado disculpas por si en algún momento me atranco por la emoción, pero tenéis que comprender que a uno no se le casa su hermana pequeña todos los días.

Gracias a los novios por permitirme este momento, a mi familia por ser mis musas para escribir esto y a todos vosotros que estáis aquí porque estáis contribuyendo a que mi hermana Auxi y mi cuñado Paco vivan uno de los días más felices de sus vidas rodeados de personas que quieren.

Por parte de mi mujer, de mi Merchi, ya tenía cuñados, pero por mi parte, tengo dos hermanas -Chari, la gente le dice Charo pero para mí es Chari, y Auxi- y podemos decir que ya tengo dos cuñados oficialmente, pero tiene tela que a uno no le guste el fútbol -a mi cuñado Joaquín- y el otro sea bético y con carnet. Sí, el que está ahí delante casándose con mi hermana, el Paco el guapo. Menos mal que todos nos llevamos estupendamente, porque entendemos perfectamente el significado de la palabra familia, algo que nos inculcaron desde siempre nuestros padres, el Obdu y la Manoli, que desde ahí arriba nos estarán viendo disfrutar. Sí, papá y mamá, ya casamos a la niña. Besos al cielo.

De Paco puedo hablar poco porque lo conozco no hace mucho tiempo, pero lo que sí puedo asegurar es que es una buena persona y que le ha venido muy bien a mi hermana Auxi desde que empezaron a tener una relación, al menos eso es lo que yo observo desde la distancia. Sé que se han llevado y se van a seguir llevando muy bien. Lo único que faltaría es que Paco se cambiara de equipo, pero esto lo veo tela de difícil, ¿verdad, Paco?

Pero de mi hermana Auxi sí puedo hablar mucho, contaros muchas cosas, hasta para escribir un libro, pero creo que ya me voy a plantar en el cuarto, ya está bien… y tampoco es plan de alargar esto más de la cuenta no vaya a ser que se calienten las cervezas. A mi hermana Auxi le llevo 14 años, fue la inesperada, pero a la vez nos dio mucha alegría. Cuando ella nació yo era un adolescente, pero un adolescente de los de antes, de los del año 81, es decir, un carajote. Ni móvil, ni instagram, ni tiktok… nada de lo que hay hoy. Eran otros tiempos.

Ella ha sido una artista desde chica… jamás se me olvidará cuando cantó en las Trinitarias el “Marinero de luces” de la Pantoja, cuando había que ponerle el micrófono lo más bajo posible porque no llegaba. Creo recordar que tenía 4 o 5 años. Y desde ahí hasta hoy siempre ha sido la alegría de las fiestas familiares y de amigos. En navidades, en ferias, en cumpleaños, en fiestas varias… Cada vez que veo a mi Patri con sus cascos puestos y pegando saltos -que es todos los días- me acuerdo de su tía Auxi, cuando se encerraba en lo que nosotros llamábamos el “salón nuevo”, ponía música en el equipo -entonces no habían móviles- y se ponía a cantar y a bailar. Siempre decía que eso la relajaba. Y hemos compartido tantas cosas, desde pequeña -venía con Merchi, con Vero y conmigo a muchos sitios- hasta estos últimos años donde hemos compartido coro de campanilleros de San José Obrero, programa de radio solidario “La voz de los imparables” y esos pedazos de desayunos debajo de su casa donde nos comemos unos calentitos -churros para la gente de fuera de Sevilla- que nos saben a gloria.

Y el chiste del mejicano. Y el chiste de la pelotita. Seguro que los que estáis aquí los habéis escuchado alguna que otra vez. Y si no lo habéis escuchado seguro que en las 15 horas que nos quedan de celebración de la boda encuentra un momento y nos cuenta alguno. Y es que no se puede ser más crack.

Pero no sólo en el tema del artisteo, en el tema laboral no ha parado de crecer y asumir nuevas responsabilidades. Por algo será. Algunos pensaréis que como soy su hermano qué voy a decir, pero creo que estos serán pocos, porque la mayoría de los que aquí estáis sabéis que no estoy exagerando lo más mínimo.

Y ahora vuelvo a los dos. Gracias, Paco y Auxi por vuestra ayuda, por estar siempre ahí, sobre todo desde que apareció mi enfermedad hace casi 6 años. El tema del cáncer ha visitado más de la cuenta a nuestra familia, como supongo que a muchas de las vuestras, desgraciadamente. Siempre digo que esto es tarea de todos, cada uno aportando lo que está en su mano. Ellos han decidido que el regalo que os van a dar sea un regalo solidario. Y además de esto han hecho sendas donaciones: una donación a la Fundación Josep Carreras para seguir luchando contra el cáncer hematológico, apoyando la investigación y ayudando a pacientes de cánceres de la sangre -como el mío-. Y la otra a la Asociación SISU de ayuda a niños que necesitan cuidados paliativos, como Juan Carlos, al que le mandamos un beso desde aquí. La importancia de la solidaridad y de la donación. Gracias a los dos por permitirme ayudaros en este tema y a todos vosotros deciros que cuando recibáis el regalo si alguien quiere hacer una donación que la haga, pero más importante me parece que lo divulguéis lo máximo posible: haceros fotos, ponedlas en vuestras redes sociales, contárselo a vuestros amigos y contactos… Toda la divulgación que se haga es poca, porque ya digo que esto es tarea de todos.

Y si alguien quiere preguntarme algo aquí estaré la mayor parte de las 15 horas que dura esto. O al menos eso espero. No, Auxi, no voy a ir al Sánchez-Pizjuán para el Sevilla-Real Madrid. Esto es más importante, pero vaya tino que habéis tenido, miarma.

Y voy a terminar como terminaba mi hermana Auxi cada programa de radio de “La voz de los imparables”, con un chistecito corto:

  • Hay que ver, Paco, que no me escuchas cuando te hablo…
  • Ponme una tortilla de papas mismo…

Espero que esto no os pase nunca, Paco y Auxi.

Otro, otro rapidito…
Van dos dioses caminando por un desierto de Egipto y dice uno:
– ¿Qué pasa RÁ?
Y dice el otro…
– Qué misterio habrá, puede ser mi gran noche. Y al despertar, ya mi vida sabrá algo que no conoce…

Que seáis muy felices y que todos los que estamos aquí lo veamos. ¿Preparados para las 15 horas de disfrute? Vamos allá…

Y lo que siempre digo:

A seguir viviendo… #SomosImparables #SeguimosJuanma #yomecuro

Muchas gracias a mi Merchi por grabar el vídeo y a mi amigo Antonio Sevilla por arreglar algunos problemas de visualización que tenía el vídeo. Aquí lo tenéis:

Y a partir de ahí empezó la celebración. ¡Menuda celebración! Aperitivos impresionantes, almuerzo sentados en nuestras mesas y fiesta y alegría, mucha fiesta. Todos teníamos ganas de pasarlo bien y se notaba el buen ambiente que había. Me harté de saludar a gente de la familia, a amigos, a conocidos y a gente que se me presentó. Lo que me da pena en estos casos es no poder estar todo el tiempo que me gustaría con la gente que quiero y aprecio, pero éramos muchos y era prácticamente imposible.

Como bailar no puedo, cambié un rato de baile por ver algo en el móvil del Sevilla – Real Madrid. Ya que no podía estar en el Sánchez-Pizjuán… Y a ratitos me acompañaron mi Migue y mis amigos Francesco y Sergio. Empate a uno final. Eso sí, lo que no faltaron fueron nuestros cantes por sevillanas. Incluso cantamos unas sevillanas cuya letra me inventé. Con la música de «Qué músicos serán esos…»:

  1. Aquí estamos en la boda
    Paco y Auxi se nos casan
    la familia y los amigos
    aquí estamos tos’ sin falta.

ESTRIBILLO
No llores Sevilla Este
no llores Emilio Lemos
no llores mi Ciudad Verde
que no salen de tu barrio
viven estupendamente.

  1. Dicen que vivimos lejos
    tos’ los de Sevilla Este
    que levante una mano
    tos’ los de Córdoba Oeste.
  2. Somos muchos invitados
    y esta boda es estupenda
    disfrutemos del momento
    pues se lo han currao tela.
  3. Si te has puesto la pulsera
    ya estás siendo solidario
    esto es tarea de todos
    lo decimos a diario.

Durante tantas horas de celebración y con una actitud tan positiva de la gente es evidente que pudimos vivir muchos momentos bonitos. Algunos de ellos se pueden ver reflejados en sendos álbumes de fotos creados en Google Fotos: uno general creado por los novios para todos los invitados y otro familiar, creado para que la gente de la familia compartamos ahí nuestras fotos.

Hay muchas fotos chulas y las que nos quedan por ver, pero para mí una de mis preferidas es esta:

Los novios decidieron darnos a todos los invitados un regalo solidario e hicieron donaciones a dos entidades. Les agradezco mucho su solidaridad y el que me permitieran colaborar con ellos para preparar este regalo. Gracias también a mi Merchi, a mi Vero, a mi Patri y a Alberto por ayudarme en la tarea. Así se hizo:

Y esta tarde comienza vuestra luna de miel, Auxi y Paco. Que lo paséis genial y ya nos contaréis. Mi Merchi y yo os llevaremos a Santa Justa para coger el AVE con el que empezará todo.

Que seáis muy felices… y que nosotros lo veamos.