Crónicas hospitaliarias. Día 3

Segundo día de «hotelito», como yo le llamo a este ingreso al tratarse de fin de semana, pero el tratamiento sigue y las rutinas diarias también. Esa quimio sigue rulando por mi cuerpo serrano haciendo lo que tiene que hacer, al menos eso esperamos todos. Sigue entrando por la vía del PICC en un proceso lento, porque en un principio están previstas cuatro infusiones distintas de más de 24 horas cada una de ellas y ayer domingo empezamos la tercera, aunque tardecito. Y, lo más importante de todo, es que me está sentando muy bien, no siento efectos secundarios de importancia y estoy siendo muy bien atendido por verdaderos profesionales sanitarios -a algunos y algunas ya los conozco de otras veces-. Gracias por todo.

De hecho, pasó a verme la doctora Victoria, hematóloga a la que no conocía, me comentó que los resultados de la analítica hecha por la mañana decían que la bilirrubina había bajado, lo cual es una buena noticia -para llevarle la contraria a Juan Luis Guerra :-

Por la mañana quisieron venir a verme mi hija Patri y mi yerno Alberto. Nos dieron un ratito de compañía a Merchi y a mí… y ya que estaban se nos ocurrió hacer esto, que espero que os guste. Gracias a Alberto por la grabación y a Merchi y a Patri por ayudarme.

Cuando llegó la hora del almuerzo -que aquí son las 13 horas- ellos se fueron y nos quedamos solos en la habitación Merchi y yo. Aprovechamos la tarde jugando a nuestro juego preferido, el Triominos usando nuestros respectivos móviles. Nos entretiene, nos picamos… Por supuesto charlamos -aunque ya lo tengamos todo más que charlado- y nos asomamos a la ventana para ver cómo se dirigían al campo del Betis sus aficionados y los del Bilbao. Vi el partido entero en el ordenador, ganó el Betis 3-1 y ya sólo quedaba esperar el partido que mi Sevilla FC jugaba en el Bernabéu.

Tras estas fotitos iniciales y como yo estaba bien, le dije a Merchi que se fuera para casa y me quedé solo viendo el partido. Fue una pena, como siempre volvimos a perder, con un buen gol de Modric. Lo esperado, vaya.

Ayer estuvieron conmigo Victoria como hematóloga de guardia; por la mañana Sara de enfermera y Miriam de auxiliar y por la noche Laura de enfermera y Magdalena de auxiliar. Gracias a todas ellas.

Me dio Laura una pastillista para dormir y la verdad es que me vino muy bien, pues dormí casi cinco horas en total, después de haber dormido tan poco los días anteriores por culpa de la dexametasona.

Y hoy lunes toca TAC de oído para ver qué pasa con el habla… y seguir recibiendo la quimio… y que haga su efecto y mi cuerpo siga aceptándola tan bien… y que siga tan estupendamente atendido -de esto no me cabe duda tampoco, tanto por parte del personal sanitario que está con nosotros en el hospital, como por parte tuya que me sigues por las redes mandándome tus ánimos y tu fuerza-.

Estas son las #CrónicasHospitalarias, escritas con el doble objetivo de que a alguien le sirva lo que por aqui escribo, aunque sean vivencias propias, y de que me ayuden a seguir viviendo en búsqueda a ese camino al #yomecuro que tanto ansío.

2 comentarios en “Crónicas hospitaliarias. Día 3

  1. Puedes estar seguro de que todo lo que escribes y cuentas sirve…y no sabes cuánto. Tanto para alguien que como tú este pasando una enfermedad, como el que no…tus palabras sirven de mucho. A mí personalmente me estás enseñando mucho y no lo digo por decir…gracias por ello, porque con todo lo que escribes y lo que cada día públicas he podido descubrir cuanta fuerza puede tener una persona cuando lleva vivido tantos momentos malos…ojo! que de los momentos buenos también aprendo y sobre todo disfruto y me alegro. Espero que tú estancia esté siendo la mejor posible, que vuelvas pronto a casa y que este tratamiento de buenos resultados…lo deseo de corazón.Sigue fuerte, con ánimo y no pierdas ni la fé ni la sonrisa. Un abrazo 🫂🫂😘😘💪💪

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.