Un mes de julio completito…

Mucho tiempo sin aparecer por aquí… y es que me he llevado muchos días dedicando y firmando libros y esto me ha quitado casi todo el tiempo. Creo que ya he firmado más de 150, entre los mecenas que pidieron el libro y los que he dedicado a gente cercana. Y todavía me faltan…

Empecé el mes yendo a Granada con mi Merchi y mi Vero para llevar a nuestra Patri, pues empezaba a trabajar allí todo el verano, su primer trabajo como TCAE -ella quiere que lo diga así: Técnica en Cuidados Auxiliares de Enfermería (¿podré decir «Técnica»?)- en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada. Y encima empieza en el Servicio de Neonatal -los recién nacidos- ¡con lo que a ella le gustan los niños! Y además se queda en casa de mis cuñados Quino y Ángeles. ¡Qué grandes los dos…! Creo que es una situación muy favorable para empezar, aunque todos los trabajos tienen lo suyo. ¡A por todas, Patri!

En casa de mis cuñados vimos el viernes 1 de julio mi participación en el concurso «El cazador» y lo conté por aquí. También conté que mi Merchi y yo hacíamos las bodas de plata y todas las vicisitudes del viaje a Roma, que no fueron pocas, y que también conté por aquí.

Desde entonces no escribía nada en este humilde blog… y han pasado quince días. He titulado este artículo como «Un mes de julio completito» porque, aunque todavía estemos a 22 de julio, son muchas las cosas que hemos hecho desde que empezó el mes. Y es que a lo que ya hemos contado hay que sumarle unos días en Sanlúcar de Barrameda con Patri y Alberto, pues ella cogió unos días de vacaciones; un par de visitas a Salamanca, pues me pusieron chutes el lunes 11 y ayer, día 21.

En ambas visitas me vio mi hematóloga, la doctora Mariví Mateos, a quien le entregué mi tercer libro dedicado -ha vuelto a escribir el prólogo de este libro, tres de tres-.

También le entregué el lunes 11 los libros dedicados a los que se habían hecho mecenas por allí: mis enfermeras crack Balbi, María y Patri; la limpiadora Alicia y el conductor Matías. Y en la segunda visita entregué los libros dedicados al personal del hotel donde nos quedamos, pues me lo habían pedido en la visita anterior. El hotel Silken Rona Dalba, donde ya llevamos bastante tiempo alojándonos. Gracias, Rocío, Mª José, Marisol y Raquel. Todas las fotos están en el álbum digital de lectores que, una vez más, he creado para la ocasión. Y las que faltan…

Y también he ido a consulta de oculista y de dentista. La primera, la doctora Casanovas, me ha dicho que a finales de septiembre me opera de cataratas del otro ojo, del izquierdo. Tendré que compatibilizarlo con mis visitas a Salamanca, pero lo haremos, pues hay buena disposición por ambas partes. Mi dentista, el doctor Paco Acedo, me dijo en la revisión que tengo la boca bastante bien y solo necesité una limpieza parcial y un empaste. Nueva revisión dentro de seis meses. Me encantan las palabras que se leen en ese mural:

Otra cosita: fui con mi Merchi a ver al traumatólogo especialista en tumores óseos que me operó de la pierna izquierda y que tan buen trabajo hizo. El doctor José Manuel Gallo, que aceptó escribir el epílogo de mi tercer libro y que, por supuesto, ya tiene dedicado.

Cantamos en Triana a la Virgen del Carmen con nuestro coro de San José Obrero:

Y hemos estado en el campo:

Y hoy, viernes 22, me he venido con mi Merchi a Sanlúcar para pasar unos días. Iremos a la playita y pasearemos por Sanlúcar, que es muy bonita y se tapea de lujo. Lo que podamos, está claro. Pero ahora que estoy bien tenemos que aprovechar el momento, pues bastante llevamos pasado. Como yo digo: A SEGUIR VIVIENDO…

Y lo del tercer libro, los mecenas, el álbum digital de lectores… lo dejo para un próximo artículo, ¿vale? Solo una cosa: si quieres comprarlo puedes hacerlo desde este enlace o pinchando en la siguiente imagen: