#SalamancaOnTour C14D1

Esta semana tocaba un nuevo viaje a Salamanca. Tocaba empezar un nuevo ciclo, el catorce ya, y en esta ocasión me acompañó mi Patri, pues mi Merchi tenía cita con el dentista el miércoles, que era el día que hacíamos el viaje de ida. En torno a las diez de la mañana nos recogió Miguel, taxista con el que ya hemos coincidido en alguna ocasión anterior y que nos hizo el viaje muy agradable. Hablamos mucho de la pasada Semana Santa, pues él es miembro de la Agrupación musical de la Redención, donde toca la corneta. Nos contó sus actuaciones acompañando pasos durante toda la semana e incluso una actuación que tuvieron en Salamanca en Cuaresma en un certamen de bandas. Yo le conté mis estaciones de penitencia y todas las emociones vividas. Gracias, Miguel. Hasta una próxima ocasión…

Llegamos al hospital sobre las dos y media, saludamos a nuestras enfermeras cracks, entregamos los botecitos de orina para la analítica de reevaluación como cada principio de ciclo, me tomaron las constantes y fue Mayte quien me hizo la extracción de sangre para la analítica. Cuando terminamos nos recogió Juan Carlos, nos fuimos a comer al «Ruta de la Plata», nos hicimos la foto de siempre en la Plaza mayor, dimos un pequeño paseo -yo iba con mi andador Talquito y todavía me canso mucho- y nos fuimos para el hotel.

Allí nos recibió María José con la amabilidad de siempre y reservamos la habitación para la próxima visita, que será después de Feria. Creo que ya lo he dicho alguna que otra vez, pero en el Hotel Silken Rona Dalba de Salamanca se encuentra uno como en casa, gracias a sus buenas instalaciones, a la buena habitación adaptada que me dan siempre y al equipo de recepcionistas que tienen: María José, Rocío, Esther, Lola, Raúl, Marisol y Raquel, que está haciendo sus prácticas… cracks totales. Mil gracias.

A la mañana siguiente nos recogió Matías a las 8:30 y nos acercó al hospital. En esta ocasión como en la última visita fue Borja quien me atendió en consulta, pues Mariví no estaba. Me dijo textualmente: «Juanma, tu analítica está mejor que la mía». Algo para estar muy contento después de todo lo vivido. Le comenté que el problema con los picores seguía, por lo que me comentó que llamaría al dermatólogo de guardia para que me viera.

Tenía que esperar que llegara el tratamiento de Farmacia, hoy tocaba el doblete al ser principio de ciclo, es decir, chutes de Daratumumab y Talquetamab -¿Os habéis aprendido ya estos nombres?-. Me tumbé en una de las camas, mi Patri se sentó en una silla a mi lado y mientras esperábamos pudimos saludar a Elena, coordinadora de mi ensayo anterior; vino Irene, coordinadora de mi ensayo actual, con la que programamos las próximas visitas de mayo y me dio unos papeles para firmar correspondientes al ensayo clínico. En la cama de al lado se situó Santos, que venía acompañado de su hermana, y con el que pude echar un buen rato de charla. Me encantó desvirtualizar al amigo de las redes Camilo, un gallego de Orense que había venido a revisión tras haber recibido hace unos días el tratamiento de las células CAR-T. Me alegré mucho de ver el buen aspecto que tenía y lo bien que se encontraba.

¿Y del personal de allí qué puedo decir? Pues que son todos geniales, que parece que para entrar a trabajar en la Unidad de Ensayos clínicos hay que aprobar un examen especial de empatía y humanidad, pero desde la limpiadora Alicia -a la que hace tiempo que no vemos-, Dora, que controla el acceso; la TCAE Belén; mis enfermeras cracks Patri, María, Balbi, Mayte, Rosana…; los chicos de prácticas, ayer estaban Juan Carlos y Elsa; las coordinadoras de los ensayos, yo conozco a Elena, a Laura y a Irene. Y lo hematólogos y hematólogas que me han atendido alguna vez: Mariví, Borja, Verónica, Bea, Felipe… Por algo funciona esto tan bien, desde luego no es casualidad y somos muchos los pacientes a los que esta gente nos están dando vida. Como para no estarles agradecidos…

Me dio Patri la premedicación una hora antes de que llegara el tratamiento. Cuando llegó me pjnchó Elsa el Dara antes de acabar su jornada de prácticas. Y una hora después me pinchó Patri las cuatro jeringuillas de Talque. Me volvió a tomar las constantes y como estaba todo bien me dio permiso para irnos.

Pero esto no acabó aquí. Faltaba la visita a Dermatología para ver si mejoramos esos picores. A media mañana vino a la Unidad de Ensayos la dermatóloga de guardia para decir que cuando yo acabara de ponerme el tratamiento debía acceder por Urgencias que ella me estaría esperando. A mí eso de «acceder por urgencias» ya sabéis que me gusta poco, ya sea en Salamanca, en Sevilla o en Pekín. Sobre todo por la situación de pandemia que estamos viviendo y lo llena de gente que suele estar la sala de espera de Urgencias. Y no me equivoqué: lo de que «me estaría esperando» nadie sabía nada: el de Admisión me dijo que tenía que seguir el procedimiento normal, pasar por Triaje y todo eso. Dos horas de espera, desde las dos de la tarde hasta poco antes de las cuatro que me atendieron. Mi Patri y yo habíamos puesto de límite las cuatro de tarde, hora en la que nos volveríamos para Sevilla aunque no nos viera la dermatóloga. Pero afortunadamente nos llamó a consulta, comprobó lo descamada y roja que tenía la piel, tecleó tela en el ordenador, me mandó una pomada y que me pusiera crema hidratante y vaselina líquida. Quedamos para que me vea en consulta en la próxima visita que tengo del ensayo, a ver si mejoro en estos días.

En torno a las cuatro y media nos recoge Matías,que nos lleva de vuelta a casa. Durante el viaje escuchamos dos programas de «La voz de los imparables», el del pasado lunes con Isabel y José Manuel y el de la semana anterior con Juan Carlos Unzué. Tocó volver a emocionarse…

Pero como siempre quedémonos con lo bueno: vamos bien, seguimos con la enfermedad controlada, en remisión completa y ya hemos empezado el ciclo número catorce…y los que sean… Aquí estamos… y tú a mi lado.

4 comentarios en “#SalamancaOnTour C14D1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.