#SalamancaOnTour C12D1

Antes de contaros por aquí lo que ha sido esta sesión del ensayo clínico que estoy recibiendo en Salamanca, me gustaría comentar una cosa: ¡NO A LA GUERRA! Venga de donde venga y sea de quien sea. Me parece increíble que en pleno siglo XXI se sigan sacando tanques a la calle, se tiren misiles, se destruyan edificios y mueran personas. ¿Seguro que no había otra opción? No puede ser. Todos somos personas, todos tenemos derecho a vivir y nadie nos puede quitar ese derecho. Ojalá se acabe pronto con esto.

Esta semana tocaba un nuevo #SalamancaOnTour. Comenzamos ya el ciclo 12 y de nuevo fui acompañado por mí Merchi. Salimos de viaje el miércoles en torno a las diez de la mañana y nos llevó un taxista con el que no habíamos coincidido antes, Juan, que nos hizo el viaje muy agradable pues estuvimos charlando prácticamente todo el camino.

Llegamos al hospital de Salamanca a las 14:30, nos dirigimos a la zona de Ensayos clínicos, donde ya quedaban pocas personas poniéndose su tratamiento y allí estaba el equipo de mis enfermeras cracks: Patri, María, Balbi y Mayte. En esta ocasión no pudimos ver a Alicia pues llegamos antes de tiempo. Para la próxima vez será. Saludamos a todas ellas, le doy a Balbi los dos libros dedicados que me había pedido en la visita anterior, me pesé, me tomaron las constantes y fue Mayte quien me hizo la extracción de sangre para la analítica. Ya tengo encargo para la próxima visita, pues Mayte quiere también los dos primeros libros míos dedicados, así que por mi parte encantado, todo un placer el que los tenga. Gracias, Mayte.

En esta ocasión le di descanso a mi Talquita, por lo que se sorprendieron cuando me vieron andando con el andador… Un paso más adelante muy importante para seguir avanzando.

Cuando terminamos, nos recogió Matías, que fue quien nos acercó al hotel para dejar la maleta, y nos fuimos a comer algo mi Merchi y yo al «Ruta de la Plata», donde se come de arte. Aquí os dejo una pequeña muestra:

Después dimos un pequeño paseo por el entorno de la Plaza mayor, pues todavía no puedo hacer largas caminatas y nos fuimos despacito para el hotel haciendo las paradas necesarias. Se estaba muy bien en la calle, pues hacía una buena temperatura y por eso había bastante gente paseando y sentada en las terrazas de los bares y restaurantes.

La mañana siguiente no empezó muy bien. Me desperté temprano, como viene ocurriendo últimamente, y recibo un mensaje de WhatsApp de mi amigo Sebas, en el que me dice que José María Fidalgo nos había dejado. No podía creérmelo. Yo conocía a José María porque era miembro de mi peña sevillista «Hastalamuerte.net» y además habíamos coincidido alguna que otra vez en el Hospital de Día del Virgen del Rocío, pues él era también paciente hematológico como yo. Hacía más de un mes que no hablaba con él, la última conversación la tuvimos el 15 de enero, en la que como cada vez que hablábamos nos dimos ánimos mutuos, yo con el #yomecuro y él con el #siempredefrente que siempre ponía en sus redes. La verdad es que me ha sentado muy mal; otro amigo por el que seguir luchando. Nuestro colaborador Alberto Contreras escribió ayer esto en Columnas blancas en su memoria. Descansa en paz, amigo José María.

Me costó asimilar la noticia y es que esto es muy difícil, ver cómo se te va quedando gente por el camino, gente con la que has compartido momentos de hospital, de ingresos, o de analíticas o de hospital de día… Gente que está luchando como tú pero que no puede seguir. Eso sí, jamás podremos decir que han sido derrotados, por dos razones: porque lo han dado todo por seguir y porque desde ahí arriba nos están ayudando a otros a seguir. Así lo pienso y así lo siento.

Nos recogió Juan Carlos en el hotel y nos acercó al hospital, donde llegamos un poco antes de las nueve de la mañana. Mi hematóloga, la doctora Mariví Mateos, tenía una reunión temprano, por lo que fue Bea, otra de mis hematólogas, quien me atendió en esta ocasión en consulta, quien me confirmó que ya había pedido Mariví el tratamiento a Farmacia desde primera hora y que el resultado de la analítica estaba bien. Por tanto, me pondría el tratamiento y ya solo había que esperar que lo trajeran.

Me tumbo en una de las camas para esperar que llegue el tratamiento y mi Merchi se pone a hacer autodefinidos sentada en una silla a mi lado. Es en ese momento cuando saludo a varias personas que están por allí, como el amigo Fernando, al que le toca recibir su tratamiento como cada quince días y que viene de Lugo. También pude saludar a Lourdes, enfermera a la que hacía mucho tiempo que no veía, pues hace bastante que no me hago un aspirado de médula. Se alegró de verme tan bien y me estuvo preguntando por el programa de radio «La voz de los imparables». Nos dijo que nos escuchará. También vino a vernos Elena, la psicóloga de ASCOL, cuya visita no falta nunca.

Mientras seguíamos esperando que llegara el tratamiento se nos acerca Mariví, que ya había terminado su reunión y se había incorporado a la consulta. Venía acompañada de una persona mayor y de su hija y me dice: «Juanma, cuéntele a este señor todo lo que quiera sobre su ensayo clínico, ya que va a recibir el mismo. Ahí les dejo». Y ahí estuvimos mi Merchi y servidor contándole a José Manuel y a su hija Ana nuestra experiencia. Les dimos ánimos, les dijimos que les había tocado la lotería y que tenían que estar contentos. Ellos vienen de Santiago de Compostela, nos intercambiamos los números de teléfono, nos comprometimos a seguir en contacto, nos ofrecimos para ayudarles en lo que necesitaran y ya tenemos dos amigos más que sumar a nuestra lista que ya va siendo bastante larga, afortunadamente.

Este detalle de Mariví es algo más a destacar de su personalidad y de su calidad humana como profesional. Poner en contacto a un paciente que va a empezar un ensayo clínico con otro que ya lleva un tiempo para que le cuente su experiencia es algo para aplaudir, pues todos nos sentimos perdidos y preocupados al principio y si hay alguien que te puede tranquilizar contándote su experiencia la verdad es que se tiene que agradecer. Se lo agradecí personalmente, le dije que estaba muy contento por cómo iban las cosas, le dije que era mi ángel de la guarda y nos hicimos esta foto:

Esta vez no tardó mucho en llegar el tratamiento y fue María quién se encargó de ponerme los chutes: primero me dio la premedicacion, que son pastillas para tomar por vía oral, a las once me puso el chute de Daratumumab y una hora después los cuatro pinchazos de Talquetamab, haciendo un cuadrado con vértices colorados en la parte derecha de mi barriga. Pero siempre con cariño y preguntándome si siento algún dolor. Muy crack María también.

Antes de irnos me dice Patri: «Juanma, me tengo que hacer una foto contigo en pie para enseñarle a mi madre lo bien que estás y que has venido sin la Talquita». Por cierto, Patri será una de las entrevistadas en el programa de radio «La voz de los imparables» del próximo lunes 28 de febrero, Día de Andalucía. Allí os esperamos a las 19 horas.

Terminamos sobre las 12:30, nos despedimos de todas y vino a recogernos Matías, que fue quien nos trajo de vuelta a Sevilla. Durante el viaje estuvimos escuchando los dos últimos programas de radio que hemos emitido estos dos lunes pasados, por lo que pudimos escuchar a Ascen, presidenta de ASCOL, a mi amigo Raúl, docente y paciente de mieloma; a Antonio Silva, presidente de ATMOS; y a Mariví, mi hematóloga. Quizás esté mal que yo lo diga, pero nos han quedado unos programas muy completos Gracias a todos por la colaboración. Con ganas de seguir…

Llegamos a casa sobre las cinco de la tarde, nos despedimos de Matías, saludamos a nuestras hijas y les contamos lo bien que había ido todo. Vi en la tele a mi Sevilla perder en Zagreb, aunque el 1-0 fue suficiente para pasar a octavos de la Europa League gracias al 3-1 de la ida en el Sánchez-Pizjuán la semana pasada, partido en el que estuve presente acompañado de mi amigo Carri.

Dentro de un par de semanas volveremos a nuestro #SalamancaOnTour… Muchas gracias a todos por vuestro apoyo como siempre y por alegraros por mí por lo bien que van las cosas. Toca disfrutar. Toca seguir viviendo…

2 comentarios en “#SalamancaOnTour C12D1

  1. Aunque algún dia haya malas noticias, hay que estar contento por cómo vas en tu #SalamancaOnTour y de la mano de esas grandes profesionales.
    Toca seguir VIVIENDO Juanma…y hay que disfrutar de este gran momento.
    😘😘💪💪

Los comentarios están cerrados.