Remisión completa (y 2)

En estos días estoy trabajando intensamente en los contenidos del que espero que sea mi tercer libro. En el mismo incluiré lo que ha sido mi año 2021 y el de la gente que me rodea. Al igual que en los dos libros anteriores, también incluiré fotografías, códigos QR que nos lleven a información complementaria (audios, vídeos, álbumes de fotos, enlaces a webs interesantes…) y testimonios de personas que me rodean y que me acompañan de una u otra forma en este camino hacia el #yomecuro.

Estamos en el proceso de creación y de forma paralela con la campaña de crowdfunding para conseguir la financiación del libro, que en esta ocasión para conseguir la publicación del mismo necesitamos llegar a 7000 €. Cuando escribo estas líneas llevamos acumulados en diez días de campaña 4550 €, lo que supone un 65% del objetivo, gracias a 141 mecenas. Desde aquí te animo a que me ayudes, te hagas mecenas si aún no lo has hecho y divulgues esta información. Tenemos todavía 21 días por delante y puedes hacerlo en la web de libros.com.

Estoy muy ilusionado con este proyecto y espero conseguir el objetivo lo antes posible para que este «Cada vez más cerca del #yomecuro» podamos tenerlo en nuestras manos dentro de unos meses.

El primer libro lo empecé con la fiesta de mi 50 cumpleaños, allá por octubre de 2017. Un mes después aparece mi enfermedad y a partir de ahí comenzamos una lucha constante para sobrellevarla y, sobre todo, para poder con ella. Este primer libro lo titulo «#SomosImparables #SeguimosJuanma» y termina el día de Reyes de 2020, que a su vez es el punto de partida del segundo libro «Y seguimos siendo imparables». Este termina el día de Reyes de 2021, por lo que en el mismo cuento todo lo sucedido durante el año 2020, que tan nefasto ha sido para todos por culpa de la dichosa pandemia que todavía tenemos con nosotros. Parece que el día de Reyes es un bonito día para terminar un libro y empezar el siguiente, pero en este tercer libro voy a hacer una excepción, pues me gustaría que esto que estoy escribiendo ahora mismo fuera el último capítulo del libro, testimonios y epílogo aparte.

¿Y por qué terminarlo un 14 de enero en lugar de un 6 de enero, como ha ocurrido en los dos libros anteriores? Por una sencilla razón, porque lo que ocurrió ayer, día 13 de enero de 2022, fue algo que no voy a olvidar en la vida, tal y como os conté en el artículo anterior. Y me parece una bonita forma de terminar un libro, pues las buenas noticias siempre son bien recibidas.

Algo que llevamos intentando conseguir después de tanto tiempo, después de tanta lucha, después de tantos tratamientos, después de tantos pinchazos, después de tantos ingresos, después de tantos dolores… y que parece que hemos conseguido. Parece que tenemos la enfermedad controlada, las últimas analíticas de sangre y orina dicen que no hay rastro de enfermedad y así nos lo comunicó a mi Merchi y a mí la doctora Mariví Mateos en la consulta que tuvimos ayer, por lo que podemos decir que estamos en remisión completa.

¿Pero esto quiere decir que estoy curado? Es algo que me han preguntado varias veces desde que ayer comuniqué en mis redes la buena noticia. No, no estoy curado. El mieloma múltiple se sigue considerando una enfermedad incurable, aunque es cierto que en estos últimos tiempos se está avanzando mucho en la investigación de esta enfermedad, por lo que están surgiendo tratamientos que están resultando muy efectivos para luchar contra el mieloma aquellos enfermos que ya llevan varias líneas de tratamiento y que les han resultado fallidas, como es mi caso.

Se trata de intentar hacer la enfermedad crónica, que entre en remisión y controlarla gracias a tratamientos que no sean muy intrusivos y con pocos efectos secundarios para el paciente. Es decir, tener calidad de vida y la enfermedad controlada. Y esto se hace gracias a los ensayos clínicos, porque esto funciona así y no pararé de darle gracias a Dios por permitirme participar en ellos. Y yo insisto, yo voy a conseguir el #yomecuro…

No es la primera vez que lo digo, ni la segunda… quizás lo haya dicho muchas veces y sea muy pesado con esto, pero no puedo terminar este libro sin agradecer a todo el equipo sanitario y médico que me ha atendido en algún momento todo lo que han hecho, están haciendo y estoy seguro que seguirán haciendo por mí, tanto el personal de Sevilla como el de Salamanca: auxiliares, celadores, enfermeras, técnicos de laboratorio y de rayos, médicos… Y es que han sido tantos y, sobre todo, tantas… Y siempre con mucha profesionalidad, empatía y buen trato; así da gusto, porque bastante tiene uno ya en lo alto.

Desde ayer no he parado de leer y responder comentarios en mis distintas redes. Puedo decir sin temor a equivocarme que ha sido la publicación más leída tanto en Twitter, como en Facebook, como en Instagram:

Mi agradecimiento a tanta gente que sé que se ha alegrado de verdad por la buena noticia: a gente de mi familia, de mis amigos, de profes, de alumnos, de compañeros, de seguidores, de gente que está a mi lado, de gente que me conoce desde la distancia, de gente que no me conoce de nada… Puedo decir que han sido cientos los mensajes recibidos -soy andaluz, pero no exagero-, me los he leído todos y del primero al último se les nota la cantidad de cariño que encierran.

El tratamiento del ensayo clínico continúa, los viajes del #SalamancaOnTour los seguiremos haciendo cada dos semanas, el Dara y el Talque seguirán entrando en mi cuerpo para hacer su función. Y esto será hasta nueva orden. Mientras se siga controlando la enfermedad ahí seguiremos, siguiendo las indicaciones de mi hematóloga Mariví Mateos y de Irene, la coordinadora del ensayo, mis ángeles de la guarda.

Me quiero acordar de aquellos que se me han quedado por el camino, aquellos que he conocido durante este tiempo y hemos compartido momentos de lucha y de ingresos en la misma habitación de hospital, con unos momentos mejores y otros peores. Valentín, Julio, Pepe, Fernando, Sergio, Luis, Óliver, Lolo -ay, Lolo, que escribiste tu durísimo testimonio en mi segundo libro y nos has dejado hace unos días-. Seguid a mi lado, seguid mandándome fuerza y no me dejéis nunca…

Y mañana iré con mi Talquita a rezarles y a darle las gracias a Él y a Ella, Salud y Angustias, que estoy seguro que también han puesto su granito de arena. Y mi Obdulio y mi Manoli, que seguro que después de vernos pasarlo mal durante tanto tiempo, ayer se fundieron en un abrazo y dijeron: «Nuestro hijo se va a curar». En esas estamos, papá y mamá. Seguiremos a por todas…

Y para terminar mi reconocimiento máximo a mi Merchi, mi compañera de vida y de viaje al #yomecuro. Puedo asegurar que es la mejor persona que he conocido en mi vida… y mira que he conocido gente buena y que merecen mucho la pena, pero la calidad humana de Mercedes Delgado -mi Merchi- es difícil hasta de empatar. Y no solo porque sea mi cuidadora desde que tengo la enfermedad, es por muchas cosas más. Si la conoces seguro que me das la razón y si no la conoces ya estás tardando en conocerla. Lo de hacerle el monumento no se me olvida… ¡Te quiero con locura, mi vida, y vamos a poder con esto! Siempre juntos. #SomosImparables #SeguimosJuanma #yomecuro.

2 comentarios en “Remisión completa (y 2)

  1. Ese Johnny. Quillo, me alegra que la cosa vaya bien hombre, vecino de antaño! Tus apuntes de geometría V, históricos, y mil gracias por llevarme a la facultad en el Seat de tu padre, jeje. Mucha fuerza y a tirar palante!

    • ¡Joder, Tony! Cuánto tiempo y cuántos recuerdos… Muchas gracias por tu comentario y una alegría volver a encontrarte, aunque solo sea por aquí. Seguimos en la lucha…
      Un abrazo.

Los comentarios están cerrados.