¡Nos vamos para casa!

Estamos mi Merchi y yo en ese momento de espera en el que el médico te traiga el informe de alta y nos dé las últimas instrucciones y consejos para poder irnos a casa de alta. Hay ganas, os lo aseguro. Han sido quince días de ingreso que, a pesar de tener uno bastante experiencia en estas cosas, nunca se termina de acostumbrar, pues los días se hacen muy largos -aquí como yo digo cada hora vale por tres-; al no ser autónomo te tienen que asear y cambiar en la cama, lo cual no es nada agradable, aunque mis auxiliares cracks lo hacen de lujo; la comida no es la de tu casa -aunque esto del menú selección está muy bien; y esto de estar todo el día de analíticas y pruebas varias tampoco es muy agradable, la verdad.

Me han hecho analíticas y cultivos de todo tipo y distintas pruebas -ecografías, resonancia y PET-TAC- que no han detectado el causante de la fiebre que he venido padeciendo estos últimos días y que fue la causa de mi ingreso. La doctora Aguilar, de procesos infecciosos, descarta cualquier tipo de infección pues todos los cultivos han salido negativos y hasta me quitaron el PICC por si hubiera sido el causante. Hace tres días no tuve fiebre, hace dos sí, ayer empecé a tomar Naproxeno y tampoco tuve y hoy me darán el alta para seguir tomando este fármaco en casa durante una semana para intentar acabar con la fiebre de forma definitiva. Piensan que es posible que la fiebre sea producida por una reacción de mi cuerpo al nuevo fármaco que estoy recibiendo en el ensayo clínico, aunque no deja de ser una posibilidad más.

El caso es que nos vamos de alta, esperemos poder terminar de controlar la fiebre en casa y poder retomar la próxima semana el #SalamancaOnTour, pues ya me toca comenzar el cuarto ciclo tras haberme perdido la última sesión del tercero por estar ingresado.

Pero antes de irme he querido dejarle un ejemplar de mi libro «Y seguimos siendo imparables» dedicado al personal de la planta que tan bien se portan con todos los pacientes que estamos por aquí ingresados: personal que nos trae la comida, de limpieza, celadores -Bernardina, Iván y José Carlos-; auxiliares -Laura, Loli, Ali, Rosa, Miriam, las dos María José, Fátima y Estefanía-; enfermeras -Inma, Laura, Marta, Cristina, las dos Marías, Macarena y Jose, mi único enfermero-; y médicos y médicas -los doctores Pepe González, Manuela Aguilar, Javier, Falantes, Juanlu, Cisco, Patricia y Ana-.

En estos momentos viene el hematólogo que me ha estado atendiendo principalmente mientras he estado ingresado, el doctor Pepe González, que me ha traído el informe de alta y nos ha deseado a mi mujer y a mí que todo nos vaya bien. Le hemos agradecido su atención, me he despedido de mi compañera durante quince días, me he preparado mientras mi Merchi recogía todas las cosas y nos hemos ido para casa.

Mi compañera durante 15 días

Termino de escribir esto ya en casa, sentado en mi sillón, con el aire acondicionado puesto y esperando que empiece el partido de España a ver si nos da la segunda alegría del día, aunque yo ya con la alegría de haber dejado el hospital y estar en casa me doy por satisfecho de sobra.

Como siempre, gracias por vuestro apoyo y seguimos con fuerza.

4 comentarios en “¡Nos vamos para casa!

Responder a Encarni Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.