Gracias por todo, querido PICC

Si eres paciente oncológico o hematológico como yo o tienes algún caso cercano seguramente sabrás de sobra lo que es un PICC, pero para quien no lo sepa -yo no lo sabía hasta que me metí en este lío- os diré que PICC es el acrónimo de Catéter Central de Inserción Periférica y se recomienda como sistema de acceso venoso para los tratamientos oncológicos. A través de una vena de uno de los brazos se inserta una sonda y se canaliza hasta la vena cava superior, antes del corazón. Se usa tanto como de vía de entrada -de medicamentos y tratamientos- como de vía de salida -extracción de sangre-.

Tener un PICC puesto te evita muchos pinchazos, porque los que estamos continuamente haciéndonos analíticas y recibiendo tratamientos nos evitamos el que nos tengan que poner una vía intravenosa para ello. Esto es una gran ventaja, pero también tiene sus inconvenientes, sobre todo el cuidado que hay que tener para que no se infecte. Hay que tener en cuenta que en realidad tienes una herida abierta que se convierte en un posible foco de infección. Y además es manipulado muchas veces. Aunque esté perfectamente tapado y te lo limpien cada 10 días las precauciones tienen que ser máximas. Evidentemente no se puede mojar, por lo que hay que tener cuidado con las duchas y baños. Menos mal que existen inventos como este:

Yo he tenido puestos tres PICC desde que empecé con la enfermedad, dos en el brazo izquierdo y uno en el derecho. El primero de ellos me duró bastante tiempo, en torno a 14 meses -no es recomendable tenerlo más tiempo puesto-. El segundo me lo pusieron el pasado mes de septiembre cuando iba a empezar el tratamiento de rescate en el Hospital Virgen del Rocío tras el intento fallido de las CAR-T en Salamanca, pero me lo tuvieron que quitar un par de meses después pues tenía episodios de fiebre que no se sabía de dónde venía y resultó al final ser del PICC. Se descubrió una vez que me lo quitaron y lo analizaron.

En noviembre me pusieron un PICC nuevo en el brazo derecho para poder seguir con el tratamiento y este es el que he tenido puesto hasta que me lo quitaron ayer. Y me lo han quitado porque estoy en un proceso similar al que me ocurrió hace unos meses, me suele dar fiebre por las tardes-noches, pero no se encuentra el foco de la posible infección que provoque la fiebre. Todos los cultivos de sangre y orina que me han hecho hasta ahora salen negativos, la ecografía y el TAC de tórax que me hicieron dan resultados normales, así que la decisión final por parte de los médicos ha sido retirarme el PICC y analizarlo. A ver a partir de ahora cómo se comporta esa fiebre… De momento esta noche he tenido una temperatura corporal entre 37º y 37,8º. Esperemos que siga mejorando…

Tengo que darle las gracias a mi PICC porque ha formado parte de mí ocho meses, me ha evitado muchos pinchazos y son muchos los medicamentos que han entrado por ahí y mucha la sangre que ha salido. Y le doy las gracias también a todas las enfermeras y enfermeros que me lo han cuidado con tanta profesionalidad, tanto en Sevilla como en Salamanca.

A ver cómo se va desarrollando todo, esperemos que la fiebre desaparezca definitivamente para poder volver a casa lo antes posible y poder retomar el tratamiento del ensayo clínico de Salamanca, pues la sesión que me tocaba esta semana me la he perdido. Seguiremos con fuerza…

8 comentarios en “Gracias por todo, querido PICC

  1. A mi me ha tocado un port a cath, la cirugía para «instalarlo» lo pone a uno nervioso porque está despierto pero es verdad que el tenerlo hace más fácil la convivencia con tantos pinchazos.
    El día que me lo quiten a ver si me duermen porque otra vez despierto…. puuuffff…. no se yo.

    Un fuerte abrazo Juanma y ojalá pronto puedas volver a casa con tu familia …!!

  2. Pues eso es lo que yo deseo también…que desaparezca esa fiebre y vuelvas a casa otra vez.
    ¿Si la infeccion viene del PICC…te lo retiran y ponen otro nuevo, me imagino no?
    Lo importante es que vuelvas a casa sin fiebre y a seguir..más cerca cada vez del #yomecuro…que te lo digo yo.
    Un abrazo fuerte para los dos 😘😘💪💪

    • Muchas gracias, Encarni.
      Pues el lunes me dirán porque los findes ya se sabe por aquí… Pero es posible que de momento no me pongan otro PICC porque el tratamiento que estoy recibiendo del ensayo de Salamanca es subcutáneo, es decir, de pinchazos en la barriga. Solo lo necesitaría para la extracción de sangre que es quincenal y si me ingresaran otra vez, claro.
      Un abrazo.

  3. Joder Juanma, como sea del PICC la fiebre vaya tela, como tú dices, la comodidad que es tener uno puesto y evitar numerosos pinchazos es un alivio, pero requiere muchos cuidados, yo se lo he pedido varias veces al hematólogo que me lo pusiera, pués cada vez que me sacan sangre para cualquier analítica o me ponen una vía, siempre es en las venas de la mano derecha y tengo ya la mano molía, pero de momento se niega y ahora que leo esto es para pensárselo.
    Espero que te recuperes pronto y ya estés haciendo tus Salamanca Tours.
    Un saludo y fuerza.

    • Pues no entiendo porqué no te ponen un PICC, Jorge. Es verdad que requiere muchos cuidados y precauciones pero para los enfermos hematológicos que recibimos tratamiento por vía intravenosa y necesitamos tantas analíticas es una ayuda.
      Seguimos…
      Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.