Desde el hospital (y 9)

Empiezo a escribir estas líneas a media mañana de este último día del mes de abril, y me he atrevido a titularlo con ese «y 9» como si fuera el final de una serie… de una serie que empezamos hace casi veinte días cuando entramos por la puerta de esta habitación de la planta de Hematología del Hospital de Salamanca y de la que prácticamente no hemos salido para nada -yo solo he salido para ponerme el tratamiento en Ensayos clínicos y para hacerme una radiografía de la rodilla y Merchi no ha salido absolutamente para nada-. Estamos aquí desde el lunes 12 de abril y es posible que hoy sea el último día, aunque aún no nos lo ha confirmado de manera definitiva Almudena, que es la hematóloga que me atiende. Estuvo esta mañana viéndome y comprobó que estaba bien, que no había tenido fiebre y nos dijo que si los resultados de la analítica eran buenos nos podríamos ir de alta esta tarde a casa. No le di un abrazo porque el protocolo covid no lo permite que si no…

Y en esas estamos en estos momentos, en este compás de espera… Merchi recogiendo la mayoría de las cosas por si nos vamos, pero tampoco demasiado no vaya a ser que al final nos llevemos el palo.

Ayer pasamos un día tranquilo, fue el día posterior a haberme puesto el tratamiento completo y la verdad es que no tuve fiebre en ningún momento ni noté ningún efecto secundario raro. Recibimos la visita de mi doctora Mariví Mateos que, cuando acabó su consulta en Hematología, se pasó a vernos para interesarse por cómo estábamos y la verdad es que tanto Merchi como yo se lo agradecimos mucho. Le agradó el verme bien y el que me estuviera sentando bien el tratamiento y quedamos emplazados para asistir a su consulta el jueves de la próxima semana que me toca nueva sesión de tratamiento, según nos explicó Irene, la coordinadora del ensayo, que también se pasó por la habitación para explicarnos la planificación de todo.

Muy buena organización, muy buena atención y muy contentos de estar aquí y de cómo va saliendo todo, aunque lo que de verdad hace falta es que el tratamiento sea el bueno de verdad que consiga parar mi mieloma.

Muy buenas relaciones con todo el personal de por aquí porque vuelven a demostrar que, además de ser magníficos profesionales a los que les encanta su profesión, son magníficas personas que saben tratar al paciente y a la persona que lo acompaña. Cariño, empatía, dedicación… y todos ellos y ellas tienen nombre (siento si me dejo alguno): Mariví, Almudena, Borja, Felipe, Norma, Irene, Marina, Mª Ángeles, Óscar, Flor, Sofía, Lucía, María, Chita, Gema, Alba, Carlos, Teresa, Bea, Claudia, Montse, Javi, Gema, Marijose, Angelina, Araceli, Piedad, Ana, Manuela, Maite, Susana, Ricardo, Merche, Sonia, Laura, María, Vega, Puri, Sergio e Irene.

Me acaban de decir que antes de irme me tendrán que poner sangre, por lo que seguramente retrasaremos el alta. Esto es lo de menos, lo importante es salir con todas las garantías posibles.

No me he podido hacer fotos con todos, pero con algunos y algunas sí. Aquí os dejo varios ejemplos:

Y aquí con la que yo cariñosamente llamo «mi teniente O’Neill» y que tanto me ha ayudado con los ejercicios de rehabilitación en la pierna. Muchas gracias, Puri. Y a tus ayudantes Irene y Sergio. Hemos avanzado mucho y te aseguro que lo seguiremos haciendo. Tú has abierto la senda…

Irene, Juanma y Puri, el equipo de rehabilitación

Y Merche, que desde el primer momento se volcó con nosotros para traernos adornos hechos por ella para nuestra particular caseta de feria, se ha presentado hoy con este pedazo de regalito personalizado también hecho por ella que me ha emocionado mucho. Mil gracias, Merche. Eres un verdadero encanto.

Han sido nueve crónicas hospitalarias en las que os he intentado contar lo que nos ha ido pasando, que no ha sido poco, la verdad. Hasta hemos podido disfrutar de la mejor manera posible de una no-Feria de abril de Sevilla. Como siempre, el objetivo número uno es curarme y dar con el tratamiento adecuado para llegar al #yomecuro. Y está claro que esta vez sí que va a ser…

Esperemos que se confirme el alta esta tarde, nos podamos ir para casa y las próximas líneas que escriba por aquí sean tecleando desde tierras sevillanas. Y vosotros ahí, con nosotros, acompañándonos, como siempre…

6 comentarios en “Desde el hospital (y 9)

  1. Desde el hospital 9…
    Este texto me emociona mucho Juanma….casi ya en casa de nuevo..vaya dos campeones que estáis hechos…
    Este si que va a ser el bueno…claro que sí y además te vienes con el cariño y la profesionalidad que habéis disfrutado ahí…
    Cuando vuelvas a Sevilla a seguir con tus ejercicios que esa pierna vuelva a estar bien y a seguir con fuerza y mucho ánimo…porque el #yomecuro va a llegar.
    Quiero que le des un fuerte abrazo a Merchi de mi parte..que grande es y que orgullosos estaréis de tenerla como esposa..como madre…y como amiga… porque vaya el valor que tiene .
    Cómo siempre…lo mejor para vosotros y sobre todo para tí…
    😘😘💪💪

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.