Rivalidad sana

Soy sevillista desde chiquitito. Mi padre me enseñó a serlo. Y también me enseñó a respetar a los béticos. ¿Y por qué? Él me decía que porque mi abuelo, mis tíos y mis primos eran béticos. Mi madre también lo era, pero no le gustaba el fútbol. Recuerdo de mi época en la que iba a la EGB que en mi casa se juntaba la familia todos los domingos para ver el partido de las ocho de la tarde en la tele. ¿Y por qué en mi casa? Porque mi abuelo materno, mi abuelo Paco, vivía con nosotros y allí que juntaba a toda la familia para ver el partido. Ahí empecé yo a enterarme de lo que era un fuera de juego -mi tío Juan le decía «orside»-, un penalti y un gol. Porque prácticamente lo hacíamos todos los domingos…

Mi padre y yo éramos los únicos sevillistas de la familia. Todos los demás eran béticos. Me acuerdo cómo me sentaba mi abuelo en sus rodillas siendo yo un renacuajo y me decía: «Mi niño es bético como su abuelo». Y yo le decía: «Yo soy sevillista como mi padre». Y así ha sido hasta hoy. Y lo seguirá siendo, porque yo pienso cumplir eso de «sevillista hasta la muerte».

Recuerdo cómo se vivían las victorias y las derrotas de unos y otros… y los derbis no digamos. El cachondeíto típico de por aquí, pero siempre con respeto porque en aquella época los triunfos y trofeos de ambos equipos ya sabemos los que eran… y hoy podías ganar, pero en el próximo partido lo mismo te tocaba perder y tendrías que aguantar el chaparrón. Y así era en la familia y en el colegio. Y posteriormente con el paso de los años en el trabajo, en las reuniones de amigos y en los bares. Esos lunes de incorporación al trabajo tras un finde en el que te tocó perder y al otro le tocó ganar… había que aguantar el tirón porque siempre se hacía con el respeto necesario, salvo excepciones que siempre las hay.

Pero hace ya varios años que este respeto se está perdiendo, lo mismo que en otros ámbitos de la vida. No sé si la aparición de las redes sociales y el mal uso que se hace de ellas ha contribuido a ello, seguramente sí, porque la crispación que se nota en determinados temas es brutal y para mí preocupante.

Como representante del «buenismo» que algunos dicen que soy, me gustaría cambiar esta tendencia negativa que estamos viviendo en los últimos tiempos para gestionar la rivalidad sevillana y volver a transformarla en esa rivalidad sana que algunos hemos vivido. Quizás sea una utopía, pero por intentarlo…

Voy a aportar mi granito de arena junto al doctor David Vicente Baz, salmantino, bético, oncólogo del Hospital Virgen Macarena de Sevilla y coordinador del Plan integral del cáncer en Andalucía. Un crack, vamos… Hace un par de días contactó conmigo a través de Twitter y me dice lo siguiente: «Juanma, no me gusta nada la que se está liando con el derbi. Veo mucha crispación que a la ciudad y al fútbol no le favorecen en nada. Una foto de gente del Sevilla y del Betis con la camiseta de su equipo juntos tranquilamente igual ayudaba. ¿Cómo lo ves?»

¿Que cómo lo veo? Pues magnífico. Aquí estoy para lo que haga falta… Y nos hemos organizado para hacer hoy esto:

No sé si servirá para algo o no, pero nosotros lo intentamos… así que si te animas sube una foto con tu amigo o familiar del otro equipo a tu red social preferida y ponle el hashtag #RivalidadSana. Estoy seguro que somos más los que apostamos por ella que los que no, lo que ocurre es que estos últimos hacen más ruido.

En la radio con un amigo

Ayer me entrevistaron de nuevo en la radio. Y una vez más fue en el programa «Aún no es viernes», que presenta el amigo Javi Nemo en Sevilla FC Radio todas las tardes de lunes a jueves de 17 a 19 horas.

Cada vez que inicio una campaña de crowdfunding de un libro o sale una publicación, ahí está el amigo Javi para hacerse eco y ayudarme a difundirlo, lo cual le agradezco. Pero no solo por la difusión que pueda hacer para conseguir mecenas que apoyen el proyecto, sino sobre todo porque se preocupa por saber cómo estoy y por el estado en el que está mi enfermedad.

La entrevista fue telefónica, ya que no están todavía las cosas para ir al estudio de Sevilla FC Radio… y mira que tengo ganas de ir allí a hacer la entrevista en directo, teniendo delante un micrófono con el escudo de mi equipo y poder hacerme una fotito con el amigo Javi, como la última vez que estuve por allí con mi Merchi antes de la dichosa pandemia. Espero que pueda ser en una próxima ocasión.

Hablamos un poco de todo, pero sobre todo de mi estado actual, que afortunadamente es bastante bueno al tener a la enfermedad en remisión, y del nuevo libro que pienso publicar, ese «Cada vez más cerca del #yomecuro», que será el tercero y del que os podéis hacer mecenas en la web de libros.com desde este enlace.

Aquí os dejo la entrevista completa. Son 42 minutos. Espero que os guste tanto como me ha gustado a mí. Y esto es gracias a lo buen profesional que es Javi Nemo y el cariño con el que me trata siempre. Muchas gracias, amigo. Vamos a conseguir sacar este libro adelante con la ayuda de tanta buena gente.

Pulsa sobre la imagen anterior para acceder al audio

Remisión completa (y 2)

En estos días estoy trabajando intensamente en los contenidos del que espero que sea mi tercer libro. En el mismo incluiré lo que ha sido mi año 2021 y el de la gente que me rodea. Al igual que en los dos libros anteriores, también incluiré fotografías, códigos QR que nos lleven a información complementaria (audios, vídeos, álbumes de fotos, enlaces a webs interesantes…) y testimonios de personas que me rodean y que me acompañan de una u otra forma en este camino hacia el #yomecuro.

Estamos en el proceso de creación y de forma paralela con la campaña de crowdfunding para conseguir la financiación del libro, que en esta ocasión para conseguir la publicación del mismo necesitamos llegar a 7000 €. Cuando escribo estas líneas llevamos acumulados en diez días de campaña 4550 €, lo que supone un 65% del objetivo, gracias a 141 mecenas. Desde aquí te animo a que me ayudes, te hagas mecenas si aún no lo has hecho y divulgues esta información. Tenemos todavía 21 días por delante y puedes hacerlo en la web de libros.com.

Estoy muy ilusionado con este proyecto y espero conseguir el objetivo lo antes posible para que este «Cada vez más cerca del #yomecuro» podamos tenerlo en nuestras manos dentro de unos meses.

El primer libro lo empecé con la fiesta de mi 50 cumpleaños, allá por octubre de 2017. Un mes después aparece mi enfermedad y a partir de ahí comenzamos una lucha constante para sobrellevarla y, sobre todo, para poder con ella. Este primer libro lo titulo «#SomosImparables #SeguimosJuanma» y termina el día de Reyes de 2020, que a su vez es el punto de partida del segundo libro «Y seguimos siendo imparables». Este termina el día de Reyes de 2021, por lo que en el mismo cuento todo lo sucedido durante el año 2020, que tan nefasto ha sido para todos por culpa de la dichosa pandemia que todavía tenemos con nosotros. Parece que el día de Reyes es un bonito día para terminar un libro y empezar el siguiente, pero en este tercer libro voy a hacer una excepción, pues me gustaría que esto que estoy escribiendo ahora mismo fuera el último capítulo del libro, testimonios y epílogo aparte.

¿Y por qué terminarlo un 14 de enero en lugar de un 6 de enero, como ha ocurrido en los dos libros anteriores? Por una sencilla razón, porque lo que ocurrió ayer, día 13 de enero de 2022, fue algo que no voy a olvidar en la vida, tal y como os conté en el artículo anterior. Y me parece una bonita forma de terminar un libro, pues las buenas noticias siempre son bien recibidas.

Algo que llevamos intentando conseguir después de tanto tiempo, después de tanta lucha, después de tantos tratamientos, después de tantos pinchazos, después de tantos ingresos, después de tantos dolores… y que parece que hemos conseguido. Parece que tenemos la enfermedad controlada, las últimas analíticas de sangre y orina dicen que no hay rastro de enfermedad y así nos lo comunicó a mi Merchi y a mí la doctora Mariví Mateos en la consulta que tuvimos ayer, por lo que podemos decir que estamos en remisión completa.

¿Pero esto quiere decir que estoy curado? Es algo que me han preguntado varias veces desde que ayer comuniqué en mis redes la buena noticia. No, no estoy curado. El mieloma múltiple se sigue considerando una enfermedad incurable, aunque es cierto que en estos últimos tiempos se está avanzando mucho en la investigación de esta enfermedad, por lo que están surgiendo tratamientos que están resultando muy efectivos para luchar contra el mieloma aquellos enfermos que ya llevan varias líneas de tratamiento y que les han resultado fallidas, como es mi caso.

Se trata de intentar hacer la enfermedad crónica, que entre en remisión y controlarla gracias a tratamientos que no sean muy intrusivos y con pocos efectos secundarios para el paciente. Es decir, tener calidad de vida y la enfermedad controlada. Y esto se hace gracias a los ensayos clínicos, porque esto funciona así y no pararé de darle gracias a Dios por permitirme participar en ellos. Y yo insisto, yo voy a conseguir el #yomecuro…

No es la primera vez que lo digo, ni la segunda… quizás lo haya dicho muchas veces y sea muy pesado con esto, pero no puedo terminar este libro sin agradecer a todo el equipo sanitario y médico que me ha atendido en algún momento todo lo que han hecho, están haciendo y estoy seguro que seguirán haciendo por mí, tanto el personal de Sevilla como el de Salamanca: auxiliares, celadores, enfermeras, técnicos de laboratorio y de rayos, médicos… Y es que han sido tantos y, sobre todo, tantas… Y siempre con mucha profesionalidad, empatía y buen trato; así da gusto, porque bastante tiene uno ya en lo alto.

Desde ayer no he parado de leer y responder comentarios en mis distintas redes. Puedo decir sin temor a equivocarme que ha sido la publicación más leída tanto en Twitter, como en Facebook, como en Instagram:

Mi agradecimiento a tanta gente que sé que se ha alegrado de verdad por la buena noticia: a gente de mi familia, de mis amigos, de profes, de alumnos, de compañeros, de seguidores, de gente que está a mi lado, de gente que me conoce desde la distancia, de gente que no me conoce de nada… Puedo decir que han sido cientos los mensajes recibidos -soy andaluz, pero no exagero-, me los he leído todos y del primero al último se les nota la cantidad de cariño que encierran.

El tratamiento del ensayo clínico continúa, los viajes del #SalamancaOnTour los seguiremos haciendo cada dos semanas, el Dara y el Talque seguirán entrando en mi cuerpo para hacer su función. Y esto será hasta nueva orden. Mientras se siga controlando la enfermedad ahí seguiremos, siguiendo las indicaciones de mi hematóloga Mariví Mateos y de Irene, la coordinadora del ensayo, mis ángeles de la guarda.

Me quiero acordar de aquellos que se me han quedado por el camino, aquellos que he conocido durante este tiempo y hemos compartido momentos de lucha y de ingresos en la misma habitación de hospital, con unos momentos mejores y otros peores. Valentín, Julio, Pepe, Fernando, Sergio, Luis, Óliver, Lolo -ay, Lolo, que escribiste tu durísimo testimonio en mi segundo libro y nos has dejado hace unos días-. Seguid a mi lado, seguid mandándome fuerza y no me dejéis nunca…

Y mañana iré con mi Talquita a rezarles y a darle las gracias a Él y a Ella, Salud y Angustias, que estoy seguro que también han puesto su granito de arena. Y mi Obdulio y mi Manoli, que seguro que después de vernos pasarlo mal durante tanto tiempo, ayer se fundieron en un abrazo y dijeron: «Nuestro hijo se va a curar». En esas estamos, papá y mamá. Seguiremos a por todas…

Y para terminar mi reconocimiento máximo a mi Merchi, mi compañera de vida y de viaje al #yomecuro. Puedo asegurar que es la mejor persona que he conocido en mi vida… y mira que he conocido gente buena y que merecen mucho la pena, pero la calidad humana de Mercedes Delgado -mi Merchi- es difícil hasta de empatar. Y no solo porque sea mi cuidadora desde que tengo la enfermedad, es por muchas cosas más. Si la conoces seguro que me das la razón y si no la conoces ya estás tardando en conocerla. Lo de hacerle el monumento no se me olvida… ¡Te quiero con locura, mi vida, y vamos a poder con esto! Siempre juntos. #SomosImparables #SeguimosJuanma #yomecuro.

Remisión completa

¡Qué ganas tenía de poder titular un post así! Durante estos cuatro años que llevo padeciendo mi mieloma podemos decir que he vivido de todo: momentos buenos, momentos regulares, momentos malos y momentos muy malos. Como tantas veces decimos los pacientes de mieloma, se trata de una enfermedad tipo «montaña rusa», con subidas y bajadas que te hacen tener rachas mejores y peores. Y además cada enfermo es un mundo, lo que vale para uno no vale para otro y, por tanto, hay que hacer una atención personalizada. Ya he contado muchas veces que llevo siete líneas de tratamiento distintas entre Sevilla y Salamanca, algunas de ellas ensayos clínicos y es en esta séptima línea donde he escuchado por primera vez de mi hematóloga, la doctora Mariví Mateos, la frase: «Juanma, la última analítica de reevaluación nos dice que la enfermedad está controlada, está en remisión completa». Subidón total. Miro a mi Merchi que la tengo sentada a mi lado y se me escapan unas lágrimas.

Esta semana tocaba el C10D15, es decir, la segunda sesión del décimo ciclo del tratamiento de este ensayo clínico. Como siempre hacemos, viajamos mi Merchi y servidor el día anterior; en esta ocasión nos llevó un taxista con el que coincidíamos por primera vez, Fran, con el que hicimos un viaje muy agradable y que me ha prometido mandarme un chorizo de la matanza que hará con su familia en las próximas semanas. Muchas gracias por todo, amigo Fran. Llegamos al hospital en torno a las tres de la tarde, saludo a mis enfermeras cracks, toma de peso -83,8 kilos-, toma de constantes -todo bien- y extracción de sangre hecha. Una vez terminados, nos recoge Juan Carlos que nos acerca al hotel, aunque yo ni entro, solo entra Merchi para soltar la maleta y nos vamos al entorno de la Plaza Mayor para comer algo y dar una vuelta antes de que el fresquito nos eche para el hotel…

En el hotel pudimos saludar a nuestras recepcionistas cracks, Rocío y María José, tan atentas y serviciales como siempre. Y es que es ya mucho tiempo el que llevamos compartido desde que empezamos con estas historias nuestras del #SalamancaOnTour.

Ya por la mañana nos recoge el amigo Matías, que nos deja en el hospital y nada más acceder al mismo por la puerta de Hematología y subir a la zona de Ensayos clínicos vemos esta flecha en el suelo indicándonos el camino hacia el #yomecuro. Y seguimos el sentido indicado por la flecha…

Nos fuimos a la Sala de espera en la que coincidimos con el amigo Fernando, al que le pude dar mis dos primeros libros dedicados y echamos un ratito de charla agradable, como siempre hacemos. También pude saludar a Elena, la nueva psicóloga de la Asociación ASCOL, ya que ambos teníamos ganas de conocernos. Al poco tiempo la doctora Mariví nos llama para acceder a la consulta. Tras los saludos iniciales y los deseos mutuos de buen año, nos dice que había visto los resultados de la analítica a primera hora, nada más llegar al hospital y, tras comprobar que dichos resultados estaban bien, pedir en ese momento a Farmacia que prepararan el tratamiento, que en esta ocasión se trata solo del Talquetamab. Con el objetivo de no hacernos esperar mucho, poder ponerme el chute lo antes posible y volver a Sevilla pronto. ¡No se puede tener más clase y ser mejor profesional! ¡Esto sí que es de verdad pensar en los pacientes y su bienestar! Y ya cuando nos dijo que la enfermedad estaba en remisión completa… lo que dije al principio: mucha emoción.

En torno a las 11:30 llega de Farmacia el Talquetamab. Me inyecta los cuatro chutes Patri, me toma la tensión y la temperatura y, como todo está bien, damos por terminado el #SalamancaOnTour de esta semana, nos despedimos de todo el personal y volvemos para casa con Matías.

Durante el trayecto de vuelta no paro de darle vueltas a la cabeza sobre lo que escribir cuando llegara a casa, porque estaba tan emocionado que no sabía si sería capaz de enlazar palabras con sentido. Aquí os dejo lo que me ha salido, lo que he vivido en estos dos días, pero las emociones no acaban aquí, pues durante el viaje tuve que quitarle el sonido al móvil ya que eran innumerables los mensajes de cariño y de alegría recibidos a través de todas mis redes tras publicar esta remisión total. He estado más de una hora leyendo todos los mensajes -y los sigo leyendo- y dándoles a «Me gusta» y «Me encanta». No se puede estar mejor acompañado y me emociona ver cómo tanta gente se alegra de tan magnífica noticia.

Es para estar contentos y para disfrutar el momento, como me dice mi hematóloga, pero tampoco se puede decir que hemos terminado y que hemos alcanzado el #yomecuro de forma definitiva, pero que estamos en el camino del #yomecuro que indica esa flecha desde luego que sí… El tratamiento sigue, el #SalamancaOnTour cada dos semanas sigue… y seguiremos yendo a Salamanca las veces que sean necesarias, porque tenemos muy claro que estamos en el mejor sitio posible y con el tratamiento más adecuado para mí.

Y el día y las emociones no terminaban aquí. Al llegar a casa saludamos a nuestras hijas, nos abrazamos y me dice mi Patri: «Papi, aquí tienes un paquete que te ha llegado de la Fundación Josep Carreras». Lo abrimos y veo lo siguiente:

Me han nombrado «Promotor Solidario Imparable», todo un honor y motivo de orgullo máximo. Las emociones continúan…

Y ya para terminar, la gente de libros.com ha editado este vídeo en el que aparezco agradeciendo el haber conseguido en la campaña de crowdfunding el 50% del objetivo necesario para la publicación del que espero que sea mi tercer libro: «Cada vez más cerca del #yomecuro», cuyo título hoy toma más sentido que nunca. Pero hay que seguir; ayúdame haciéndote mecenas en este enlace y divulgándolo entre tus contactos.

¡Como para olvidar este 13 de enero de 2022! No se me va a olvidar en la vida. Unos regalos de Reyes recibidos con algo de retraso, se nota que este año teníamos enchufe con la Cartera Real… Y tengo algunas visitas de agradecimiento pendientes. Él y Ella saben quienes son.

Seguimos… y tú a mi lado, como siempre.

Gente luminosa

Pues otra cosita que se me ha ocurrido… Hacer de vez en cuando un vídeo en el que cante o haga playback de una canción conocida. Para empezar he escogido la última canción que ha sacado Javier Labandón «El Arrebato». Se titula «Gente luminosa» y la he escogido porque me encanta lo que dice la letra y me veo muy reflejado en ella. Desde la primera vez que la escuché en Canal Fiesta Radio se me pasó por la cabeza que tenía que hacer algo con ella, porque tiene muy buena música y una letra que merece mucho la pena. Nos tenemos que rodear de gente luminosa, de gente que ayude, que aporte…así todo será más fácil. La gente tóxica y oscura mejor dejarla aparte.

Esta mañana después del paseo con mi Talquita pinté unos folios y esta tarde me puse los cascos, encendí la cámara del ordenador y a grabar.Y salió esto. Espero que os guste:

Creo que es una bonita canción, para mí la segunda mejor que ha escrito El Arrebato, después del himno del centenario del Sevilla FC, aunque también hay que tener en cuenta la de «Háblame del sur», otro himno oficioso de Andalucía. A lo mejor la cantamos en una próxima ocasión…

Y mañana y pasado toca un nuevo #SalamancaOnTour. Será la segunda sesión del décimo ciclo, es decir, el C10D15. Iré acompañado de mi Merchi y seguro que irá todo bien. Ya os contaré por aquí…

Día de Reyes

Un nuevo día de Reyes que nos ha tocado vivir. No ha podido ser como estamos acostumbrados a vivirlo por las circunstancias actuales debidas a la pandemia, pero al menos algo se ha podido hacer. El día de Reyes comienza el día anterior, esa tarde del día 5 de enero en la que salen las cabalgatas por las distintas ciudades y pueblos. En esta ocasión en algunos sitios no se han lanzado caramelos, en otros ha habido una cabalgata estática, en otros sí ha habido caramelos, como en Sevilla. En definitiva, distintas formas de entender lo que se puede hacer y lo que no según donde estemos, como viene ocurriendo durante toda la pandemia.

En esta ocasión no fuimos a ver la cabalgata de Sevilla, porque entendíamos que era un poco lío desplazarse hasta el centro, aparcar y moverme con la silla de ruedas, así que nos conformamos con verla por televisión. Muy bonitas las carrozas de Sevilla, enhorabuena al Ateneo de Sevilla porque cada año dignifica más nuestra cabalgata.

Ayer por la tarde me acordé de la mejor tarde-noche de Reyes que he vivido… y mira que he vivido noches bonitas, pero la del año pasado fue espectacular. Vinieron a verme Sus Majestades a casa y me emocioné a tope. Aquí os lo recuerdo:

Y como se suele decir había que dejarlo todo preparado para la visita de Sus Majestades y había que acostarse tempranito. Eso hicimos y cuando nos levantamos esta mañana temprano nos encontramos el salón de casa así y además me enviaron los Reyes el siguiente vídeo:

Como siempre, los Reyes Magos se han portado muy bien con toda la familia, muchos regalitos recibidos y todos ellos útiles, pero para mí lo más importante y prioritario es que me mandan salud, lo mismo que hicieron hace justo un año y bien que se ha notado, pues he ido mejorando de forma paulatina y podemos decir que ahora estoy en un buen momento, con la enfermedad controlada gracias al tratamiento del ensayo clínico que estoy recibiendo en Salamanca. Esperemos poder seguir así…

Nos fuimos a almorzar con la familia a un bar -en el exterior, por supuesto-; se estaba muy bien pues hacía un solecito muy agradable y muy buena temperatura. Esto es una tradición en mi familia cada 6 de enero, pues es el aniversario de bodas de mis padres. Sí, se casaron el día de Reyes del 67 y a los nueve meses nacería yo. Hoy cumplirían 55 años de casados y, aunque no estén aquí, nosotros seguimos celebrándolo y brindando al cielo. Un rato agradable, como cada vez que estoy con mi gente.

Ya por la tarde tocaba recoger los regalos y ver el partido del Copa del Rey de mi Sevilla en Zaragoza. Afortunadamente ganamos 0-2 y ya estamos en octavos. A ver quien nos toca en el sorteo de mañana…

Y tras dos días de campaña de crowdfunding para la publicación de mi tercer libro «Cada vez más cerca del #yomecuro» estoy muy contento, pues ya hemos conseguido un tercio del objetivo y 79 mecenas. Todavía tenemos tiempo y estoy seguro que entre todos vamos a conseguir completar el objetivo. Pulsa aquí para hacerte mecenas y ayúdame con la difusión entre tus contactos. Seguimos…

Y para terminar os dejo una foto de uno de los regalos de Reyes que hemos recibido mi Merchi y servidor. ¡Hay que ver lo listos que son Sus Majestades…!

A por el tercero que vamos…

Dicen que no hay dos sin tres. Pues bien, yo ya he escrito y publicado dos libros y ahora vamos a por el tercero. Bueno, habrá tercer libro si conseguimos financiarlo con la campaña de crowdfunding que acabamos de empezar. Disponemos de un mes para conseguir los 7000 € necesarios para la publicación del libro. Estoy seguro que lo vamos a conseguir, lo mismo que lo conseguimos con los dos libros anteriores, aunque en esta ocasión la cantidad es mayor. ¿Y por qué estoy tan seguro? Porque tengo la fortuna de estar rodeado de muy buena gente, de gente que es muy solidaria y que se implica con cualquier iniciativa que se me ocurre, ya que sin ellos nada sería posible.

Hace un año estábamos haciendo la presentación online de mi primer libro. En ella participaron, además de mí, algunas de las personas que colaboraron con su testimonio en ese primer libro, como la doctora Mariví Mateos que escribió el prólogo… y que también escribió el del segundo libro y que va a escribir el del tercero. Y Claudia, que participó por partida doble, como colaboradora en el libro con su testimonio como expaciente de linfoma y como representante de la Fundación Josep Carreras contra la leucemia, una de las entidades con las que colaboro a través de las iniciativas solidarias. Y también estuvo Ascen, la presidenta de ASCOL, la asociación de Salamanca que tantas iniciativas hacen y que tanto ayudan a los pacientes y familiares. También soy socio de ASCOL e intento colaborar con ellos con lo que puedo. Y todo moderado por Guillermo Guzmán, de la editorial libros.com. Os dejo por aquí el vídeo de aquella presentación:

Y hoy, justo un año después, iniciamos la campaña de crowdfunding de mi tercer libro, que lo he titulado «Cada vez más cerca del #yomecuro«. Por tanto, necesito que te hagas mecenas y que difundas el proyecto para conseguir el objetivo marcado. ¿Y cómo hacerse mecenas? Pues accediendo a la web de libros.com a través de este enlace. Ahí podrás registrarte con tu correo y escoger la recompensa que quieras al hacerte mecenas del libro. Las hay a partir de 20 €. En la página se detalla lo que contiene cada una de las recompensas. Y si se te hace complicado esto de la compra online contacta conmigo y yo te ayudo o lo hago por ti.

¿Y qué vamos a encontrar en este tercer libro? En la página de libros.com lo explicamos y en este vídeo de un minuto lo resumo:

Esto acaba de empezar, hasta que lleguemos a tener este libro en nuestras manos falta todo un proceso de creación, edición, corrección, maquetación, publicación e impresión. Por tanto, tenemos varios meses por delante; esperemos que como siempre los plazos se acorten lo máximo posible para tener el libro en nuestras manos cuanto antes. Podéis estar seguros que tanto por la gente de la editorial como por mí mismo vamos a hacer todo lo posible para que así sea. Como siempre os iré contando por aquí todo el proceso, aunque también desde la editorial se irá informando a los mecenas de los distintos avances y novedades por correo electrónico.

Y para terminar una curiosidad: sé que el color verde de la portada puede traer cachondeíto por mi consabido sevillismo, pero que quede claro que se trata de verde esperanza o de verde Andalucía. Además era lo que tocaba tras los tomos azules del primer libro y los amarillos y rojos del segundo. Desde la editorial me propusieron estos tres diseños de cubiertas:

El primero ha sido el que hemos elegido y, por tanto, todos los libros llevarán esa portada. Pero hay dos excepciones: dos libros que se ofrecen de manera exclusiva con portada distinta a los mecenas que quieran como una recompensa especial que podéis ver en la página del libro. Serían dos libros exclusivos:

De nuevo estoy muy ilusionado. Embarcándome en un nuevo proyecto que espero que salga bien, pero para conseguirlo como siempre necesito vuestra ayuda, tanto haciéndoos mecenas como difundiendo el mensaje entre vuestros contactos y redes. Y recordad que nuevamente se trata de un libro solidario, pues todos los beneficios que me correspondan como autor serán donados a fundaciones, asociaciones y entidades que luchan contra el cáncer, apoyan la investigación y ayudan a enfermos y familiares.

No se me ocurre mejor regalo de Reyes que alcanzar el objetivo de cubrir los 7000 € necesarios en estos primeros días de campaña. Gracias por tu colaboración.

Recogiendo ilusión

Podemos decir que ayer fue uno de esos días bonitos y emocionantes de los que gusta vivir. Y es que me he propuesto seguir cumpliendo esa máxima de Pau Donés (qepd) de que «Vivir es urgente». Por supuesto que lo es, disfrutemos de la vida, de las oportunidades que nos da para pasarlo bien con la buena gente que nos rodea. Los días malos ya vienen solos, por eso los buenos hay que disfrutarlos al máximo. Y ayer fue uno de esos. Yo disfruté mucho, pero todavía disfruté más al ver a mi Merchi pasárselo tan bien. Y es que se lo merece tanto… Hubo de todo: risas, cantes, bailes, saltos, repartos de caramelos y regalos, recogida de cartas de los pequeños y de los no tan pequeños… y emociones, muchas emociones. Y es que mi Merchi fue ayer la Cartera Real de nuestra Hermandad de San José Obrero y tenía la fundamental misión de recoger las cartas de los pequeños -y de los no tan pequeños- para entregárselas a SS.MM los Reyes Magos de Oriente. ¡Mucha responsabilidad!

El día ya empezó muy bien, me fui temprano para desayunar churritos con mi hermana Auxi debajo de su casa y echamos un ratito agradable de charla. Después di mi habitual paseo con mi Talquita de un par de horas e hice los ejercicios en el parque para seguir recuperando el movimiento de la pierna, que cada vez va mejor. Almorzamos pronto en casa y nos vestimos de beduinos y pajes mis hijas Vero y Patri, mi yerno Alberto y yo. Merchi se vestiría en la Hermandad pues tenía allí su traje de Cartera Real. Asi que fue ella quien condujo y nos llevó hasta San José Obrero.

Al llegar una hora antes de la salida vimos el gran ambiente que se respiraba por allí, muchos beduinos y pajes con sus preparativos de ropas y maquillajes y preparación de regalitos para repartir. Había muchas ganas de salir a la calle y repartir y recoger ilusión.

Este año por las circunstancias actuales debidas a la pandemia desde el Ayuntamiento no ha facilitado a la Hermandad la posibilidad de que viniera la Policía Local para cortar las calles y acompañarnos en el recorrido, por lo que se decidió prescindir del coche de caballos que lleva al Cartero Real y del acompañamiento de la banda de música que habitualmente lo hace cada año. Pero de suspender nada, había que seguir adelante, aunque con todas las medidas de seguridad necesarias, por supuesto. Y así lo hicimos: todos con mascarilla puesta, recorrido a pie todo el tiempo -menos yo que iba con mi Talquita-, acompañamiento musical de una charanga, visita a la residencia de mayores Gerón, a la que solo entró la Cartera Real y uno de sus pajes, con prueba de antígenos previa hechas ambas. Por lo que se pudo apreciar desde la puerta de la calle eso tuvo que ser impresionante, la entrega de sus cartas de las personas mayores a la Cartera y cómo le contaban sus cosillas y cómo bailaban al ritmo de lo que tocaban en ese momento la charanga.

Después recorrido de vuelta en el que seguimos repartiendo caramelos y regalos, mucha gente por las calles y llegamos al patio de la Parroquia, donde primeramente entramos todo el cortejo de pajes y beduinos acompañantes de la Cartera Real y despedimos a la charanga con varios bailes de esos de pegar muchos botes -todos menos yo, claro, pero hice lo que pude desde mi Talquita-. Aquí un ejemplo:

Y para terminar la Cartera Real acompañada de sus dos pajes recibió en más de una hora a una importante cantidad de niños que le entregaban sus cartas y les contaban sus peticiones a los Reyes. Ese momento en el que todos dicen que han sido buenos… ¡Qué bonita es la inocencia!

He creado un álbum de fotos en el que he incluido todas las fotos y vídeos que pude hacer yo y los que me han llegado por amigos y familiares a través de whatsapp. Si tienes fotos o vídeos puedes subirlos directamente a este álbum o mandármelos a mí para que yo los suba. Además en los próximos días desde la Hermandad se compartirá un vídeo con todo lo vivido gracias al trabajo de grabación y edición de Isabel y Luis.

Pulsa sobre la imagen para acceder al álbum de fotos

Solo me queda agradecer a mi Hermandad de San José Obrero y a su Junta de Gobierno, con su hermano mayor Juanma a la cabeza, el que decidieran nombrar Cartera Real a mi Merchi. A pesar de las circunstancias actuales y de no poder celebrarlo como siempre ha sido, me consta que todos los que hemos estado por allí lo hemos disfrutado mucho… y ella más que nadie. Y este era para mí el objetivo principal. Y todo ha sido gracias a la entrega de toda la gente de mi Hermandad de San José Obrero, lo bien que lo han preparado todo: las compras de caramelos y regalitos, el adorno del patio, el acompañamiento durante todo el recorrido… En definitiva, muy grande la gente de mi Hermandad.

Y gracias también a toda la gente que decidió acompañar como beduinos a la Cartera Real desde el primer momento que se enteraron que en esta ocasión sería Merchi, empezando por las pajes principales Yoli y Noelia y siguiendo por la gente de mi familia, de mi coro, de mi Hermandad y de mis amigos. Mención especial a mis amigos-hermanos Castro y Carri, que siempre están ahí y nunca fallan. Y a mi amigo Pepe que vino junto a su mujer María para ver cómo disfrutábamos y ambos nos compartieron fotos y vídeos.

Tocó recoger ilusión y aquí está la Cartera Real organizando todas las cartas para entregárselas a Sus Majestades. Seguro que nos traerán a todos lo que hemos pedido, pues nos lo merecemos. Ya mismo está aquí esa noche de ilusión, esa noche tan bonita, esa noche de Reyes… ¡Disfrutad y mantened la ilusión! ¡Y SALUD, mucha SALUD!

Mi cartera real

Ya he comentado por aquí en alguna ocasión que tanto a mi familia como a la familia de mi mujer nos gustan mucho las fiestas navideñas e intentamos disfrutar de ellas lo máximo posible, aunque en este año tampoco estamos pudiendo disfrutarlas como nos gustaría, como le pasa a todo el mundo por culpa de la dichosa pandemia. Aún así, este año ha sido mejor que el pasado, en el que no pudimos juntarnos para nada y encima a mí me cogió la Nochevieja ingresado en el hospital para recibir el tratamiento que tocaba en ese momento.

Este año, aunque la variante Ómicrom del virus está haciendo de las suyas y se entera uno de cada vez más casos, afortunadamente hasta este momento nadie de mi familia ni de la familia de mi mujer se ha contagiado, por lo que decidimos juntarnos para cenar en Nochebuena con mi familia en casa de mi hermana Chari y en Nochevieja con la de mi mujer en mi casa. Con todas las medidas de seguridad necesarias, por supuesto. Y además cumpliendo estas normas que se me ocurrieron para disfrutar de verdad:

Pero para nosotros las navidades empiezan antes. A mi Merchi le encanta decorar la casa y desde finales de noviembre ya empieza con los colgajos, monta dos belenes, el árbol de navidad, luces por todos sitios… lo que se dice crear un ambiente navideño. Y además empezamos a ensayar villancicos con nuestro coro de campanilleros de San José Obrero, aunque este año debido a la situación actual hemos podido cantar en pocos sitios, pero tanto el día que le cantamos a las personas mayores de nuestra Hermandad en la merienda que le ofrecieron, como el día que nos fuimos al centro de Sevilla a cantar lo pasamos genial.

Además he participado junto a mi Merchi, mi Patri, Alberto, Marta y algunos componentes del coro en el proyecto «Pajes de la ilusión», organizado por la Diputación de Caridad de la Hermandad y que ya os conté por aquí. Este fue el vídeo que publicó la Hermandad, en el que salimos cantando de fondo el villancico «La carta»:

Os puedo comunicar que el proyecto ha resultado todo un éxito, pues se ha conseguido dar respuesta a 49 cartas de niños y niñas que sufren una situación familiar complicada, por lo que los pajes de la ilusión estamos muy contentos y ya le hemos facilitado la labor a SS.MM. los Reyes Magos para que esos niños tengan en la noche del 5 de enero aquello que han pedido. Gracias a todas las personas que han colaborado.

Ese mismo día de la merienda de los mayores, que fue el 12 de diciembre, se comunicó por parte de la Hermandad el nombre de la persona que encarnaría al Cartero Real para recoger las cartas de los niños del barrio y resulta que resultó elegida mi mujer, mi Merchi, algo que recibimos con enorme alegría pues ella disfruta mucho con estas cosas.

Y desde entonces está liada con los preparativos, que no son pocos, aunque lamentablemente no se podrá disfrutar como los años anteriores en los que se ha celebrado, pues hay que cumplir una serie de medidas para asegurarnos ante posibles contagios. Pero ya está todo preparado… y ya está mi Cartera esperando a esos pequeños para que entreguen sus cartas… y vamos a pasarlo genial. Somos bastantes los que iremos de beduinos y pajes acompañándola, así que os esperamos a todos, mayores y niños:

Feliz año…

Para ti que me sigues y me das tu apoyo

Para toda mi familia, mis amigos y seguidores

Para toda la gente que está luchando por el #yomecuro

Para toda la gente que está cuidando de alguien que está luchando por el #yomecuro

Para todo el personal sanitario que atiende con tanto cariño a aquellos que lo necesitamos

Para todas las personas que han decidido vacunarse para poner su granito de arena para acabar con esta dichosa pandemia

Para todas aquellas personas que en su momento decidieron hacerse donante de sangre y/o de médula y/o de órganos con el objetivo de salvar vidas

Para todas aquellas personas que colaboran con iniciativas solidarias para ayudar a los que más lo necesitan

Para todas aquellas personas voluntarias de fundaciones, entidades y asociaciones que tanto ayudan a pacientes y familiares.

Para toda mi gente más cercana: de mi barrio, del grupo de «Los del 67», del coro de San José Obrero, de la familia sevillista, del mundo educativo…

Para todas las personas que se hicieron mecenas de mis dos libros publicados y volverán a hacerse mecenas del tercero en los próximos días. Estad pendientes…

Para todos los que están ahí arriba y siguen empujando para que nos curemos

Este 2022 va a ser bueno para todos, vamos a conseguir parar la pandemia y yo voy a seguir avanzando para conseguir el #yomecuro. Por tanto, salud, salud y… ¡SALUD!. Es lo mejor que nos puede traer este nuevo año.

Seguimos…