Mientras esperamos…

Imagen de Wikimedia Commons con derechos libre de uso

Hoy hace dos semanas que mi hematóloga me comunicó que iría a la Clínica Universidad de Navarra para entrar en un ensayo clínico de mieloma múltiple. Ya os lo conté por aquí en ese camino a la esperanza que se abría y, a partir de ese momento, tenía que esperar que me llamaran desde tierras pamplonicas para que me dieran toda la información necesaria.

Sin embargo, desde entonces poca información tengo. Solo sé que la fecha de inicio del ensayo clínico era el 3 de junio y que están a la espera a que nosequién dé de alta al centro hospitalario para el ensayo. Una vez dado de alta, contactarán con los pacientes seleccionados. Como comprenderéis la impaciencia y la incertidumbre es máxima, más que nada por la falta de información y de respuestas a la cantidad de preguntas que rondan mi cabeza. Supongo que todo será a su momento, pero el ser humano es así -y yo más, impaciente por naturaleza-.

Mi principal preocupación para que no se alargue mucho en el tiempo lo de Navarra es que llevo ya mes y medio sin tratamiento y no quiero que las células malas vuelvan a hacer de las suyas en mi cuerpo serrano… y es que desgraciadamente ya tengo experiencia en esto después del verano pasado. Mañana iré a ver a mi hematóoga a ver qué me cuenta a la vista de la analítica que me hice la semana pasada, porque en un principio desde allí le dijeron que no me pusiera ningún tratamiento, pero el tiempo pasa… Ya os contaré.

¿Y mientras tanto qué?

Pues muchas cosas porque ya que estoy sin tratamiento el cuerpo se viene arriba, el pelo crece con fuerza, duerme uno un poco mejor y sigue disfrutando uno de la vida y de la gente que le rodea. Algunos ejemplos:

Rehabilitación: sigo yendo 3 días en semana al Hospital Macarena en sesiones de 90 minutos con mi fisio Bea y sus «ayudantes», alumnos en prácticas -que ya se van- y que son encantadores: Nacho, Rocío y Elena. Muy buena gente también por allí, tanto del personal como de los pacientes: Isa, Miguel, Sergio, Víctor, Mario, José Miguel, Pepe, Ana, Mª Jesús… tantos días juntos hacen que se genere una buena amistad. Casi todos tienen pulsera de #yomecuro #SeguimosJuanma. También viene a casa un par de veces en semana Vicky, terapeuta ocupacional, que me ayuda para ganar fuerza en los dedos de las manos y la psicomotricidad fina. Además, los ejercicios que yo hago por mi cuenta: levantadas, pedaladas y trabajos con las manos.

Familia y amigos: siempre están ahí. No fallan nunca. Todos preguntando por cuándo nos vamos a Navarra y yo contestando siempre lo mismo, el «seguimos esperando…» Y ratos tan agradables como quedar con mi gente del IES Chaves Nogales para tomar unas cervecitas y tapitas en la Bodega «Tós x =» de mi amigo Carri; o con mis ex-compis y amigos de Informática de la Delegación; o recibir la visita de mi amigo Gorka con sus hijos para traerme lo recaudado para la «Operación pulseras» en el evento de monólogos educativos #EspiraldeHumor organizado por @ciberespiral; o disfrutar con mi coro de San José Obrero cantando la boda de Mary y José Luis, miembros del coro; o disfrutar de un hangout con mi gente de «Repesar la Primaria», que se reunieron en Almensilla en casa de mis amigos Miguel y Pepa y poder saludar a todos, aunque fuera virtualmente; una agradable sorpresa recibir como regalo el libro dedicado de «el profe Manolo», amigo y crack. Un libro titulado «Deberes de vida» al que le auguro un prometedor éxito. Y bastantes cosas más…

Operación pulseras: me tiene entretenido, gracias a que no paráis de colaborar. Todo lo recaudado lo estoy donando a la Fundación Josep Carreras contra la leucemia y a la Comunidad española de pacientes con mieloma múltiple. De ambas soy socio. Estamos ya cerca de los 5000 € donados entre ambas entidades, lo cual no está nada mal, la verdad. No me cansaré de daros las gracias. Y esto continúa…

Redes sociales: sigo abrumado por el apoyo recibido por parte de tanta gente, mucha de ella sin conocerla personalmente, aunque es algo que me encantaría arreglar, siendo consciente que a veces la distancia lo hará muy complicado. Pero cuando yo me cure haré todo lo posible por compartir alguna que otra cervecita SIN con más de uno y de una. Desde el primer momento me dio por contar todo el proceso de mi enfermedad y así sigo. Y sigo recibiendo el apoyo y la fuerza por vuestra parte que me hace no decaer. Y espero que siga siendo así… Mil gracias a tod@s.

Y terminamos el post como siempre: #yomecuro #SeguimosJuanma.