Reto-challenge en tiempos de confinamiento

Hemos cumplido ya cinco semanas de confinamiento. Muchos días, demasiados… y parece que todavían quedan algunos más. Yo no lo llevo muy mal porque, como ya he comentado en más de una ocasión, estoy entrenado. Baste recordar que hace un año me pasé varios meses tumbado en una cama sin moverme prácticamente para nada. Esto sí que fue duro…

Cada cual lleva el confinamiento como puede, pero lo que está claro es que el quedarse en casa es actualmente la medida más efectiva para evitar la propagación del virus y así poder ganarle la batalla. Son muchas horas encerrados y, por tanto, hay que buscar distracciones para rellenar el día: leer, pintar, ver películas y series, cocinar, juegos de mesa, videoconsolas, internet, redes sociales… además de las videoconferencias que hacemos con amigos y familiares para vernos las caras.

Con la gente de mi coro San José Obrero hemos hecho algunos ensayos virtuales y hemos creado un reto (lo que ahora se llama challenge) que se va pasando de uno a otro. Se puede hacer lo que cada uno quiera (cantar, bailar, recitar, algo de humor…) y, una vez realizado el reto, debe nominar a otra persona. Os dejo aquí los retos de Merchi, mi mujer, que canta una sevillana compuesta por ella; el de mi hermana Auxi, que hace una explicación muy didáctica y que al final nos deja unos vídeos de Tik-tok muy graciosos; y mi aportación separada en dos vídeos. En uno de ellos también canto una letra escrita por mí con la música de la marcha «Rocío». Espero que os guste…

#YoMeQuedoEnCasa #SomosImparables #yomecuro #SeguimosJuanma

De viaje en Semana Santa

Cualquiera que lea el título de este post y me conozca dirá: ¿Dónde va este tío con lo capillita que es? Si él en Semana Santa no se mueve de Sevilla. Y además este año estamos de confinamiento… Pues es verdad. He viajado, pero solo un día y fue ayer, Miércoles Santo, acompañado por mi Merchi y fue por obligación porque tenía que ponerme el tratamiento del ensayo clínico que estoy siguiendo en el Hospital Clínico de Salamanca.

Después de las dos últimas Semanas Santas tan distintas que he tenido que vivir por culpa de mi enfermedad y que ya os conté en este blog –en 2018 y en 2019 (2)- llega este año en el que estoy bastante mejor e incluso iba a salir de nazareno en mis hermandades de San José Obrero y de los Gitanos en mi silla de ruedas, porque aunque ya haya ganado bastante movilidad no puedo estar demasiado tiempo de pie, y ocurre lo que ocurre: pandemia, estado de alarma, confinamiento en nuestras casas y sin cofradías en la calle. Me he quitado un poco el gusanillo escribiendo este post en el blog cofrade «Entre varales», un blog que ha creado mi hija Patri con un grupo de amigos y en el que me han invitado a participar como colaborador y asesor. ¡Como para decir que no! Gracias, chicos. Todo un honor para mí.

Al igual que hicimos en el último viaje a Salamanca haríamos día y vuelta en el mismo día para estar en el hospital el menor tiempo posible y así evitar los riesgos de infección lo máximo posible. Quedamos mi Merchi y yo con nuestro chófer Jesús a las cuatro de la madrugada, nos pusimos en marcha, Ruta de la Plata «tó p´lante», no paramos para nada ni nos pararon los guardias -no vimos ninguno en todo el camino de ida- y llegamos al hospital un poco antes de las ocho, hora de entrada de la mayoría del personal del turno de mañana.

Durante la semana anterior ya habíamos preparado con el equipo de hematólogas y la coordinadora de ensayos clínicos toda la logística necesaria: me mandaron informes y justificantes por si nos paraban en carretera y me informaron que la zona de ensayos clínicos había cambiado de sitio, se había trasladado al Hospital de Día, que está en la planta -1, para evitar estar en plantas donde hay personas contagiadas de COVID-19, que por lo visto son bastantes en todo el hospital.

El procedimiento es el de siempre, aunque en esta ocasión al tratarse de la primera sesión de un nuevo ciclo -el sexto ya- también tenía que hacerme un electrocardiograma, que me lo hice justo después de extraerme la sangre para la analítica. También tocaba análisis de orina, por lo que entregamos los botecitos de la orina de veinticuatro horas que recogí el día anterior. Había mucha gente en el Hospital de Día para ponerse sus respectivos tratamientos y es que algunos se han podido parar debido a esta situación de emergencia que estamos viviendo, pero otros no. Y encima al ser hoy y mañana festivos parece que se acumularon ayer más citas de la cuenta.

Nos quedamos en la Sala de espera del hospital de Día pues nos recomendaron que no nos moviéramos de allí, nos comimos un bocata que llevábamos para desayunar con una botellita de agua y esperamos a que viniera la hematóloga para que nos diera el resultado de la analítica y si estaba todo correcto activar el protocolo para que desde la farmacia nos mandaran el Daratumumab para ponérmelo por vía intravenosa. No tardo mucho en llegar la doctora -en esta ocasión era de nuevo Verónica, como la vez anterior- y nos confirmó que estaba todo bien y que me podía poner el tratamiento. El que hubiera tanta gente hizo que se retrasara más tiempo de la cuenta tanto el recibir el tratamiento por parte de la farmacia como el disponer de un sillón libre. Merchi se fue fuera del hospital al taxi con Jsús porque en la habitación donde me iban a poner el tratamiento no dejaban estar a acompañantes como medida de seguridad y era una tontería que se quedara en la Sala de espera.

Empezamos con la pre-medicación algo después de las once y aproximadamente una hora después pudimos empezar con el Daratumumab. Teníamos una tres horas y media por delante que estar enchufado a la bomba de perfusión, pero al final se alargó un poco más porque cuando quedaba poco para acabar se soltó la vía y mi enfermera Marta me tuvo que volver a pinchar en el otro brazo para cambiar la vía de sitio porque en el brazo izquierdo donde estaba desde el principio la vena ya no respondía. Y en el brazo derecho también costó porque la vena está en peores condiciones, pero Marta es toda una profesional y lo consiguió. En estos momentos es cuando echo de menos mi PICC…

Cuando terminé poco después de las cuatro y me dirigía para la salida me encontré con Luis, mi amigo chileno que compartió conmigo habitación cuando estuve por allí ingresado con la neumonía que tuve en noviembre. Él iba a ponerse su tratamiento por la tarde. Los dos nos quedamos con las ganas de darnos un abrazo por la prohibición que tenemos ahora, pero nos lo debemos para una próxima ocasión. Al menos nos preguntamos por nuestras respectivas familias, comprobamos que todos estaban bien y nos mandamos ánimos mutuos. Una gran alegría, la verdad.

Llamé a mi Merchi que ya me estaba esperando en la puerta del hospital y salimos de vuelta para Sevilla a las cuatro y media de la tarde. En una de las rotondas de salida de Salamanca estaba la Guardia Civil parando a todos los coches, supongo que para evitar los desplazamientos de la gente a sus segundas residencias para pasar el puente. Jesús le explicó al agente nuestro caso y no tuvimos ni que sacar papeles. «Sigan», nos dijo y de nuevo Ruta de la Plata «tó p´alante» para llegar a nuestra querida Sevilla, haciendo solo una parada obligatoria para repostar y comprar un refresquito en una estación de servicio. Llegamos a casa sobre las ocho y media; nos perdimos los aplausos de las ocho, pero a esa hora nosotros aplaudimos en el coche.

De nuevo tengo que agradecer el trato recibido por todo el personal del hospital que me ha atendido, el buen hacer de nuestro chófer y ya amigo Jesús, la compañía de mi mujer que siempre está ahí y otra cosa que nunca falla es vuestro apoyo antes, durante y después de cada viaje. Sois geniales y os lo agradezco una vez más de corazón. Dentro de un par de semanas volveremos…

Y ahora de nuevo #YoMeQuedoEnCasa…

#SomosImparables #yomecuro #SeguimosJuanma

Sonría, por favor

Un Domingo de Ramos muy distinto. Una Semana Santa muy distinta. Pero ahora toca lo que toca y es que todos pongamos de nuestra parte para superar esta pandemia lo antes posible… y si es con una sonrisa mucho mejor.

Aquí os dejo un vídeo hecho con la mejor intención del mundo. Espero que os guste:

#YoMeQuedoEnCasa #SomosImparables #yomecuro #SeguimosJuanma

Podremos con ello…

Hace unos días nos enteramos que le habían detectado un linfoma de Hodking a Dani Rovira, una noticia muy desagradable. Nuestro mensaje de ánimo para él, para los que estamos pasando por una situación parecida -sea la enfermedad que sea- y para todos los que estamos luchando contra esta pandemia, cada uno con su función, ya sea profesional o quedándose en casa, porque no olvidemos que es tarea de todos y que podremos con ello.

Mi Patri lo dice aquí cantando: «Yo no me doy por vencido…»

#YoMeQuedoEnCasa #SiempreFuerte #SomosImparables #yomecuro #SeguimosJuanma

Desplazamientos en tiempos de coronavirus

Ayer mi Merchi y yo no pudimos cumplir el #YoMeQuedoEnCasa que tan bien venimos cumpliendo en mi familia desde el primer día, pero teníamos una razón más que justificada y es que esta semana me tocaba recibir el tratamiento de mi ensayo clínico KARMMA-3 en el Hospital Clínico de Salamanca, como venimos haciendo desde primeros de noviembre que empezamos con esta línea para el #yomecuro. En esta ocasión recibiría la 2ª sesión del 5º ciclo. Según lo planificado ya solo me quedaría un ciclo quincenal y después pasaríamos a partir del 7º a temporalización mensual, salvo que los resultados de pruebas y analíticas digan otra cosa y mi hematóloga decida cambiar algo a la vista de dichos resultados.

Desde principios de semana estuve gestionando todo para no tener problemas, pues la situación es complicada, aunque está claro que el motivo de nuestro desplazamiento está más que justificado. Llamé a bono-taxi para activar el servicio de ida y vuelta para el jueves 26 -en esta ocasión viajaríamos en el mismo día por recomendación de mi hematóloga para evitar estar demasiado tiempo fuera de casa-. Nuestro chófer Jesús como es habitual nos levaría hasta Salamanca y, en esta ocasión, nos esperaría para hacer la vuelta. Desde bono-taxi le han enviado a Jesús un documento que debe llevar visible en el salpicadero del coche en el que se indica que se trata de transporte sanitario. Yo también llevaba un informe firmado por mi hematóloga en el que se hace constar la necesidad de viajar para ponerme el tratamiento por si nos paraban. Y puedo viajar acompañado por mi mujer debido a mi discapacidad. Eso sí, los dos sentados en el asiento trasero, cada uno junto a una de las ventanillas y con mascarilla y guantes puestos.

Y llegó el jueves y todo empezó así:

Llegamos al Clinico de Salamanca a las 8:00 de la mañana. Se notan muchas medidas de seguridad: control de acceso por personal de seguridad, pasillos cerrados, etc. Subimos a la 2ª planta a la zona de ensayos clínicos para sacarme sangre para la analítica, pesarme y tomarme las constantes. Nos recibe la enfermera Balbi y todo bien. Evidentemente la cafetería estaba cerrada, solo funcionan las máquinas dispensadoras de bebidas y sandwiches y las de café de máquina. Nos sacamos un batido y nos comimos uno de los bocadillos que había preparado mi mujer. Y nos fuimos para la zona de consultas de hematología. No había nadie, cosa rara porque cada vez que vamos aquello suele estar atestado de gente. Se nota que se han aplazado las consultas y tratamientos no urgentes y solo han dejado los que no pueden aplazarse. Esperamos unos 45 minutos -había que esperar los resultados de la analítica- y ya nos llamó Verónica, la hematóloga que me vería en esta ocasión, que era la primera vez que me veía. Me preguntó cómo estaba, le dije que bien y me dijo que los resultados de la analítica eran correctos y, por tanto, me podría poner el tratamiento. Lo autoriza para que lo fueran preparando en la farmacia y preparamos la próxima cita, que será D.m. el próximo 7 de abril, martes santo, en la que me toca PET-TAC y análisis de orina al empezar ciclo nuevo. En principio también haremos ida y vuelta en el mismo día.

Nos volvimos a la zona de ensayos clínicos en la que ya estaba la enfermera María y también se notaba allí mucha menos gente que en otras ocasiones. Creo que solo estuvimos 3-4 personas recibiendo el tratamiento durante toda la mañana, cuando normalmente estamos más de 10. Me dejaron la zona de la cama y empezamos con la pre-medicación mientras subían el Daratumumab de la Farmacia, que es el que me tengo que poner por vía intravenosa -el chute como yo le llamo- y que dura unas 4 horas de perfusión con la bomba.

Fue todo muy bien, incluso pude dar una cabezadita -nos levantamos a las 3:15 de la madrugada y en el coche no pude pegar ojo-. Terminamos sobre las 14:45 y un cuarto de hora después ya estábamos saliendo de vuelta para Sevilla. También fue un viaje tranquilo, con poco tráfico por la carretera y llegamos a casa a las 7 de la tarde. Tampoco nos pararon en esta ocasión. Cansados porque fue un día largo, pero muy contentos por como fue todo.

Muchas gracias a mi mujer, a mi Merchi, que siempre está ahí y que no sé qué haría sin ella, a nuestro chófer y amigo Jesús, que es todo disponibilidad y amabilidad -y eso que ayer no nos pudimos comer los huevos fritos con chorizo en Jarilla-; a mi hematóloga, la doctora Mariví Mateos por prepararlo y agilizarlo todo junto a Laura la coordinadora de ensayos clínicos, a la hematóloga Verónica por la atención recibida y a las enfermeras Balbi y María -que son las que estaban en esta ocasión- por el trato recibido y por su amabilidad, como siempre. Así da gusto, la verdad.

Si todo va bien -que esperemos que sí- nos volveremos a ver el próximo 7 de abril – martes santo- que a falta de pasos en la calle lo cambiaremos por otro viajecito a Salamanca…

Y ahora volvemos al #YoMeQuedoEnCasa… Tú también, ¿verdad?

#SomosImparables #yomecuro #SeguimosJuanma

El coronavirus haciendo estragos…

Ayer volví de Salamanca. Me puse el tratamiento del ensayo clínico que estoy siguiendo, una vez recuperado de la infección que tenía en las piernas y que me impidió ponérmelo hace un par de semanas. Tocaba comenzar el 5º ciclo. Como siempre fui acompañado de mi Merchi y fue todo muy bien, afortunadamente. Trato exquisito por parte del personal sanitario como cada vez que vamos y protegidos con mascarillas dada la situación que estamos viviendo.

Toca protegerse porque esto del coronavirus se está poniendo serio. Se están tomando medidas desde nuestros gobernantes: entre otras cierre de centros educativos y de centros de mayores, recomendación de quedarse en casa y especial protección para las personas de avanzada edad y para las personas con enfermedades crónicas o inmunodeprimidas como es mi caso.

#YoMeQuedoEnCasa, lo tengo claro, haciendo caso a ese hashtag #QuédateEnCasa creado por el personal sanitario, que no olvidemos que son los que más saben de esto y los que están dando lo máximo de sí mismos para llevar adelante esta situación tan preocupante. Pero no olvidemos que esto es tarea de todos. Seamos responsables, quedémosnos en casa siempre que podamos, salgamos lo imprescindible y, sobre todo, evitemos asistir a sitios con aglomeraciones de personas. Esto hay que pararlo como sea.

Yo tenía previsto asistir a varios eventos en los próximos días y todos ellos han quedado aplazados. Hoy mismo mi buena gente capitaneada por mis compis y amigos Paqui y Pepe me habían organizado una cena de jubilación a la que iba a asistir con mi mujer y donde me consta que iba a asistir bastante gente que me tienen mucho cariño. La dejaremos para más adelante y será más especial todavía. La liaremos seguro…

La charla que tenía en la Facultad de Matemáticas en la Jornada «Matemáticas vs Cáncer» también aplazada, así como los eventos GEG Andalucía -en el que tanto hemos trabajado desde el equipo organizador- y el EABE20 que se iba a celebrar en Sanlúcar de Barrameda. Ambos eventos se trasladan a octubre y también serán muy especiales, estoy seguro de ello. Allí estaremos, Dios mediante.

Suspendidas todas las competiciones deportivas. Un par de fines de semana al menos sin fútbol. Menos mal que las plataformas de películas y series tipo Netflix, HBO o Amazon Vídeo no cierran porque vendrán muy bien estos días. Y aprovechemos para leer, para conversar entre la familia, para jugar a algún juego de mesa… se pueden hacer muchas cosas estando en casa, incluso trastear con internet y nuestras redes sociales.

Yo también voy a aprovechar para avanzar en el contenido de mi libro «#SomosImparables #SeguimosJuanma», aunque lo tengo muy adelantado. Una vez terminada la exitosa campaña de crowdfunding, entramos en el momento de edición y producción del libro. Estoy en contacto con la gente de libros.com y a la espera de una primera reunión por hangout para concretar cómo será dicho proceso, que también lleva su tiempo. Tengo muchas ilusiones puestas en este proyecto y espero que, una vez que mis mecenas tengan el libro en sus manos dentro de unos meses, no defraudar a nadie.

Y estamos a las puertas de Semana Santa. Ya se ha anulado el pregón, supongo que como antesala de lo que todos nos tememos. Dada la situación actual lo más responsable sería la suspensión de la Semana Santa. Nos hacemos a la idea de que ha llovido todos los días -ojalá fuera así que falta hace- y de que no ha podido salir ningún paso a la calle. Y después viene la Feria… esperemos acontecimientos pero también pinta mal la cosa.

Desde el próximo lunes los colegios e institutos estarán sin actividad docente y sin actividades complementarias y extraescolares hasta el próximo día 27 de marzo como mínimo. En las instrucciones que acaba de sacar la Consejería de Educación se indica que se utilicen plataformas digitales para seguir el proceso de enseñanza-aprendizaje y para la comunicación, recomendándose fundamentalmente Séneca/Pasen y Moodle, aunque supongo que cada centro hará lo que pueda y más al tratarse de una situación sobrevenida y para la que no se han podido preparar. Está también la opción de GSuite para educación que muchos centros tienen y la posiblidad de usar Google Classroom para la gestión de aula y Google Meet para hacer videoconferencias.

Mi ofrecimiento de ayuda está ahí, quien quiera y lo necesite que contacte conmigo:

Y recordad, no son vacaciones. El proceso de enseñanza-aprendizaje debe continuar como mejor pueda cada uno, pero sobre todo #QuédateEnCasa.

#SomosImparables #yomecuro #SeguimosJuanma

Día de los enamorados

Hoy es 14 de febrero, el día de los enamorados y el día de San Valentín y lo primero que se me viene a la cabeza es mirar al cielo y felicitar a mi amigo Valentín García, del que tanto me acuerdo. Lo segundo es recordar que tal día como hoy hace un año me dieron el alta después de estar ingresado durante 2 meses y medio de forma continua en el Hospital Virgen del Rocío y donde podemos decir que pasé los peores momentos de mi enfermedad hasta ahora.

Escribo esto a las 5 de la tarde y podemos decir que hasta ahora está siendo un magnífico día para mí. Después de dormir bastante poco esta noche, como viene siendo habitual cada vez que me pongo el tratamiento, me recogió la ambulancia para llevarme a la última sesión de rehabilitación, ya que la médica rehabilitadora me ha dado el alta al ver los buenos progresos que llevo. Eso sí, tengo que seguir haciendo los ejercicios en casa y en el gimnasio por mi cuenta y me seguirá citando a consulta para ver cómo va la cosa. Me llevé una caña de lomo que me traje ayer de Salamanca y unos piquitos y dimos buena cuenta de ella pacientes y personal de fisioterapia. Cayo entera, lógicamente. Me despedí con penita de todos y prometí hacer alguna que otra visita. Gracias por todo a Bea, a Sergio, a Isa, a Miguel y al resto del personal y a Pepe, a Francisco, a Miguel, a Ana y al resto de pacientes. Han sido 10 meses por allí y dejo buenos amigos, aunque seguiremos en contacto.

De allí agarré unos bastones y me fui al Aula Magna del hospital donde se estaba celebrando el IV Taller de pacientes hematológicos «Mirando al futuro» y donde mi amigo Lolo me había dicho que me pasara. Fui a la primera parte, donde hubo ponencias de personal sanitario y no me pude quedar a la segunda parte donde participarían pacientes contando sus respectivas experiencias. De las ponencias que escuché me gustaría destacar la del doctor Juan Luis Reguera, que fue uno de mis hematólogos hace un año cuando estuve ingresado. me dio mucha alegría verlo y me consta que a él también. Charlamos un rato en el momento del café y se quedó muy sorprendido de la evolución que he tenido pues fue él precisamente quien me dio el alta hace un año y desde entonces no me veía… y yo salí del hospital en aquel momento en silla de ruedas y prácticamente con movilidad nula.

Mi amigo Lolo, servidor y el doctor Juan Luis Reguera

No me pude quedar a la segunda parte del evento porque tenía que ir a la empresa de mi hermana Auxi, ya que habían creado una iniciativa solidaria para celebrar el día de los enamorados, que se trataba de rellenar un corazón gigante con mensajes positivos escritos en post-it. Si rellenaban la mitad del corazón donaban 100 € a nuestra causa y si lo rellenaban entero donaban 200 €. Me recogió mi Merchi en el hospital y nos fuimos para la Cartuja, donde está la empresa de mi hermana, Admiral. Nos enseñaron todas las instalaciones y pudimos saludar a todo el personal y recibir su cariño y palabras de ánimo. Tengo que reconocer que me emocioné bastante. Muy buena gente por allí. ¿Y qué pasó con el corazón? Pues éste fue el resultado:

Y como día de los enamorados que es no podía faltar esta foto, aunque para nosotros todos los días son día de los enamorados, ¿a que sí, Merchi? No sé qué haría sin ella, la verdad.

Y el día no acaba aquí. En breve tengo un hangout con el equipo organizador del evento GEG Andalucía que celebraremos los días 20 y 21 de marzo en Sevilla y después tendremos ensayo con nuestro coro.

Y mañana… iremos a la 9ª Gala Blogosur donde se entregan los premios a los mejores blogueros, tuiteros e instagramers de la provincia de Sevilla. Ya os contaré por aquí. De momento os dejo la nota de prensa:

Pulsa sobre la imagen para acceder al documento

#SomosImparables #yomecuro #SeguimosJuanma

Entrevista en "Aún no es viernes"

Hoy he estado con mi Merchi en el programa «Aún no es viernes» de Sevilla FC Radio de los amigos Javi Nemo y Carolina Álvarez para hablar de mi libro (siempre he querido decir esto jejeje). Aquí os dejo la entrevista completa y un par de fotitos:

#SomosImparables #SeguimosJuanma #yomecuro

Tendremos libro… (espero)

Este mediodía estaba pedaleando en el gimnasio y andando por la piscina para seguir con mi recuperación y mi cabeza no paraba de dar vueltas sobre qué escribir en este post que ahora estás leyendo. Y todo por una polémica que se ha creado en Twitter por usar el hashtag #yomecuro en el título del libro que estoy escribiendo. Pero voy a zanjar el tema porque no va a aparecer en el título del libro. El libro se llamará «#SomosImparables #SeguimosJuanma (Todo lo bueno que mi enfermedad me dejó)» y así aparecerá en breve en la página de libros.com donde estamos haciendo la campaña de crowdfunding.

Quien me conoce y me sigue sabe que siempre he reconocido que el hashtag #yomecuro fue creado por Valentín García -ay, lo que me sigo acordando de ti, amigo- y efectivamente se trata de una filosofía y de tomar una actitud positiva para afrontar una enfermedad. Yo -al igual que mucha gente más- me subí al carro… y en él sigo, en memoria de Valentín y porque me quiero curar, que por supuesto es mi prioridad. No se trata de adquirir protagonismo, ni de adueñarse de un hashtag, ni de buscar fama. Y si piensas que así es, es que me conoces poco.

Valentín fomentó esta actitud y la difundió a través de su blog, de las Oncolumnas y de todas las entrevistas que le hicieron. Mandaba pulseras del #yomecuro con cartas personalizadas que pagaba de su bolsillo. Sigo llevando con orgullo su pulsera en mi muñeca y guardo esa carta como oro en paño. Yo decidí dar un paso más para intentar ayudar a los demás y creé la «Operación pulseras», que aún sigue vigente y organicé con ayuda de familia y amigos distintos eventos para recaudar fondos. Y pienso seguir haciéndolo mientras me ayuden… Y es que lamentablemente para investigar hace falta dinero, dinero que desde nuestros gobiernos aportan de manera claramente insuficiente. Por eso hay entidades y fundaciones a las que hay que ayudar:

Esto es gracias al trabajo y a las aportaciones de mucha gente y todo de forma altruista, con el único objetivo de ayudar para que se siga investigando y podamos acabar de una vez por todas con el cáncer. Yo pienso seguir, ¿y tú?

Lo que nadie me podrá quitar es que esté tan contento por cómo va la campaña de crowdfunding para poder editar y publicar el libro. Se puso un objetivo inicial de 4500 €, que había que conseguir en el plazo de un mes gracias a las aportaciones de mecenas. Pues bien, se consiguió en… ¡31 horas! ¡Alucinante! Una vez más se vuelve a demostrar que estoy rodeado de buena gente. Gente que me quiere, que me aprecia y que es solidaria.

Y lo voy a decir una vez más para que no quepa duda y además lo voy a escribir en mayúsculas y en negrita: TODOS LOS BENEFICIOS QUE YO OBTENGA COMO AUTOR DEL LIBRO SERÁN DONADOS ÍNTEGRAMENTE A ENTIDADES Y FUNDACIONES QUE LUCHEN CONTRA EL CÁNCER Y APOYEN LA INVESTIGACIÓN, que no le quepa la menor duda a nadie. Como siempre, transparencia total.

Aunque se haya cubierto el objetivo inicial en tiempo récord, la campaña sigue, por lo que puedes seguir haciéndote mecenas desde este enlace. Cuanto más recaudemos supongo que mejor formato podrá tener el libro, más imágenes, etc. Esto será algo que tratar con los amigos de libros.com en los próximos días, a los que por cierto les agradezco el trato recibido y su ayuda en todo momento.

Así vamos a las 6 de la tarde del lunes: 182 mecenas que han aportado 5770 € ¡Espectacular! Mil gracias a tod@s. Y si ya eres mecenas y puedes difundirlo te lo agradezco. Seguimos…

#yomecuro

#SomosImparables #SeguimosJuanma

Entrevista en "A mi manera"

Hoy he ido de nuevo a la radio. En esta ocasión a Radio Onda Capital, una emisora local de Sevilla que está en el Parque Empresarial Nuevo Torneo. He ido acompañado como siempre por mi Merchi y el amigo Paco Moreno me ha entrevistado en su programa, llamado «A mi manera». Os dejo por aquí la entrevista completa y algunas fotos:

Pulsa sobre la imagen anterior o aquí para acceder a la entrevista

#yomecuro #SeguimosJuanma