La difusión necesaria

Hoy es 5 de febrero y no es el Día Mundial de la lucha contra el cáncer, eso fue ayer, pero la lucha tiene que continuar, hoy día 5, mañana día 6, el día 7… y todos los días del año. Tiene que ser una lucha constante en la que todos colaboremos y aportemos todo aquello en lo que podamos ayudar, para que se siga avanzando en investigación, para que sigamos siendo solidarios y para que el trabajo del personal sanitario y de las entidades que ayudan a los pacientes y a sus familiares se vean beneficiados.

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) lanzó ayer a través de las redes una magnífica iniciativa con el hashtag #AcuerdoContraElCáncer, a ver si es verdad y este acuerdo se produce de una vez por todas, se le da a la investigación la importancia que tiene por parte de los que mandan y aumentan los recursos para hacer frente al cáncer, la otra pandemia de este siglo, como algunos le llaman aunque no se contagie.

Y desde la Fundación Josep Carreras contra la leucemia insisten con su mensaje referido a los cánceres de la sangre: «Hasta que no la curemos no pararemos».

https://twitter.com/fcarreras/status/1357237097590116354?s=19
https://twitter.com/fcarreras/status/1357237104498122752?s=19

Para mí fue ayer un día muy especial y, sobre todo, muy emotivo, ya que me estuve acordando durante todo el día de los que se nos quedaron por el camino por culpa del cáncer, empezando por gente de mi familia: mis padres Obdulio y Manoli, mi suegro Lorenzo, mi cuñado Luis, mi tío Juan… y siguiendo por amigos que he conocido desde que tengo la enfermedad, bien personalmente o a través de las redes: Valentín, Julio, Pepe, Fernando, Fidel, Sergio… luchadores que se quedaron, pero que siguen a nuestro lado apoyándonos desde ahí arriba para conseguir el #yomecuro.

Pude intervenir en dos programas de Canal Sur, uno de radio y otro de televisión. En la radio me entrevistó el gran Jesús Vigorra en su programa «La mañana de Andalucía» para hablar sobre el Día Mundial contra el Cáncer. La verdad es que me emocioné mucho y creo que hasta se me nota en la voz. Mi madre era muy fan de Vigorra y así lo digo en directo al despedirme -mi Manoli cuando alguien tenía un problema siempre decía eso de «llama a Vigorra y verás como te lo soluciona». Estoy seguro que desde ahí arriba estará muy orgullosa de que su niño estuviera siendo entrevistado por su Vigorra. Aquí os dejo la entrevista completa:

Pulsa sobre la imagen para acceder a la entrevista

Y después interviene en directo en el programa de Canal Sur televisión «Hoy en día», presentado por Fernando Díaz de la Guardia, en el que ya estuve hace unos meses y quisieron que volviera a participar en este día. Aquí os dejo el vídeo de mi intervención:

Muchas gracias a mi amigo Pedro por la edición, tanto de este vídeo como del audio anterior. Y muchas gracias también a Jesús Vigorra, a Maite Chacón, a David Hidalgo y a Fernando Díaz de la Guardia por lo cercanos que estuvieron en todo momento y lo bien que me trataron. Buenos profesionales andaluces de la comunicación.

Acabo de hacer una búsqueda en Google y he visto que la página díainternacionalde.com te dice todas las celebraciones de los días mundiales e internacionales que hay; en concreto ayer 4 de febrero, además de ser el Día Mundial contra el Cáncer, se celebraba también el Día Internacional de la fraternidad humana y el Día del orgullo zombie -vaya cosa rara esto-. Y mañana día 6 es el Día Mundial de tolerancia cero a la mutilación genital femenina. Hoy 5 de febrero no es el día de nada, lo que sí se celebra es Santa Águeda y por eso mando felicitaciones y un beso al cielo para mi suegra.

Está muy bien dedicar un día a un tema concreto para hacerlo visible y para divulgarlo, pero en concreto la lucha contra el cáncer debe ser los 365 días del año y las 24 horas de cada día, porque tenemos que seguir avanzando y tenemos que poder con él. Y lo más importante es que todos podemos ayudar, así que difundamos esta idea y colaboremos en la medida de nuestras posibilidades.

No quiero terminar este post sin agradecer la cantidad de mensajes que recibí en el día de ayer tras mis intervenciones ¿mediáticas? en radio y televisión. Han sido muchos los mensajes recibidos a través de las redes y todos con el denominador común del cariño y es que me queréis mucho, la verdad, y ya no sé cómo agradecéroslo. Como muestra os dejo esta publicación que hizo en Facebook el amigo al que no conozco personalmente Francisco Javier Quiles y que, como os podéis imaginar, hizo que alguna que otra lágrima rodara por mi cara. Mil gracias, amigo.

Día Mundial contra el cáncer

Empiezo a escribir estas líneas cuando son las 5:15 de la madrugada. Parece que me estoy acostumbrando a escribir a estas horas tan intespectivas pues es cuando las musas vienen a inspirarme para dejar mis escritos por aquí. Ya podrían aparecer un poquito más tarde ¿a que sí?

Hoy es 4 de febrero y se celebra el Día Mundial contra el cáncer. Cada vez que se dedica un día a una efeméride o a un evento particular digo lo mismo: si hay un día dedicado para esto es porque hace falta para sensibilizar a la gente, para darle visibilidad y para difundir un mensaje. Si no se celebra un día para ello es que no hace falta. Ojalá no hiciera falta dedicarle un día a la lucha contra el cáncer, esto sería una grandísima noticia, ya que querría decir que estaría controlado, que habríamos alcanzado la curación total y, por tanto, seríamos mucho más felices.

Pero lamentablemente esto no es así. Es cierto que se ha avanzado mucho y seguimos avanzando, pero todavía no es suficiente; cada vez son más los pacientes que superan un cáncer, del tipo que sea, pero pueden con él. Sin embargo, no siempre es así, se nos sigue quedando gente por el camino.

Los primeros que se tienen que enterar y ser conscientes de esta lucha son los que nos gobiernan, pues ellos son los que de verdad pueden aportar todos los recursos económicos, materiales y humanos que hacen falta para acabar con el cáncer. Es verdad que hoy en día se invierte mucho más que antes -quizás esto del covid ha ayudado a que mucha gente abra los ojos, creo que es de las pocas cosas positivas que nos ha traído la pandemia-, pero sigue siendo insuficiente. Es mucho el trabajo de tanta gente, de fundaciones, de entidades y de asociaciones que apoyan la investigación, que ayudan al enfermo y que luchan contra el cáncer. Sin el trabajo de ellos y de tantas personas voluntarias todo sería distinto y mucho más complicado.

Lo mismo que ocurre con la pandemia, este es un tema que nos afecta a todos, porque desgraciadamente en la mayoría de familias hay algún caso de cáncer cercano. Además como nadie sabe si le va a tocar o no pues es importante que todos colaboremos. ¿Y cómo podemos colaborar? Pues de distintas formas: de manera personal uno puede hacerse socio de cualquier entidad que luche contra el cáncer o hacerse voluntario o participar en iniciativas solidarias o hacer donaciones puntuales. Incluso puede hacerse donante de médula si cumple los requisitos para ello, así puede salvar una vida. También se puede ayudar difundiendo este tipo de mensaje. En definitiva, cualquier ayuda es bien recibida, porque entre todos vamos a conseguir acabar con el cáncer.

Tanto para el paciente de cáncer como para su familia como para su entorno cercano esta lucha no es fácil, está claro que es así. Hay muchos tipos de cánceres, hay muchos tipos de formas de presentarse, hay muchos tipos de tratamientos -afortunadamente cada vez más y mejores-, hay muchos tipos de pacientes y hay muchas formas de afrontarlo, por supuesto todas ellas respetables, porque no olvidemos que se trata de una decisión personal y depende mucho del contexto familiar y social que uno tenga, pues lamentablemente aquí también hay diferencias.

Cuando a mí me dijeron que tenía un tipo de cáncer de la sangre llamado mieloma múltiple, tras pasar el shock inicial, decidí junto a mi mujer que íbamos a afrontarlo con fuerza, que íbamos a luchar para poder con él… y en esas seguimos después de tres años. Me apunté -lo de apuntarse es una forma de decirlo- al movimiento #yomecuro creado por el amigo Valentín García (qepd) y somos muchos los que estamos ahí, con actitud positiva para afrontar la enfermedad, llevándola lo mejor posible, apoyándonos mutuamente y con el apoyo de tanta y tanta gente a través de las redes que nos ayuda a seguir adelante, por lo menos en mi caso es así.

En España somos afortunados por tener el personal sanitario y de investigación que tenemos, por eso me da mucha rabia cada vez que me entero de una noticia en la que nos dicen que se van de nuestro país pues las condiciones laborales aquí no son buenas y se van fuera. Eso que se llama la fuga de cerebros. Tenemos que intentar que se queden aquí, aprovechemos su trabajo y sus capacidades. En estos casos de enfermedades tan sensibles es muy importante el trato y la atención al paciente. La cercanía y la empatía ayudan una barbaridad. Yo he tenido mucha suerte y mi experiencia es lo que me dice, aunque me consta que desgraciadamente no es así en todos los casos.

Y un toque de atención para la industria farmacéutica: es evidente que están ayudando mucho para tratar todo tipo de enfermedades, entre ellas el cáncer. Crean ensayos clínicos en los que podemos participar pacientes para probar distintos fármacos y nuevos tratamientos, pero mi pregunta es la siguiente: ¿Por qué tiene que ser todo tan caro y a veces de difícil acceso? Entiendo que la investigación cuesta dinero, mucho dinero, pero ¿de verdad es necesario desembolsar tantos miles de euros para salvar vidas? No digo que se haga de forma altruista, lógicamente, pues la industria farmacéutica también tiene que ganar dinero ¿pero tanto?

Mi mensaje para un día como hoy se puede resumir en lo siguiente: apoyo decidido a la investigación por parte de los que mandan, colaboraciones individuales a través de entidades que luchan contra el cáncer y ojalá uno de estos años próximos no haga falta celebrar este día, sería una gran noticia.

Ayer me llamaron para participar hoy en sendos programas de Canal Sur, uno en la radio y otro en la televisión. Estaré en el programa de Jesús Vigorra en torno a las 9:30 de la mañana y posteriormente -no sé la hora- participaré en el programa «Hoy en día», presentado por Fernando Díaz de la Guardia en Canal Sur Televisión. Yo no soy nadie, solo soy un enfermo de cáncer más, pero a estas cosas nunca digo que no, porque creo que hay que enviar el mensaje y hacer la máxima difusión posible. Como siempre digo, toda divulgación es poca y esto va por mí y por todos mis compañeros.

#SomosImparables #SeguimosJuanma #yomecuro