Esto funciona

Me da miedo escribir este título porque lo mismo en un futuro más o menos cercano me tengo que desdecir, pero es lo que ahora mismo siento y así lo escribo y lo digo: ¡ESTO FUNCIONA!

¿Qué es lo que funciona? El tratamiento que estoy recibiendo en el Hospital de Salamanca que forma parte de un ensayo clínico que está en fase 1. ¿Qué es esto de fase 1? Pues, como su nombre indica, es la primera fase del ensayo, es decir, es la primera vez que se prueban en humanos los fármacos que componen el tratamiento o la combinación de los mismos. En mi caso son dos fármacos: el Daratumumab, que ya lo había probado en ocasiones anteriores en otros ensayos y tratamientos, pero por vía intravenosa, mientras que ahora es subcutáneo. La diferencia es abismal, pues antes tenía que estar conectado a la bomba de perfusión unas cinco horas para recibir el Dara y ahora me ponen un pinchazo en la barriga que tarda un minuto. El otro fármaco es el que es nuevo para mí, se llama Talquetamab y es un anticuerpo biespecífico, que tiene un objetivo similar al tratamiento con células CAR-T, el despertar a mis linfocitos-T para que luchen contra las células malignas del mieloma y puedan con la enfermedad.

Y digo que de momento funciona porque yo me encuentro muy bien, fisicamente tengo buen aspecto -todo el que me ve en persona me lo dice-, no tengo efectos secundarios graves… Lo único que nos queda es poder controlar esa fiebre que me sigue dando casi todas las tardes-noches y que desde Hematología creen que no es debido a una reacción de mi cuerpo al tratamiento, pues ya llevamos cinco ciclos y esto se suele producir solo en los primeros. Me siguen haciendo pruebas y analíticas para detectar de dónde puede venir ese problema y mientras tanto yo voy controlando esa fiebre cuando aparece como buenamente puedo, tomando un paracetamol o metiéndome en la piscina o dándome una ducha.

Esta semana tocaba un nuevo #SalamancaOnTour. Me acompañó mi sobrino Migue porque mi Merchi había ido el día anterior al dentista a hacerse un tratamiento importante y no quería pasarlo mal en el viaje y en las horas de hospital. El miércoles nos fuimos temprano del campo a mi casa pues a las 10:30 nos recogía el taxi allí. En esta ocasión fue otro taxista nuevo, Alfredo, sevillista de los buenos y con el que estuvimos hablando todo el camino. Buena gente tela.

Llegamos al hospital poco después de las tres de la tarde, comimos algo y nos dirigimos al hospital de día para hacerme la extracción de sangre que me tocaba para la analítica y tomarme las constantes. Todo estaba bien. Fue Cathaysa quien me atendió, otra de mis enfermeras cracks que es todo profesionalidad y amabilidad. No podía faltar la foto:

Y cuando observé a Ella en ese almanaque vi la foto clara: «Nunca nos rendimos» ponía en mi espalda… «Rendidos a tus plantas…» empecé a canturrear por lo bajini… Ella está en mi equipo. Muchos y muchas me entenderéis… Gracias a mi Migue por la foto:

Quería que en este viaje nos acompañara mi Talquita, que para quien no lo sepa es la silla de ruedas eléctrica plegable que me han regalado mis hermanas. Quería que conociera Salamanca, lo bonita que es, en un paseo que queríamos dar mi Migue y yo, pero fue imposible porque una tormenta nos lo impidió. Estuvo toda la tarde-noche lloviendo y eso hizo que no pudiéramos salir del hotel.

Al día siguiente nos lleva Matías al hospital temprano, paso consulta con mi hematólogo Alberto que me pregunta por cómo estoy, me confirma que los datos de la analítica son buenos y que vamos a seguir con las pruebas y analíticas para intentar detectar de dónde viene el problema de la fiebre. Me dice que me pondré el tratamiento y que nos volveremos a ver en un par de semanas con analítica de reevaluación.

Nos toca esperar un rato en Ensayos clínicos pues tienen que traer los fármacos desde Farmacia. Saludo a mis enfermeras cracks María, Marta y Balbi, charlamos un rato y es Balbi quien se encarga de ponerme los chutes. Terminamos en torno a los dos de la tarde, nos recoge Matías y volvemos para Sevilla.

Lo que está claro es que una cosa es controlar la enfermedad, como parece que estamos haciendo ahora, y otra es intentar arreglar los destrozos que el mieloma o las reacciones a tantos tratamientos producen en mi cuerpo. De momento tengo que tratarme de la rodilla para volver a andar y de la vista, pues tengo cataratas en ambos ojos, parece que producidas por tantos corticoides como he tomado.

En esas estamos… yo sigo luchando. Tengo que reconocer que estoy contento porque me encuentro bien y porque los resultados de las pruebas y analíticas son bastante buenos. Pero no quiero lanzar las campanas al vuelo porque, como ya he dicho en más de una ocasión, esto ya lo he vivido antes y después el palo ha sido importante. Espero que en esta ocasión no ocurra. De momento… carpe diem.

8 comentarios en “Esto funciona

  1. Ay!!!.me alegra tanto que esto esté funcionando, de corazón te lo digo.
    Ésto va por buen camino..¿por qué pensar que será como otras veces?…ya verás que no.
    Ahora lo que sería bueno (bueno no….sería estupendo)
    es que pudieras ir dando pasos y poco a poco volver a andar.. estoy segura que llegará.
    A seguir Juanma…a no rendirse y disfrutar de que vayas encontrándote bien…te lo mereces. Un fuerte abrazo 😘😘💪💪

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.