Mi nueva compañera

Os voy a presentar a mi nueva compañera. No es una persona humana, pero me va a ayudar mucho para seguir ganando en autonomía e independencia. Los que me conocéis u os pasáis por aquí a menudo sabéis que quieto no puedo estar, por lo que esta inmovilidad que tengo por segunda vez debido a mi enfermedad, y de la que ahora se va a cumplir un año seguido, supone un lastre importante para mí, supongo que como a cualquier persona. Es por eso que desde que mis amigos Castro y Yoli me prestaron la silla de ruedas eléctrica de un familiar de ella, no he dejado de usarla y no he parado de dar mis paseos que tan bien me han venido, pues me ayuda a ser más autónomo, a salir de casa, a respirar aire puro… Eso sí, siempre con la mascarilla puesta y respetando las medidas de seguridad.

Pero mis hermanas Chari y Auxi han querido dar un pasito más y me han regalado una silla de ruedas eléctrica plegable. Esto último es lo importante y lo que la diferencia de la que yo tengo prestada, pues esta nueva se puede plegar y meter en el maletero del coche, por lo que me la puedo llevar a cualquier sitio. Es de aluminio y pesa unos 25 kilos, frente a los más de 70 que pesa la otra. Además tiene 3 baterías de 24v que, según las instrucciones, te permite una autonomía de 51 kms, lo cual no está nada mal.

Hicimos el pedido hace unas tres semanas y llegó a casa ayer, algo después de lo previsto, pero ya sabemos que en el mes de agosto se ralentiza un poco todo. Recepcionó en casa el pedido mi hija Vero que estaba allí y fueron a recoger la caja mi sobrino Migue y mi yerno Alberto. Y llegó el momento del unpacking o desempaquetado:

Y una vez que se pusieron todas las conexiones y la cargamos un par de horitas, llegó el momento de probarla:

Después de esto volvimos a poner la silla a cargar para poder usarla por la mañana. Y así ha sido, me he ido con mi Migue a desayunar a Carmona, hemos plegado la silla, la hemos guardado en el maletero de mi coche y me he podido dar un paseo por allí usando el carril-bici de la ronda de circunvalación, que necesita un arreglo importante pues son muchas las barreras que uno se encuentra, sobre todo en los rebajes de las aceras que en muy pocas ocasiones está al nivel de la calzada y dejan un escalón. Así se lo he hecho saber a través de Facebook al señor alcalde de Carmona, Juan Ávila, que al momento me ha contestado, lo cual le agradezco enormemente. Pero se lo agradeceré aún más si arreglan todo esto y hacen que no nos encontremos con barreras urbanísticas ni arquitectónicas.

Pues aquí os presento a Talquita, mi nueva silla de ruedas eléctrica plegable con la que espero dar buenos paseos y hacer muchos kilómetros, aunque lo que de verdad espero es tener que usarla poco, eso sí que sería una buena señal.

¿Y por qué le he puesto ese nombre? Talquita… ¿eso que es, miarma? Pues se me ha ocurrido ponerle este nombre porque el fármaco principal que estoy recibiendo en mi ensayo clínico de anticuerpos biespecíficos se llama Talquetamab, y como me está viniendo tan bien este tratamiento hasta el momento… pues para hacerle un pequeño y humilde homenaje. Así que… Talquita. ¿Os parece buena idea?

Mil gracias a mis hermanas por ayudarme a seguir disfrutando de la vida y a ponerme las cosas más fáciles. Y al resto de mi familia y amigos por estar siempre ahí. Y a ti que me sigues y que me mandas tus fuerzas y ánimos… Los paseos con Talquita ya han comenzado…

2 comentarios en “Mi nueva compañera

  1. Qué está silla te de toda la autonomía qué necesitas y que a corto plazo la puedas dejar un gran regalo cómo grandes de alma y corazón son tus hermanas 💝

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.