La enésima prueba

Hacía mucho que no usaba el adjetivo enésimo/a, aunque para los matemáticos es un término muy habitual, ya que se usa en muchas ocasiones, sobre todo cuando hablamos de funciones, de sucesiones, de progresiones, etc. El diccionario de la RAE nos define enésimo/a como «que ocupa un lugar indeterminado y elevado en una serie de cosas». Los matemáticos solemos escribirlo así: n-ésimo.

Pues bien, ayer me hice la enésima prueba desde que tengo la enfermedad y uso el termino «enésima» porque son muchas las pruebas que llevo realizadas, no las llevo contadas, pero sí os puedo asegurar que es un número elevado. Por prueba me refiero a analítica, aspirado de médula, electrocardiograma, pruebas radiológicas como resonancia magnetica, radiografía o PET-TAC, etc.

Ayer tocó un PET-TAC que, como siempre digo, se trata de un examen para los que somos enfermos hematologicos, ya que la prueba informa sobre la afectación que está haciendo la enfermedad en nuestro cuerpo, en mi caso fundamentalmente en el tejido óseo. Tenía cita a las 11:15 en el Centro de aceleradores, que está en la Cartuja y, como siempre, fui acompañado por mí Merchi. Pero empecemos por el principio…

La noche anterior había dormido poco, porque entre el disgusto que me había dado mi Sevilla FC y la preocupación que uno tiene siempre antes de hacerse una prueba -aunque esta no es de las peores y ya está uno bastante entrenado-, la verdad es que me costó conciliar el sueño. Como siempre hago cuando no puedo dormir, me puse a leer, a ver alguna serie, a trastear con el móvil y a escribir un artículo para Columnas blancas en el que reflejaba la decepción que nos habíamos llevado todo el sevillismo tras la disputa del partido de vuelta de semifinales de Copa del Rey.

Ya por la mañana nos preparamos para irnos, nos aseamos, nos vestimos -por supuesto yo con mi camiseta del #yomecuro #SeguimosJuanma y con mi chándal del Sevilla, hoy más que nunca- y, como no podía desayunar porque tenía que ir en ayunas a la prueba, nos fuimos directamente a coger el coche que por supuesto conduciría Merchi.

Llegamos a La Cartuja con tiempo, más de media hora antes de la hora de la cita, y la verdad es que no tuvimos problemas para aparcar pues, aunque no encontramos ningún sitio reservado para movilidad reducida, se nota que hay mucha gente tele-trabajando, ya que esta es una zona de muchas empresas tecnológicas, que siempre está colapsada de aparcamientos y ayer la verdad es que aparcamos sin mucho problema.

El Centro de aceleradores se ha adaptado muy bien a las normas covid y, además de ser un centro bastante espacioso, estábamos poca gente citada a la misma vez, por lo que no había acumulación de personas y podíamos estar tranquilos en la sala de espera mientras llegaba nuestro turno.

Lo primero que hacen es tomarme los datos y hacerme las preguntas de seguridad (peso, alergias, operaciones anteriores…) Me atendió la enfermera Inma. Antes de hacerme la prueba me tienen que poner una vía en el brazo, que es por la que me introducen un líquido que hace la función de contraste para que se vea bien el interior del cuerpo; una vez inyectado, hay que estar unos 45 o 50 minutos relajado para que este líquido se desplace por todo el cuerpo… y posteriormente paso a la sala donde me realizarán la prueba.

Me paso de la silla de ruedas a la plataforma con ayuda de las enfermeras -muy atentas todas-, me tumbo en dicha plataforma, estiro los brazos, los pego a mis piernas y me los amarran al cuerpo para que no me mueva; mascarilla puesta, me preguntan si estoy bien -yo les digo que sí, pero que estaría mejor en la terracita de un bar- y a empezar la prueba.

La máquina impresiona, es bastante grande y se trata de un rosco que va recorriendo tu cuerpo de arriba abajo –según la RAE se escribe así y no «de arriba a abajo»-. Tú no te mueves, pasas por el interior del rosco y no es tan agobiante como el tubo de la resonancia, porque no pasa tan pegado a ti, por lo que la sensación de agobio es menor. La prueba dura unos 35 minutos, aunque siempre parece que son más, y después solo queda esperar en la Sala de espera a que te digan que todo ha ido bien y que te puedes marchar.

Los resultados y el informe del PEC TAC llegarán directamente a mi hematóloga, que los valorará y decidirá por dónde tiramos ahora, pero me da a mí que la enfermedad se ha vuelto a venir arriba, porque estoy empezando a tener de nuevo dolores en la rodilla izquierda y en el hombro izquierdo. No son dolores muy fuertes, pero sí puede ser señal de que la enfermedad se pueda volver a asomar, ya que llevo mes y medio sin tratamiento. El próximo jueves tengo consulta con mi hematóloga Marta y saldremos de dudas, pues ya tengo todas las pruebas hechas y a ver qué pasa. Seguro que, como siempre, Marta me propondrá lo mejor para mí. Confianza plena.

Solo queda esperar que estos dolores no sean muy fuertes, seguir teniendo fe y esperanza y confiar en que lo próximo que viene, que no sé si será un trasplante de médula o será otra cosa, pueda definitivamente con la enfermedad. No queda más remedio que seguir luchando porque #Somosimparables #SeguimosJuanma #yomecuro.

Y no quiero terminar estas líneas sin acordarme de ella y del día que es hoy:

6 comentarios en “La enésima prueba

  1. Deseo de corazón que esos resultados vayan bien… segura de que tu hematóloga te llevará a lo que mejor te convenga.
    Hay que seguir fuerte y como siempre con ánimo y sin perder ni una pizca de esperanza porque el #yomecuro llegará aunque todos queremos que sea más pronto…pero llegará.
    Un beso también para esa chica del Ok…no dudes que ella te manda fuerzas y que donde quiera que esté te cuida…
    Un abrazo #SeguimosJuanma…💪💪😘😘

  2. Deseo de corazón que este examen y todas las reválidas que llevas salgan bien. La sonrisa de tu chica del ok nos emociona a todos y nos ilumina. Y sentirte cercano y acompañado por tu gran Merchi y tu gran familia. Eres ejemplo de todo lo bueno. Mucha suerte, Juanma.

  3. Vamos Juanma tú te curas!
    Ánimo y trata de descansar esta noche que mañana Dios dirá.
    Tu madre te tiene cogida la mano y no la suelta, y tu Merchi… Ay tu Merchi!!!
    Y todos los que te seguimos ya sabes que te mandamos mucha fuerza y quien quiera oraciones.
    Abrazos y bendiciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.