A por el cuarto ciclo de tratamiento

Empiezo a escribir estas líneas cuando son las 5:15 de la madrugada de este 29 de diciembre que tan cercano está para finalizar este nefasto 2020 y que todos queremos que se vaya lo antes posible para afrontar con esperanza el 2021 que nos viene y que seguro que será mucho mejor año que este que ya se nos va.

Llevaba varios días esperando que me llamaran para ingresar para darme el siguiente ciclo de tratamiento que me toca, pero ya se sabe que en estas fechas navideñas con tantos días festivos y de vacaciones las cosas se ralentizan un poco, aunque también sabemos que las enfermedades no entienden ni de fiestas navideñas, ni de vacaciones y que, por tanto, como ya he comentado en alguna ocasión, hay que tratarlas en su momento y a mí me tocaba ya, una vez que por parte de mi equipo de Hematología se decidió que siguiéramos con este tratamiento de quimio al no poder retomar en estos momentos el ensayo clínico con CAR-T que estaba recibiendo en Salamanca.

Es un tratamiento que me está viniendo bien y que parece que está haciendo su efecto, aunque se trata de un tratamiento de rescate y no un tratamiento que se pueda alargar en el tiempo, por lo que después de este cuarto ciclo, que seguramente sea el último, habrá que tomar una decisión para ver por dónde seguimos, pero esto ya se verá más adelante. Seguro que hay por dónde tirar para seguir en este camino hacia el #yomecuro.

A pesar de ser un tratamiento fuerte, mi cuerpo lo está asimilando bastante bien y, salvo algunos efectos secundarios leves, lo estoy llevando mejor de lo que pensaba. Esperemos que este cuarto ciclo me siente igual de bien. Lo más importante es que parece que está haciendo un efecto positivo, pues el dolor que tenía en la pierna prácticamente ha desaparecido y tengo bastante movilidad en la misma, aunque sigo sin apoyarla en el suelo. También ha desaparecido del todo el bulto que tenía en la cabeza y seguramente por el interior del cuerpo también estará haciendo su efecto, aunque todo esto se confirmará en las pruebas de imagen y radiológicas que me vayan haciendo.

Ayer por la mañana llamé por teléfono al administrativo de la planta de Hematología del Hospital Virgen del Rocío para preguntarle si sabía cuándo sería más o menos mi ingreso. Me comentó Juan -así se llama el administrativo- que efectivamente tenía allí mi ingreso previsto, pero que tenía una persona por delante para poder entrar, aunque en el día de ayer se esperaban varias altas y seguramente no tardaría mucho en llamarme. Efectivamente así fue, ya que a las 14:30 me llamó Juan para decirme que tenía que ingresar al día siguiente de 9 a 10 de la mañana en el edificio de Traumatología, ya que volvería a la planta de Hematología que han habilitado allí, como las últimas veces; pero también me dijo que antes me tenía que hacer la prueba PCR del covid para asegurarnos que saliera negativa y, por tanto, me dice que tengo que estar a las 15:30 en el edificio Laboratorios del Hospital para hacerme dicha prueba. Evidentemente le digo que me ha llamado demasiado tarde y que seguramente llegaremos con retraso, a lo cual me dice que no hay problema, pero que es importante que me hiciera la prueba.

Merchi ayer no se encontraba muy bien, pero aún así quería ser ella quién me llevara. Al final la convencimos y llegamos a una solución intermedia: vendría Vero con nosotros dos para conducir y acompañarnos, aunque ella no entrará en el hospital, ya que más de un acompañante por paciente no dejan. Llegamos cerca de las 4 de la tarde y fue todo muy rápido. Hay que ver la diferencia que hay entre ir por la mañana a hacerse cualquier prueba e ir por la tarde… la afluencia de público cambia de una manera brutal; por las tardes suele estar todo bastante tranquilo, mientras que por las mañanas las colas y esperas suelen ser abundantes.

La enfermera que me hizo la prueba me dijo que si en un par de horas no me llamaban sería que el resultado de la prueba es negativo y que, por tanto, podría ingresar sin problemas el día siguiente, o sea, hoy. Este es un ejemplo claro de cuando la palabra NEGATIVO es mejor que POSITIVO. Otro ejemplo, como me comentó mi amigo Carlos en Twitter, es la declaración de la Renta, ya que es mucho mejor que te salga negativa (a devolver) que positiva (a pagar).

Nos volvimos para casa, pasaron esas dos horas, no me llamaron y, por tanto, se confirmaba que hoy ingresaría. Estamos preparados para este nuevo ingreso, ya que uno va siendo veterano en estas lides. En esta ocasión me tocará tomarme las uvas y despedir el año en una habitación de hospital, pero esto es algo que tampoco es nuevo ni para mí ni para mi mujer, ya que hace un par de años pasamos las navidades completas ingresados en esa habitación 123 de la planta de Hematología y la verdad es que no nos faltó de nada. Está claro que lo primero es lo primero y ahora mismo lo más importante es recibir el tratamiento y cuanto antes mejor, por lo que no supone ningún problema para mí el estar en Nochevieja ingresado y no poder estar con mi familia en casa -solo los cuatro, claro; este año tiene que ser así-. Nos conectaremos y haremos una videoconferencia con la familia y nos tomaremos las uvas juntos de una forma virtual. ¡Ah, y que no falten las bolsas de cotillón y fuera las penas y que viva la alegría para recibir el nuevo año en condiciones!

Seguiremos con fuerza, iremos en busca de esas bolsas amarillas, como yo las llamo, que contienen el líquido que entra en mi cuerpo a través de la vía que se conecta en mi PICC y que, de momento, parece que está combatiendo a mí mieloma. Serán unos cuantos días de ingreso, que esperemos que sean los menos posibles y que lo llevemos lo mejor que se pueda. Ya os iré contando…

4 comentarios en “A por el cuarto ciclo de tratamiento

  1. Como bien dices lo importante Juanma es curarse, es cuestión de prioridades.
    Sabes, el año pasado el día 31 también lo pasamos en el hospital, pero ni las uvas nos tomamos, ni siquiera las echas de menos todo, todo se ve distinto… sabes una cosa? no pasa absolutamente nada, y tu bien lo sabes, en ese momento ni te planteas que sea importante tomartelas o no.
    Mucha suerte y por supuesto que el año lo comiences con tu fuerza, tus ganas, tu optimismo habitual, el resto lo hará la ciencia.
    Un beso enorme y Feliz Año 😘😘
    #Yomecuro #SomosImparables #SeguimosJuanma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.