Hola, diciembre

En el post anterior nos despedíamos de noviembre y en este vamos a darle la bienvenida al mes de diciembre, un mes tradicionalmente muy familiar, pero que debido a las razones que todos conocemos este año tendrá que ser distinto. Tendremos muchos días festivos, muchos días en los que la gente quiera salir a la calle, de hacer compras… pero hay que seguir apelando a la responsabilidad de cada uno para no volver a tener un nuevo pico de contagios de la dichosa pandemia y podamos seguir adelante.

Tenemos en puertas el puente de la Constitución y de la Inmaculada; serán cuatro días festivos. En años anteriores la gente solía viajar, solía pasear por las calles y hacer compras… Este año tendrá que ser de otra forma y cumpliendo las medidas de seguridad impuestas por las autoridades sanitarias, no queda otro remedio.

Me acuerdo especialmente de los dos últimos años en los que el día de la Inmaculada hemos celebrado, gracias a mí Hermandad de San José Obrero, las «migas solidarias». La primera de ellas incluso estaba yo ingresado y contacté con los asistentes a través de videoconferencia. En ambos casos fueron un éxito, pues se trataba de un evento solidario para recaudar fondos para la Fundación Josep Carreras contra la leucemia y, por supuesto, de pasar un buen rato. También celebramos el año pasado el día de los inocentes el evento «Inocentes solidarios» en la Bodega cofrade «Tós x =» de nuestros amigos Carri y Noelia. Este año no podrán celebrarse ninguno de estos eventos, al menos de manera presencial, pero le estoy dando vueltas a la cabeza por si podemos hacer algo de manera virtual. Si se te ocurre algo, dímelo. Ya os iré contando…

Las fiestas navideñas también tendrán que ser distintas, ya que en principio no se pueden reunir más de seis personas en cada domicilio y entonces será complicado ver esas mesas largas súper adornadas que se suelen preparar para las cenas de Nochebuena y Nochevieja y los almuerzos de Navidad y Año Nuevo y en los que se juntan toda la familia. Este año funcionarán más las videoconferencias, el online, y cada uno en su casa y Dios en la de todos.

Vendrán tiempos mejores, seguro que sí, pero todos tenemos que poner de nuestra parte para que no haya una tercera ola de contagios después de las Navidades y podamos centrarnos en el tema de la vacunación contra el covid, del que ya tanto se habla, pues a partir de primeros de año está previsto que la Agencia Europea del Medicamento apruebe las dos vacunas que se han presentado y empiecen a administrarse, según sectores, en los distintos países. España ha hecho una apuesta fuerte y ha comprado muchas vacunas. Yo, desde luego, me la pienso poner, entro dentro del grupo de riesgo debido a mí enfermedad y supongo que seré de los primeros. Confío plenamente en la ciencia y entiendo que todos deberíamos hacer lo mismo, aunque ya se sabe que en este aspecto hay distintas opiniones.

Ayer fui de nuevo, acompañado por mí Merchi, al Hospital de Día de Hematología del Hospital Virgen del Rocío, pues me tenía que hacer analítica, me tocaba pinchazo de Bortezomib dentro del ciclo de tratamiento y tenía consulta con mi hematólogo. Normalmente a la semana de la infusión de la quimio se suelen presentar bajadas de defensas y se hace necesario este tipo de controles y alguna que otra actuación especial. Fue una mañana bastante completa, pero fue todo bien. Juan Luis, mi hematólogo, nos comunicó que los resultados de la analítica decían que en ese momento no era necesario ponerme transfusión, pero sí en los próximos días pues estaba muy justito, y más teniendo en cuenta que venían ahora cuatro días festivos, por lo que hemos programado dos visitas más para transfundirme sangre y plaquetas: serán el próximo viernes y el miércoles de la semana que viene, justo antes y después del puente. El problema es que no había sitio libre, porque al haber tantos días festivos los pacientes se acumulan en estos días disponibles, así que me pusieron en lista de espera, pero está claro que yo me tengo que poner las transfusiones sí o sí. Ya sabemos que las enfermedades y los tratamientos no entienden ni de vacaciones ni de festivos.

El próximo jueves tengo cita para hacerme una nueva radiografía de la rodilla y consulta con el traumatólogo, para que vea la evolución de mi pierna izquierda, que yo creo que es buena, pero tendrá que confirmarlo el. Yo sigo sin apoyar la pierna, según las instrucciones que me dio; ya veremos qué me dice en esta próxima consulta…

Mi hematólogo también nos comentó que los resultados de la última resonancia magnética craneal que me hice y el informe del mismo se han enviado a Salamanca, a los responsables del ensayo clínico en el que yo estaba participando de las células CAR-T y estamos a la espera de recibir una respuesta por su parte por si podemos retomar dicho tratamiento o no. Tenemos mucha esperanza en que pueda ser así, pero ahora mismo solo podemos esperar…

Afortunadamente me encuentro bien, cada vez mejor. Creo que este tratamiento que estoy recibiendo -del que voy por el tercer ciclo- está haciendo bien su función y no me está dando demasiada leña, a pesar de ser un tratamiento fuerte y que a veces el cuerpo no asimila del todo bien. Tiene sus cosillas, pero de momento las vamos controlando.

Cuando llegamos a casa, me encuentro con una sorpresa de mi compañera y amiga Paqui -que siempre está ahí-. Se trata de un vídeo que ella ha gestionado para que me lo grabara el cantante David de María -del que ella es, más que fan, amiga- dándome ánimos y en el que me canta de una forma personalizada ese «Que yo no quiero problemas». La verdad es que me emocioné mucho, me encantó el detalle de Paqui y de David y espero que a vosotros también os guste. Mil gracias a ambos. Os dejo por aquí el vídeo:

2 comentarios en “Hola, diciembre

Responder a Juanma Diaz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.