Adiós, noviembre

Empiezo a escribir este post cuando son las 3:50 de este lunes 30 de noviembre desde la cama articulada que tenemos puesta en el salón de casa y que desde hace unos meses es mi compañera habitual. La verdad es que me llevo muy bien con ella desde el principio, es una cama que tenemos alquilada y por la que hoy voy a pagar el tercer mes de alquiler. Espero que no sean necesarios muchos más, no por el dinero, aunque también, sino porque eso sería muy buena señal.

A mí este mes de noviembre se me ha hecho especialmente largo, ya que ha incluido dos ingresos hospitalarios para ponerme el tratamiento… y ya sabemos que los días en el hospital son más largos que en casa de uno. Me dieron el alta la semana pasada y el viernes volví al Hospital de Día para pincharme el Bortezomib que me tocaba como parte del tratamiento. Ya por la tarde, en casa, me noté un poco raro, con el cuerpo muy flojo y se me bajó la tensión bastante. Menos mal que estuvieron al quite mi mujer y mis hijas, que estuvieron pendientes de mí en todo momento -como siempre hacen- y poco a poco me fui recuperando. Ya durante el fin de semana he estado bien y espero estarlo hoy también. Mañana tengo una nueva cita en el Hospital de Día que incluye analítica, pinchazo de Bortezomib y consulta con mi hematólogo. También me han reservado un espacio horario por si hiciera falta algún tipo de transfusión -de sangre o de plaquetas-, porque a la semana de ponerme el tratamiento las defensas suelen bajar y puede que sea necesario. Esperemos que no lo sea, también sería una buena noticia.

Sigo con la incertidumbre de no saber qué va a pasar en un futuro próximo. Todos los informes de pruebas, analíticas, resonancia craneal… que me han hecho se han enviado a los responsables del ensayo clínico de Salamanca en el que estoy participando de las células CAR-T y estamos a la espera de que tomen una decisión al respecto, aunque yo estoy seguro que siempre será la mejor decisión para mí, anteponiendo la seguridad del paciente a cualquier otra cosa. Afortunadamente yo me encuentro bien, un poco harto de tanta cama, porque estoy deseando soltarla… y podéis estar seguros que lo haré, pero además estoy esperanzado, con fuerza y con muchas ganas de seguir.

Ya os he comentado en más de una ocasión por aquí que estoy muy contento con el equipo médico que me está atendiendo, tanto en Sevilla como en Salamanca y por eso me hace estar seguro de que siempre elegirán la mejor opción para mí…. y mientras hayan puertas que se abran, ahí estaremos dispuestos para entrar.

Mi hematóloga de Salamanca, la doctora Mariví Mateos, está recibiendo últimamente muchos reconocimientos profesionales a nivel mundial, para mí todos muy merecidos, aunque más importante que los reconocimientos en sí, es el que uno pueda comprobar simplemente leyendo unas líneas su altura profesional, sus ganas de que se siga investigando el mieloma y la cercanía con el paciente. En entrevistas como esta se puede comprobar. «La investigación aporta conocimiento»:

Este fin de semana también se ha terminado la campaña de crowdfunding para la edición de mi segundo libro «Y seguimos siendo imparables«. Ya llevaba mucho tiempo contento, porque habíamos conseguido hacía bastantes días los dos objetivos que nos planteamos, pero es que estoy más que contento y emocionado cuando hemos llegado al resultado final. El libro será una realidad y dentro de unos meses podremos tenerlo en nuestras manos. Y estoy seguro que no defraudará… Ahora estoy en el proceso de terminar de escribirlo antes de enviar un primer borrador a la editorial y estoy recibiendo los testimonios que familiares y amigos me están enviando y que formarán parte del libro.

No quiero terminar este artículo sin insistir en la responsabilidad de cada uno para poder superar esta situación de pandemia que nos ha tocado vivir. Hace unos días, Fernando Campos, también profesor, contactó conmigo a través de Twitter para que le enviara un mensaje de sensibilización a su alumnado, ya que estaba observando que en muchos casos no estaban llevando las medidas de seguridad de forma correcta: se quitaban las mascarillas con frecuencia, se juntaban demasiado, etc. En ese momento yo estaba ingresado en el hospital y grabé un vídeo que Fernando ha puesto en sus clases, lo cual le agradezco enormemente. Es un mensaje que sirve para todos, pero especialmente para la gente joven. Yo no soy nadie, pero está claro que cada uno debemos aportar nuestro granito de arena para superar esta situación. Ahora viene el mes de diciembre y se habla de «salvar la Navidad»; yo creo que más que salvar la Navidad tenemos que salvar nuestras vidas y volver a las vidas que teníamos antes y cuanto antes lo hagamos, mejor. Pero esto es tarea de todos. Os dejo el vídeo que, por supuesto, puede usar quien quiera:

Adiós, noviembre. Hola, diciembre. Vamos a por ti, pero con esperanza y responsabilidad. ¿Te unes al reto?

2 comentarios en “Adiós, noviembre

  1. Buenos días Juanma, en mi caso, en Enero cuando vino a verme la enfermera de casos del Ambulatorio, y me vio mi estado de movimiento, me solicitó una cama articulada, una silla de ruedas y un andador, aparte de la documentación para tramitar la ayuda de la dependencia, pués bien, a los quince días recibí la cama articulada de la cual yo no estoy pagando nada y de lo demás no he recibido nada, más que nada te lo comento por el tema de la cama y no esté pagando un dinero por ella, que se ponga en contacto tu mujer con la enfermera de caso del ambulatorio.

  2. Muchas gracias por la información, Jorge.
    Desgraciadamente yo ya tengo experiencia en esto de la otra vez que estuve encamado y depende mucho de la disponibilidad. Por ejemplo, en ninguna de las dos ocasiones que la he necesitado había cama libre. En la primera ocasión me la prestaron unos amigos y en esta ocasión la hemos alquilado, aunque seguiremos preguntando…
    Ánimo y a seguir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.