Un nuevo ciclo de tratamiento

Lo prometido es deuda….

Tal y como comenté por aquí en un post anterior, he estado ingresado para recibir un nuevo ciclo de tratamiento en el hospital. Afortunadamente en esta ocasión he podido entrar en fecha y no ha habido que esperar para coger cama. Ya es el tercer ciclo, que empezamos el pasado viernes y terminé ayer mismo que me dieron el alta hospitalaria, aunque tengo que seguir haciendo un par de visitas ambulatorias al Hospital de Día para pincharme el Bortezomib y seguir tomando medicamentos en casa -la Lenalidomida 21 días en total-, ya que el ciclo completo consta de 28 días.

Estas visitas al Hospital de Día están programadas para mañana viernes pincharme el Bortezomib y el martes de la próxima semana un nuevo pinchazo, pero además este día tendré analítica y consulta con mi hematólogo para ver cómo vamos, ya que a la semana se suele producir una bajada de defensas, según hemos podido ver en los ciclos anteriores y quizás haga falta una transfusión de plaquetas, aunque no tiene porqué ser así. Además, el próximo jueves tengo cita con Traumatología para hacerme una radiografía de la rodilla izquierda que verá en consulta el traumatólogo para comprobar la evolución, que esperemos que sea positiva pues me duele mucho menos.

De momento parece que este ciclo me ha ido bastante mejor que los anteriores, pues no he notado ningún efecto secundario, como me ha pasado otras veces: falta de apetito, algunas náuseas… Esta vez parece que va la cosa mejor, aunque hay que esperar en los próximos días las posibles reacciones.

Estando ingresado me he hecho una resonancia craneal para ver cómo está la cosa por la cabeza y si se han reducido esos plasmocitomas que tengo. Esta es la prueba que más trabajo me cuesta, por lo agobiante y claustrofóbico que resulta el estar metido en esa máquina con la careta y la máscara que te ponen en la cabeza y el tubo pasando justo pegado a tu cara. Es la tercera vez que me la hago -ya me hice dos en Salamanca- y creo que esta vez he aguantado un poco mejor, aunque me he tenido que concentrar, rezar mucho, pensar en los míos, pensar en vuestro apoyo…. porque complicado es, pero lo conseguí de nuevo.

El resultado de la prueba parece que no ha salido muy mal, aunque tendrán que decidir los médicos con respecto a ellos. Se ha enviado el informe a Salamanca donde estaba participando en el ensayo clínico de las CAR-T para que lo estudien los responsables del ensayo y tomen una decisión al respecto por si podemos retomarlo. Seguiremos esperando…

Como siempre que ingreso el trato ha sido exquisito por parte de todo el personal sanitario que me ha atendido, mis enfermeras de hematología: Laura, Inma, María y Marta, mi enfermero Jose -Ezequiel estaba de vacaciones- siempre pendiente de mí, al igual que hacen con todos los pacientes y son auténticos profesionales. Gracias también a las doctoras Lucía y Nancy que me lo han explicado todo estupendamente como siempre hacen y también a las auxiliares de enfermería de Traumatología que han hecho su trabajo con una gran profesionalidad. Así da gusto, la verdad.

Hasta el domingo compartí habitación con Toribio, pero este día lo trasladaron a la planta de Hematología del Hospital General y me quedé solo en la habitación hasta ayer mismo que vino Alberto, un chico de 16 años que también venía a ponerse su tratamiento y que estaba acompañado por su madre, Lola. Coincidimos poco tiempo, pero pudimos entablar conversaciones muy interesantes y ya nos seguimos por redes sociales. Ánimo a los dos y seguro que salimos de esta.

Y no puedo dejar de acordarme una vez más por aquí de mi Merchi. ¿Qué haría yo sin ella? Todo el día acompañándome, pendiente de mí…. y es que ya se me acaban las palabras. ¿Y de vuestro apoyo qué decir? Pues que sin él me costaría mucho trabajo seguir, os lo aseguro.

Y cuando llegamos a casa nos reciben nuestras hijas y mi Patri me tenía preparada una sorpresa: la última grabación que ha hecho con su escuela de canto, que me la quería dedicar especialmente y que quiero compartir con vosotros por aquí. No dejéis de escucharla porque la verdad es que cada vez lo hace mejor. Pulsa sobre la imagen para escucharla:

«Por amarte así». Patricia Díaz

2 comentarios en “Un nuevo ciclo de tratamiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.