De nuevo hacia adelante

Ya comentaba en el post anterior que ha tocado pasar un nuevo bachecillo, del que todavía estamos intentando salir, pero parece que ya lo podemos dar por superado, a falta de conocer los resultados de las últimas pruebas y analíticas.

Hoy a primera hora ha venido mi enfermera Inma para sacarme sangre, por si hace falta ponerme más plaquetas o si estoy bajo de sangre. Continúa el tratamiento de antibióticos y, si todo va bien, me comentó ayer Lucía, mi hematologa de planta, que podríamos pararlo mañana domingo y el lunes irnos de alta para casa. Pero claro, eso será si todo está bien en estas últimas pruebas que me hacen y no me vuelve a dar ninguna episodio de bajada de tensión, tiriteras, etc.

Con mi enfermera Inma, todo simpatía y profesionalidad.
Y aquí estoy con María, enfermera manriqueña que es la alegría del hospital. No se puede tener más arte ni ser más profesional.

Estuve dos días completos en Observación del Hospital general, con sus noches correspondientes. Os puedo asegurar que pasé miedo, porque era constante la entrada y salida de personas, la mayoría de pacientes eran personas mayores con distintas patologías, muchos de ellos venían chillando, otros peleando con el celador… la verdad que era muy complicado, además casi todos ellos estaban monitorizados, los monitores no paraban de pitar, con lo cual pegar ojo allí era prácticamente imposible. El único momento más tranquilo y agradable era cuando mi Merchi entraba en la hora de visita… y encima me traía un regalito. Será que me lo merezco por buen paciente.

Calcetines del Sevilla FC de Pepe Pinreles

Estando allí me hicieron dos veces la prueba PCR, una rápida y otra normal. En ambos casos dieron negativo, pero yo seguía teniendo miedo de estar allí tanto tiempo, porque no paraba de ver entrar y salir pacientes: gente tosiendo, gente que no sabemos lo que tenía y yo bajo de defensas. Desde luego ese no era mi sitio, por eso reclamaba con tanta insistencia que me dieran una habitación en la planta de Hematología porque yo quería salir de allí. Yo era el único enfermo hematológico de la sala y creo que era el más joven. En un momento dado escuché a la enfermera preguntarle al médico: «¿Y qué hacemos con Juanma? Lo vamos a pasar a Observación de Traumatología que es más tranquila, porque aquí no puede estar más tiempo y no sabemos lo que puede tardar su traslado a planta. Así me lo explicaron.

Dicho y hecho. A eso de la una del mediodía del jueves me llevan a Observación de Traumatología, donde yo ya había estado en un ingreso anterior, y la verdad es que había una diferencia considerable: todo más espacioso, todo más tranquilo, mucho menos ruido y se está de una forma bastante agradable. Ahí estuve hasta casi la medianoche, en torno a las 12 de la noche llega un celador para subirme a planta, me lleva a la tercera planta de Traumatología, que ahora está ocupada por pacientes hematológicos y precisamente ocupo el sitio que había dejado mi amigo José ayer por la noche. Le dieron el alta y se fue con su mujer Reyes a su casa. Y además soy vecino de Sergio que está en la habitación de al lado y con el que compartí tantos días en la 8″ planta.

Tengo de compañero de habitación a Pablo, un chaval joven que se está tratando de su linfoma y que para este último ciclo de tratamiento que le queda ya -han sido 6- ha tenido que esperar más de un mes para poder ingresar. Estas cosas NO pueden pasar.

¡NO HAY DERECHO! Los enfermos oncológicos y hematológicos necesitamos recibir nuestros tratamientos en las fechas que están previstas, porque por algo están pautados así. Sí los ciclos son de 28 días,no de igual que sean de 36. Los que llevamos tiempo con esto llegamos a conocer el comportamiento de nuestra enfermedad y, en mi caso concreto, está más que demostrado que como pasé mucho tiempo sin tratamiento la enfermedad se viene arriba.

Y no le echemos la culpa de todo al covid, aunque gran parte de ella la tiene, ya que está colapsando los hospitales y dejando a personas con otras patologías en un segundo plano de atención sanitaria.

La situación de Hematología en el Virgen del Rocío creo que está saturada desde hace bastante tiempo. No conozco números y hablo desde mi experiencia personal, pero creo que no está bien dimensionada y la relación oferta-demanda está totalmente descompensada. Tengo la impresión que desgraciadamente el número de enfermos hematológicos ha crecido de una manera bastante considerable mientras que la oferta de camas y de sitios para poder recibir tratamientos e ingresos no ha crecido al mismo ritmo, es por eso que se produce el colapso y el tener que esperar tantos días para conseguir una cama en la planta de Hematología. Alguien le tiene que dar una solución a esto.

Ya por la tarde recibo una alegría doble: lo primero el comprobar que hemos alcanzado de forma sobrada el primer objetivo de la campaña de crowdfunding de mi segundo libro gracias a la generosidad de tanta gente que me quiere tanto:

Y ahora seguimos con fuerza para conseguir el 2º objetivo de 8000 € que mejorará las condiciones del libro. Puedes hacerte mecenas desde este enlace: http://bit.ly/34FAkkG

Y la segunda alegría me vino por este magnífico vídeo que me prepararon la gente de Libros.com para celebrar que habíamos llegado al objetivo. Muy emocionado y agradecido de corazón. No os lo perdáis porque merece mucho la pena:

2 comentarios en “De nuevo hacia adelante

  1. Otro bache p’atras Juanma, que seguimos siendo imparables.
    Qué razón tienes con lo de la falta de previsión y dimensionamiento, y ahora, con la COVID ya tienen excusa preferente. Esto es de juzgado…
    Bueno, los pinreles los vas a tener bien calentitos jajaja, qué bonitos son.
    Mucho ánimo y a seguir así Juanma, que eres la luz que nos guías junto con esa estrella que te acompaña y que, por una vez, no tiene esos nombres tan raros que les gustan a los cosmólogos.
    Muchas gracias Merchi por el amor que le demuestras a Juanma.
    Sois los mejores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.