Soy una persona afortunada

Tengo que reconocer que estoy rezando más que nunca. Mi madre siempre me decía cuando yo era pequeño y me iba a la cama: «reza, Juanma, que no se te olvide rezar, pide por todos nosotros, que seguro que nos ayudan los que están ahí arriba». Y yo unas veces rezaba, otras veces se me olvidaba y otras veces me dormía del tirón y nada. La mayoría de las veces no rezaba, soy creyente, soy católico, pero la verdad es que no soy muy practicante.

Anoche sí recé y pedí por toda la familia de los #yomecuro, para que podamos seguir con fuerza afrontando nuestras respectivas enfermedades y podamos llegar a la curación o, al menos, poder controlar la enfermedad. Y esto cada noche. Por supuesto, también pido por mi familia, por mis amigos y por todos los que me rodean, para que sigamos con fuerza empujando para conseguirlo.

Ayer fue mi primer día completo en casa tras el alta hospitalaria. Me trajeron temprano la cama articulada que hemos alquilado, vinieron dos chavales que la montaron y nos explicaron su funcionamiento, aunque nosotros sabemos de sobra cómo funciona, y nos la dejaron montada en el salón. La verdad es que la cama está casi nueva y es muy cómoda. Vino mi amigo Carri para pasarme del sillón a la cama y ya desde entonces no me muevo de ahí.

Me considero una persona afortunada, sobre todo por la buena gente que me rodea: mi familia, mis amigos, la gente que me sigue por las redes sociales… Es impresionante el apoyo que estoy recibiendo, lo cual hace que no pueda parar y tenga que seguir con fuerza para conseguir el #yomecuro. Ayer hablé por teléfono con cantidad de gente, recibí mensajes de un montón de amigos e incluso pude hablar con mi compañero de habitación Sergio, con mis doctoras Marta y Mariví, e incluso con mi médica de familia Ángeles, que también me llamó para interesarse por cómo estaba y se ofreció para cualquier cosa que necesitara. Cuando yo digo que lo más importante de esta vida son las personas es por algo y cuando uno está rodeado de tantas buenas personas mejor aún.

En el hospital he tenido buenísimos médicos, enfermeros, enfermeras y auxiliares, pero ahora aquí en casa tengo la mejor enfermera de todas, que es mi Merchi, aunque no tenga titulación, pero me controla las constantes, los medicamentos, me pincha la heparina y todo lo que haga falta. Y también tengo la mejor auxiliar de todas, que es mi Patri. Ella sí tiene la titulación. Cada una de ellas ejerce su labor de una forma magnífica, siempre pendientes de mí, que no me falte nada y pendientes de cualquier cosa que necesite. Soy muy afortunado.

Y ya por la tarde veo el siguiente tweet del periodista Víctor García-Rayo, que ha escrito un artículo en Andalucía Información que es para quitarse el sombrero:

Me emocioné mucho al leerlo, lo compartí en las redes y la verdad es que recibí una gran cantidad de comentarios positivos. Le he pedido permiso a Víctor para que este artículo forme parte de mi segundo libro, tengo el permiso concedido y, por tanto, formará parte de este segundo libro «Y seguimos siendo imparables…» Mil gracias Víctor, me ha encantado. Soy muy afortunado.

Ayer por la tarde me llama mi amiga y compañera Paqui para decirme que tenemos que hacer mi cena de jubilación de forma virtual, porque quieren entregarme los regalitos que me habían comprado para la cena de jubilación que teníamos prevista para el pasado viernes 13 de marzo, justo cuando empezó el confinamiento. Tuvimos que suspenderla, se aplazó para septiembre u octubre, pero como la cosa sigue como sigue, ha habido que, de momento, volver a suspenderla. Pero quieren entregarme el regalito y haremos una videoconferencia para hacer la entrega virtual y para yo poder agradecérselo a todos los que han participado, que me consta que no han sido pocos. Será el próximo jueves día 8 y estaré encantado de ver las caras de tantos compañeros y compañeras, actuales y de otras épocas, aunque sea a través de una pantalla de ordenador, encantado de ver a tantos amigos y tantas amigas. Soy muy afortunado por ello. Ya estoy nervioso…

Y mientras escribo esto mi mujer ha bajado a mí club social para recoger mi desayuno, pues mi amigo Carri dice que no me va a faltar el desayuno que tanto me gusta mientras esté por aquí. ¡Qué tío más bueno! Afortunado de ser su amigo y casi hermano. Con él al fin del mundo.

4 comentarios en “Soy una persona afortunada

  1. Afortunado!!!. claro que debes sentirte afortunado ..porque hay mucha gente que te quiere,te apoya y te cuida.
    Otras que como yo no te conoce (ya me gustaria)..también se sienten muy afortunados de leerte y yo sobre todo de escucharte.
    Precioso el artículo…la verdad que merece que lo incluyas en tu próximo libro.
    Ay esta Merchi!!!.cómo está ahí al pié del cañón…que valen las personas así…cuánto dan y que bien hacen, igual que tus hijas..
    Yo no soy mucho de rezar Juanma…pero si de pedir.. por eso pido cada día que vayas mejorando y que llegue el momento de que estés bien.
    Bueno espero que disfrutes estos días de tu familia y que la pierna no te de mucha lata.
    Un abrazo campeón..😘😘💪💪

Responder a Juanma Diaz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.