Otro finde en el hospital

Segundo fin de semana que paso ingresado en esta habitación del Hospital Virgen del Rocío desde que ingresé el pasado 9 de septiembre. Yo siempre digo que entramos en «modo hotelito» porque a la ausencia de pruebas específicas y la bajada de movimientos de personal se une que solo viene a verte el médico de guardia para hacer una visita rápida de control o en caso de urgencia, claro está. Pero si los días normales se hacen largos, los sábados y domingos ni os digo…

Mañana lunes termino con el último pinchazo de Bortezomid y podríamos pensar en que me darían el alta, pero lo veo difícil tras la visita que me ha hecho esta tarde Marta, mi hematóloga, que es quien estaba hoy de guardia. Le comenté que hoy por primera vez desde que estoy ingresado me he pasado de la cama al sillón y he estado buena parte de la mañana sentado en él. Me ayudaron mi mujer, Laura, la auxiliar y María, la celadora. La verdad es que hicimos el traspaso bastante bien y costó menos trabajo del esperado. Pero además es que las tres son unas cracks.

Lo que sí he podido comprobar es que la pierna izquierda me sigue doliendo y el dolor es prácticamente igual que al principio, pero para que me duela tengo que mover la pierna. Si estoy tumbado sin moverla no me duele, pero en cuanto la muevo un poquito el dolor aparece y de forma bastante intensa. Se lo comento a Marta y me dice que intentarán que vengan a verme esa pierna los traumatólogos. La verdad es que prefiero que sea así porque en estas condiciones tampoco creo que pueda estar muy bien en casa.

Mañana también están citadas mis hermanas Chari y Auxi para hacerse las pruebas de compatibilidad por si puede ser alguna de ellas donante de médula para mí. Es una nueva puerta que se abre y que tenemos que intentar: el trasplante alogénico. Este trasplante es de donante externo. Primero se comprueba la compatibilidad de los hermanos y, si no fuera posible, se acudiría al REDMO, que es el Registro Mundial de donantes de médula. De ahí la importancia de concienciar a la gente para que se haga donante de médula si cumple los requisitos.

Una puerta más que se abre, lo mismo que la de las células CAR-T no es una puerta que se haya cerrado definitivamente. De momento estoy recibiendo este tratamiento de quimio fuerte y varios fármacos y cuando llevemos varios ciclos repetiremos pruebas y veremos por dónde tiramos. Esto es lo mejor de todo, el saber que hay opciones disponibles y el saber que estoy en manos de magníficos profesionales. De todas formas lo que más me preocupa ahora es el dolor de la pierna, a ver si conseguimos arreglarlo de alguna forma.

¿Y cómo se llenan tantas horas de fin de semana sin movernos de la misma habitación? Afortunadamente mi Merchi y yo compartimos habitación con Jose y Reyes. Nos llevamos muy bien los cuatro, hablamos mucho, nos contamos anécdotas y experiencias… En definitiva, una alegría poder compartir estas horas que ninguno queremos pasar aquí con buena gente. Lástima que seguramente pronto nos separaremos, pues Jose debe ir a una habitación de aislamiento para seguir recibiendo su tratamiento y se trasladará en estos próximos días en el momento que haya una cama libre en la primera planta.

Con Merchi juego al triominos a través de nuestros respectivos móviles y nos picamos a ver quién gana más partidas. Y después las distracciones habituales: leer en mi Kindle, escribir en este humilde blog, trasteo por las redes sociales… Y hoy me he visto en el móvil tres partidos de la Liga: el Cádiz, el Betis y el Madrid. Bueno, medio los he visto… Mi Sevilla tiene un partido muy importante y difícil el próximo jueves, la Supercopa de Europa frente al Bayern.

Hoy también he aprovechado para mandarles a los de Libros.com la propuesta de mi segundo libro. Se titulará «Y seguimos siendo imparables… » y es la continuación de ese «#SomosImparables #SeguimosJuanma» que tantas satisfacciones me está dando. Y además Marta, mi hematóloga, escribirá el epílogo de dicho libro. Se lo he propuesto hoy y ni lo ha dudado. Encantado. Muchas gracias, Marta.

Empezamos mañana una nueva semana de ingreso en la que esperamos seguir con fuerza y confiados en tener buenas noticias por parte de los médicos.

2 comentarios en “Otro finde en el hospital

  1. Lo que tienes que tener seguro es que hay más oportunidades y que de una manera u otra lo vas a conseguir.
    A ver si puede ser que te alivien la pierna por lo menos si te levantas aunque sea para sentarte en el sillón que no te duela.
    Es verdad como tú bien dices lo días ahí se hacen largos,
    pero por lo que veo tú sabes aprovechar el tiempo.
    Deseo de todo corazón que todas las posibilidades que se presenten para tu curación sean buenas y que poco a poco vayas superando todo.
    Muchos ánimos y fuerza también para tu compañero José.
    Un fuerte abrazo y muchos besos y vamos pa’lante Juanma..todo lo bueno llegará estoy segura.
    Besos también para Merchi..
    😘😘😘😘

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.