Los días malos existen

Ahora que me encuentro un poco mejor después de un día complicado, escribo este post, cuando está a punto de acabarse este martes 15 de septiembre que tan cuesta arriba se nos ha hecho a los que estamos en la habitación 818 del Hospital Virgen del Rocío. Mi compi Jose lo ha pasado peor que yo, porque ha tenido bastante fiebre durante todo el día. Yo he tenido mal cuerpo, me he encontrado muy flojo, aunque afortunadamente no he tenido fiebre. Los dos hemos perdido el apetito y nos ha costado comer algo durante todo el día, aunque nos hemos obligado pues bajo de defensas y sin comer no se puede estar.

Estos son los efectos secundarios de la quimio que ambos estamos recibiendo. A él le queda hasta el sábado y yo termino hoy. Calculo que en un par de horas habrá entrado en mi cuerpo serrano la última gota de ese líquido que está guardado en esas bolsas y que entran en mi cuerpo usando una bomba de perfusión a través del PICC.

Todos sabemos que la quimio es cañera. El objetivo principal es acabar con lo malo que tengamos en nuestro cuerpo, pero siempre suele haber algo más, esos efectos secundarios que desde luego no siempre se producen y, si se producen, tampoco se les refleja de la misma forma a todo el mundo.

Puedo decir que, después de tantos tratamientos recibidos con tantos fármacos y medicamentos distintos, he soportado bastante bien de forma general todo lo que me han ido poniendo, salvo casos excepcionales como el de hoy.. Y esto es porque los tratamientos están cada vez más conseguidos, pues intentan que, además de hacer su efecto contra la enfermedad, el paciente sufra lo menos posible.

Aún así siempre hay días como el de hoy, en el que te encuentras mal y lo único que quieres es que pase pronto para seguir al dia siguiente con todas las fuerzas posibles, como espero que así me ocurra mañana. Y a Jose también. Es en estos momentos cuando cobra vital importancia el papel de tu acompañante. Me quito el sombrero ante mi Merchi y ante Reyes -la mujer de Jose- porque no se puede gestionar mejor el día de hoy que como ellas lo han gestionado. Gracias a las dos. Sois geniales.

Y mañana seguiremos….y esperemos que en condiciones normales porque ya sabemos que los días malos existen, está claro, pero que, sean pocos. Los días buenos tienen que ganar por goleada…

Para terminar os dejo esta foto de ayer cuando me rapó Merchi -se me estaba empezando a caer el pelo-. En ella estoy sin gafas -hacía mucho que no me hacía una foto sin gafas- y sonriendo. Esto que nunca falte, por favor.

12 comentarios en “Los días malos existen

  1. Buenos días…espero que hoy tanto tú como Jose
    estéis mejor.
    De corazón lo deseo..y que estos días malos sean como tú dices perdedores por goleadas a los buenos.
    Os mando todo mi ánimo y todo el apoyo del mundo.
    Y así es como me gusta verte….aunque estés sin pelo y sin gafas..SONRIENDO.
    Vamos Juanma !!!
    Esto lo vas a conseguir a pesar de estos días malos.
    Un abrazo para tí..para José y también para ellas…las que luchan a vuestro lado.
    Yo por mi parte seguiré «escuchándote» y lo haré en los días malos y en los buenos.
    Un fuerte abrazo y por favor no rendiros…😘😘💪💪

  2. Los días malos existen, pero para eso está la gente buena, para ganarles y hacer que lleguen los días buenos.

    ¡Qué grande eres Juanma!
    Ánimo
    #yomecuro
    #SeguimosJuanma
    #Somosimparables

  3. Así me gusta verte sonreír, eres la caña aún en los peores momentos eres capaz de sacar una sonrisa, eso que nunca falte.Espero que los días malos pasen rápido, seguro que será así.Animo a Merchi, a tu compi de habitación José, a su mujer y a ti toda la fuerza del mundo.Cuidarse por allí…aquí ya mismo confinados otra vez ya verás….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.