Retomando el #yomecuroOnTour

Hoy, último día de agosto, final de vacaciones para muchos y vuelta a esa nueva normalidad de la que tanto se habla y que podrá ser cualquier cosa menos normalidad con lo que nos está tocando vivir con la dichosa pandemia, a mi me tocaba volver a Salamanca para continuar con las pruebas con vistas a la infusión de las células CAR-T que están previstas para la próxima semana, si todas estas pruebas previas van bien, claro.

Pero encima he llegado a tierras charras con ese problema añadido que ya os he contado por aquí con el dolor tan intenso que tengo en la pierna izquierda y que ha hecho que vuelva a perder la movilidad. Por eso en esta ocasión mi sobrino Migue nos ha acompañado a mi Merchi y a mí, porque la pierna no puedo apoyarla en el suelo y para cualquier movimiento me tengo que apoyar en él. Por ejemplo. para pasarme de la cama a la silla de ruedas o para montarme en el taxi de Jesús para viajar de Sevilla a Salamanca.

Volvimos a alquilar el mismo apartamento donde estuvimos el mes pasado pues estuvimos muy bien ahí. Llegamos sobre las once de la mañana, soltamos el equipaje y Migue se quedó en el apartamento porque no puedo estar con más de un acompañante en el hospital. Nos llevó a Merchi y a mí Jesús al hospital. Empezamos como siempre en la zona de ensayos clínicos con la extracción de sangre para la analítica, hoy con Patri, que me dijo que ya se había leído mi libro y que le ha gustado mucho. Gracias, simpatía, me alegro mucho.

Esperamos un tiempo prudencial para que estuvieran los resultados de la analítica y entramos en la consulta de la doctora Verónica González, la hematóloga que me vería hoy. Yo tenía la pierna muy hinchada y nos comentó que le preocupaba que pudiera tener una trombosis, por lo que me mandó una ecografía de urgencia -una eco-doppler- para descartar que hubiera trombosis. Nos confirmó que en el informe del último PET-TAC se detalla que el mieloma ha atacado ahora en la rodilla izquierda y también hay ahí un plasmocitoma que es el que me está produciendo el dolor. El objetivo es intentar acabar con este dolor porque las CAR-T serán las que se encarguen del plasmocitoma.

Nos fuimos a radiología con el volante que nos dio la doctora y rápidamente me atendieron. Me costó mucho subirme a la camilla por el dolor, pero gracias a las auxiliares y al celador lo hicimos despacito para que me doliera poco, aunque aún así el dolor estaba bastante presente, pero intenté quejarme y chillar poco.

Una vez terminada la ecografía nos fuimos al Hospital de Día, donde Verónica vendría a buscarnos a la Sala de espera para darnos el resultado de la eco, el informe de la consulta y la medicación a tomar para aliviar el dolor. Así lo hizo, nos confirmó que no había trombosis -menos mal-, nos entregó la documentación, nos lo explicó todo y nos dijo que esperáramos que nos trajeran desde la farmacia los medicamentos. Y que mañana tendría la resonancia craneal a las diez de la mañana.

Pasadas las cinco de la tarde terminamos, vino a recogernos Juanlu y de nuevo la odisea de montarme en el coche por culpa del maldito dolor. Lo hice con dificultad porque ya digo que cualquier movimiento por pequeño que sea de la pierna izquierda hace que me duela mucho y en este caso tengo que encoger bastante la pierna para meterla en el coche y después para sacarla. Me ayudó Juanlu en el hospital y Migue al llegar al apartamento.

Ya solo quedaba intentar descansar lo que se pudiera, hablar con la familia, contestar mensajes y llamadas de amigos y responder con «me encantan» y «me gustan» los mensajes de ánimo y tan cariñosos de tanta y tanta gente…

Y sin dejar de pensar en lo que me espera mañana: una resonancia magnética craneal cuyo resultado es fundamental para seguir adelante y que tan desagradable es como prueba, como ya os conté hace poco más de un mes. Además de tener la cabeza aprisionada, de tener ese tubo pegado todo el tiempo a la cara y de tener la mascarilla puesta, a eso hay que añadirle el dolor de la pierna y el tener que estar tumbado en la camilla de la máquina unos 45 minutos. Pero tengo que aguantar y superarlo como sea. Rezaré, pensaré en cosas bonitas y me acordaré de todos vosotros. Me ayudará sin duda.

No sé si esta noche podré dormir algo. Os lo contaré…

8 comentarios en “Retomando el #yomecuroOnTour

  1. Eres un VALIENTE..sí, en mayúsculas , porque le echas las más absolutas de las ganas a curarte, y lo vas a conseguir, de eso estoy seguro.
    Ejemplo de actitud, fuerza, ilusión , esperanza y tantos adverbios positivos que se me pudieran ocurrir.
    Empecé a seguirte en Twitter a raíz de nuestro querido Valentín y desde entonces tus progresos son motivos de alegría para mí al leerte, y por el contrario los contratiempos mencionados me hacen sentir mal el día que los leo..pero así es este camino de este viaje que llamamos vida y que ,muchas veces injusta ,tenemos que vivirla de la mejor de las formas posible, y en eso querido Juanma eres el number one..
    Te deseo que todo vaya fenomenal y que esta vez sea la buena , estoy seguro de que será .
    Te mando mucha fuerza desde San Luis de Sabinillas (pueblito costero de Málaga)..somosimparables, seguimosJuanma,yomecuro

    Un abrazo y lo dicho..a por todas campeón

  2. Espero y deseo que todo marche muy bien, desde luego si existiese 1 campeonato de personas fuertes, pero no fisicamente que ya los hay, me refiero a fuerza interior, sin duda ese te lo llevarias de calle.
    Animo y a seguir quitando piedras. 1 fuerte abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.