Nunca estaré solo…

Hago mío el lema del Liverpool, ese equipo de fútbol inglés que tanto me gusta… El «You´ll never walk alone«, ese «Tú nunca caminarás solo» que con tanta pasión cantan los seguidores del equipo rojo en Anfield. Bueno, cuando se podía asistir a Anfield, porque ahora está la cosa como está…

Fue poner esta mañana este comentario en Twitter y en Facebook y no parar de recibir «Me gusta» y comentarios de familiares, amigos y seguidores. Mensajes de apoyo, de ánimo, de esperanza, de decirme que nunca estaré solo y de que esta va a ser la buena. Como ha venido siendo hasta ahora y estoy seguro que seguirá siendo.

Me considero una persona muy afortunada: por la familia que tengo, por los amigos que tengo, por los seguidores que tengo… Día a día recibo su empuje y su fuerza para seguir adelante y esto me hace no desistir. Este apoyo junto a estar en tan buenas manos de profesionales médicos y todo el personal que me está atendiendo en el Hospital de Salamanca hace que yo también piense que esta va a ser la buena y que este tratamiento con células CAR-T va a ser el que me va a llevar al #yomecuro.

Estamos en proceso de preparación. A principios de este mes de junio me hicieron la aféresis para la extracción de los linfocitos, que ahora mismo están en «su entrenamiento». Mientras tanto estoy recibiendo un tratamiento de tres medicamentos que estoy tomando por vía oral -Dexametasona, Lenalidomida e Ixazomib- y que terminaré el próximo martes 23, porque es necesario suspender la medicación al menos quince días antes de recibir la infusión de las células CAR-T, que está previsto que sea a partir del 6 de julio. A partir de ese día ingresaré en el hospital, me haré las pruebas previas -incluído el test del covid, que ya será el tercero que me haga- y empezaremos con el proceso. Está previsto estar por allí al menos quince días ingresado y otros quince por allí cerca con visitas constantes al hospital para distintos controles. Por exigencias del protocolo covid no podré tener acompañante en la habitación, por lo que tendré que estar solo, pero será solo fisicamente, porque está clarísimo que yo me sentiré más acompañado que nunca. Lo importante es que todo salga bien, lo demás siempre será secundario.

Mi Merchi, como siempre, viajará conmigo y aunque no me pueda acompañar en el hospital sé que estará muy cerquita como siempre está. A partir de la semana que viene concretaremos más detalles porque la fecha cada vez está más cerca. Quiero destacar una vez más el trabajo que realiza todo el personal con el que tengo contacto de una u otra forma -Servicio de Hematología, Ensayos clínicos, Coordinación de CAR-T…-. Están muy coordinados, muy pendientes de los pacientes y manteniéndonos informados en todo momento.

La impaciencia, la intranquilidad y la incertidumbre también aparecen, es inevitable pues uno no es de piedra y soy consciente de que estoy a las puertas de un tratamiento que puede ser muy importante y definitivo para poder con mi mieloma múltiple. Vamos a poder con él… todos juntos, porque yo nunca estaré solo…

#SomosImparables #SeguimosJuanma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.