Lecciones de vida (5)

Retomo esta categoría de «Lecciones de vida» para contaros tres experiencias vitales que he podido vivir en estos últimos días.

La primera de ellas tiene mucho que ver con la situación que estamos viviendo debido al estado de alarma provocado por la pandemia del coronavirus. Parece que pronto vamos a entrar en la Fase 1 de desescalada en la mayoría del país para ir saliendo del desconfinamiento y abriendo empresas y negocios de manera progresiva. Pero además de la alarma sanitaria generada con un gran número de afectados y fallecidos por el dichoso coronavirus -sin duda, la peor noticia de todas-, otro gran problema es la gran crisis económica que se nos ha venido encima y de la que va a costar salir: muchos parados, muchos ERTEs, muchos autónomos con problemas… y mucha gente que no tiene ni para comer. Como dice mi amigo Castro, gente que tú jamás esperarías que fuera a pedir comida para alimentar a su familia.

Pues bien, son muchas las iniciativas organizadas por entidades y particulares para ayudar a estas personas y es que lo más positivo que nos ha traído esta pandemia es comprobar la solidaridad de la gente y la cantidad de buena gente que hay, algo que yo ya sabía y que os he reconocido por aquí mas de una vez. Un ejemplo: desde la diputación de caridad de mi Hermandad de San José Obrero han organizado una campaña de recogida de alimentos para ayudar a esas familias necesitadas. Todos los días se recogen alimentos y dinero para comprar y se entregan a las familias que lo solicitan. Ahora mismo esto es una prioridad y ahí tenemos que estar para ayudar. Con mi familia y con mis amigos de la «Liga solidaria» hemos hecho nuestras aportaciones.

La segunda lección: desde que empezamos el confinamiento y se cerraron los centros educativos son muchas las iniciativas que se han llevado a cabo por parte de los docentes para atender al alumnado de la mejor forma posible usando las redes, las videoconferencias y las aplicaciones de aprendizaje online. Aunque desde luego que fácil no es, pues faltan muchos recursos, es todavía más complicado atender a la diversidad del alumnado y se hace aún más patente la brecha digital que existe.

Pero una de las experiencias que más me ha gustado es la que viene haciendo mi amiga María Barceló con su alumnado de 6º de Primaria del CEIP Menéndez y Pelayo de Valverde del Camino. Cada día trae a un invitado a su clase que comparte algún tema interesante con su alumnado a través de videoconferencia. Pues bien, hace un par de días tuve el honor de que me invitaran a su clase para contarles mi experiencia afrontando mi enfermedad, para hablarles de la importancia de la donación de médula, de apoyar la investigación y de ser solidarios. Los chicos y chicas estuvieron muy atentos e interesados en lo que les contaba y me hicieron bastantes preguntas. Muchas gracias a María y a todos ellos. Yo me lo pasé genial. Grabamos la sesión -dura poco más de una hora- y si te apetece puedes verla en este enlace.

Y por último: ayer tocó saltar la piedra que se puso en el camino para seguir adelante. Nuevo viaje a Salamanca acompañado de mi Merchi, con nuestro chófer Jesús, para realizarme las pruebas previas que requieren el nuevo ensayo clínico en el que voy a participar a propuesta de mi hematóloga Mariví Mateos. Este ensayo conlleva un tratamiento con anticuerpos biespecíficos, una técnica muy novedosa y que parece que está dando muy buenos resultados.

Me hice un aspirado de médula, extracción de sangre para analitica, análisis de orina, electrocardiograma, comprobación de peso, de altura y de constantes… Y en la consulta de la hematóloga Verónica González me explicó las condiciones de este ensayo, me facilitó toda la información por escrito y firmé la autorización. Y todas nuestras esperanzas puestas en este nuevo tratamiento. Este va a ser el bueno, el que me va a llevar al #yomecuro, el que va a conseguir parar mi enfermedad y que entre en remisión.

Las primeras sesiones de este nuevo tratamiento tendré que recibirlas ingresado, pues es muy posible que me dé fiebre y hay que controlarla. El medicamento se puede recibir de forma intravenosa o de forma subcutánea. Los responsables del ensayo comunicarán a mi hematóloga cuál es el que me corresponde y empezaremos con ello en 2-3 semanas. Así que de momento a esperar que contacten conmigo, a seguir con el confinamiento y con los paseítos mañaneros para seguir ganando movilidad.

A seguir cuidándose…

9 comentarios en “Lecciones de vida (5)

  1. Juanma, esta será la buena, es lo que deseamos todos. Julia, Consuelo y yo te mandamos el más fuerte de los besos, pero tendrás que quitarte esa careta de protección eh!! jajaja

  2. Pingback: Entrando en clases ajenas | Blog de Juanma Díaz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.