Y nos rodeamos de imparables…

Ayer celebramos el «Día de los imparables», tal y como os venía anunciando por aquí todos estos días anteriores y la verdad es que no sé cómo me va a quedar este post, poque todavía me dura la emoción de todo lo vivido ayer.

De momento os voy a dejar un pequeño resumen y en los próximos días iré completando el post con fotos y vídeos del evento.

Empezamos con la organización tempranito, gracias a un equipo formado por Merchi, Vero, Patri, Migue, Carri, Noelia, Elías… y yo ayudando en lo que podía. Había que poner a enfriar los botellines con hielo -fundamental-, había que preparar los montaditos, colgar los carteles, preparar la mesa informativa y de venta de objetos y montar todo el tinglado técnico para tener música y karaoke. Y en una esquinita se montó todo lo necesario para hacer el arroz. Fue todo muy bien y la verdad es que en un rato estaba todo listo.

El evento empezaba a las 13:30, pero bastante antes empezó a llegar gente y se empezaron a vender los primeros objetos solidarios (pulseras, bolígrafos, cuadernos, abanicos…), todos con precios baratitos -entre 1 y 3 €- y todo lo recaudado iría de forma íntegra como donativo a la Fundación Josep Carreras contra la leucemia.

Y a las 13:30 se abre la barra y se empiezan a pedir los primeros botellines y montaditos -al precio de 1 €- mientras se termina de hacer el arroz… y empieza a venir más gente… Y a las 14:00 se empieza a repartir el arroz, con la oferta de arroz + botellín 1 €… y sigue viniendo más gente… Y el arroz que se acaba rápido… y los botellines también -había más de 400-. Impresionante la cantidad de gente que vino, la de sorpresas que me llevé, la de gente que pude saludar, la de buenos deseos recibidos, a la de gente que pude conocer por primera vez…

La verdad es que hubo un momento de desborde porque no se podía abarcar más, pero toda la gente comprendió que esto era así y ya está. ¿Que había que esperar para conseguir montaditos? Pues se esperaba y mientras charlábamos, intercambiábamos experiencias o cantábamos. Esta es la pequeña espinita que me queda: que no te pudiera atender como tú te merecías, pero es que entre tanta gente era prácticamente imposible. Pero sé que lo comprendiste…

Hay que reconocer que las condiciones de la convocatoria no eran las más idóneas para asistir: un sábado de final de junio a mediodía, con las calores que están haciendo y compitiendo con irse a la playa o a la piscina. De hecho, me consta que mucha gente se quedó con las ganas de venir precisamente por uno de estos motivos. Pero a pesar de todo la asistencia fue brutal, creo que nos lo pasamos todos muy bien, se colaboró con una buena causa -que era el objetivo principal- y por todo ello estoy muy contento.

Me encantó que viniera gente de mi familia -nunca fallan-, compis de profesión con los que he compartido muchas cosas, compis de mi instituto; dos grandes que me sorprendieron mucho: Sonia y Domingo, con los que me une una gran amistad desde hace tiempo; amigos del grupo de padeleros -que tan abandonado tengo por razones obvias, pero que volveré-; ex-alumnos de mi IES Chaves Nogales -¡qué grandes son estos chavales y cuánto me emocioné con ellos!-, compis de mi coro de San José Obrero y amigos de la Hermandad -¡vaya lote de cantar que nos pegamos, miarma!-, amígos míos desde chiquitito -tampoco fallan nunca-, amigos que esta enfermedad me ha traído a mi vida, pues compartimos la misma lucha -Raúl, Juan, Fidel…-, profesionales del mundo sanitario -¡qué calidad humana tienes, Isa! Más gente como tú hace falta en este mundo-; gente que solo conocía por las redes sociales y que por fin pude desvirtualizar ayer -Elisa y su marido, Cayetano…-; amigos y clientes de Carri -gracias por vuestros cantes, Emilio y Juanmi: ¡espectacular!-; amigos y amigas de mi Patri, que también cantó…. En definitiva, mucha buena gente que vino con la idea de acompañarnos en este día y colaborar con una buena causa, que era el objetivo principal del evento.

Tengo que hacer las cuentas definitivas y publicar lo recaudado porque, como siempre, la transparencia será máxima. Que no quede la mínima duda de que cada euro recaudado irá de forma íntegra a la Fundación. Eso sí, tengo que seguir peleándome con mi amigo Carri para que la historia de ayer no le cueste el dinero, porque bastante hizo con poner su local a nuestra disposición, su trabajo y el de su mujer, que fue impresionante… para que encima paguen ellos toda la bebida y comida que hubo. Me está costando trabajillo, pero lo voy a conseguir…

Y de momento para finalizar solo me queda dar las gracias a todas las personas que, de una u otra forma, colaboraron para que este evento del Día de los imparables fuera todo un éxito. Agradecimiento especial a Carri y Noelia por su implicación, disposición y trabajo desde el momento en el que les comenté la idea; a mi familia, por el lote de currar que se pegaron también -lo del monumento a mi Merchi ya lo hablamos otro día, pero hay que hacerlo-; a Elías, por lo campeón que es y estar ahí siempre cuando lo necesito; a ti que viniste y colaboraste con tu presencia, con tu compra, con tu solidaridad, con tu sonrisa, con tu charla, con tu cante, con tu baile…; a ti que no pudiste venir y colaboraste a través de la fila 0, o me mandaste ese mensaje de ánimo, o me retuiteaste o te gustó lo que íbamos publicando… Es una suerte estar rodeado de gente tan maravillosa, gente tan imparable que vamos a conseguir que las enfermedades de la sangre se curen de una manera definitiva. Estoy seguro de ello.

Lo hemos probado y nos ha gustado, así que amenazamos con volver en el Día de los imparables 2020… #imparablescontralaleucemia #donamédula #haztedonante.

Y el martes empezamos con el ensayo clínico en el Hospital Virgen del Rocío, el que va a hacer que me remita la enfermedad; sí, ese…

2 comentarios en “Y nos rodeamos de imparables…

  1. Gracias por ser como eres Yoni. Un fuerte abrazo y todos adelante contigo. Y desconozco si hay fila cero en estos días de los imparables. Sí, ya se que la convivencia es lo que de verdad enriquece, pero somos muchos los que nos gustaria colaborar aunque sea desde la distancia. Si hay fila cero ya bien, pero si no con un bizum mismo lo arreglamos para la próxima , ok?

  2. Muchas gracias por estar ahí, amigo Jaime. Voy a dejar habilitada lo de la fila 0 unos días porque varias personas me lo han pedido. De hecho, nuestro amigo Fernando me ha mandado un bizum hoy mismo con su aportación. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.