Soy auxiliar de enfermería

Soy tu Auxiliar de Enfermería

Los que me conocéis o pasáis por este humilde blog de vez en cuando, sabéis que no soy auxiliar de enfermería, pero hoy y todos estos días anteriores me siento como uno de ellas. ¡Soy auxiliar de enfermería! Y es que en 38 días que llevo ya ingresado en el hospital he podido coincidir con muchas de ellas -todas mujeres, eso sí- y el trato y la cercanía ha sido y está siendo en todo caso excelente, por lo que quiero desde aquí rendirles mi homenaje particular a todas ellas.

Tampoco tengo ninguna queja de la atención y la información recibida por parte del resto del personal sanitario: médic@s, enfermer@s, celadores, personal de reparto de comida, limpiadoras… todo genial, que hace que la estancia por aquí sea más llevadera, aunque sigo pensando que los días aquí son de, al menos, 36 horas…

Y eso que las condiciones laborales de las que disrutan no son las más aconsejables, pues tienen ratios de atención altos, mal cubiertas las vacaciones y permisos, medios escasos en ocasiones y otras limitaciones que no les impiden hacer su trabajo con tantísima dignidad profesional. Y es que en la Sanidad pública andaluza tenemos unos profesionales que ya quisieran tener en muchos sitios, de España… y del extrnjero. (Lo mismo que ocurre en la educación andaluza, por mucho que por ahí digan).

Mis auxiliares: Emilia, María, Carmen, Mari Ángeles, Charo, Paqui, Alicia, Loli, Fani, Mariluz, Mercedes, Rafaela, María José… ¡qué manera de trabajar! ¡Cuánta dulzura y cariño hacia los pacientes! Me faltan fotos con algunas de ellas, pero me las haré, os lo aseguro.

Hoy les toca a ellas, mi homenaje humilde y particular a mis ángeles de la guarda, a las que me cuidan, a las que me miman y nada más que tienen palabras de ánimo y agradables hacia mí y hacia todos los que por aquí estamos sin querer estar. Sois geniales, de verdad. Vuestro trabajo, como el mío, tiene mucho de vocacional, porque cuando se trata con personas las cosas no son iguales que cuando se trata con objetos o cosas sin sentimientos. Y la humanidad debe estar a flor de piel. Y a vosotras os fluye a borbotones…

No es agradable estar encamado y que ahí te tengan que lavar, cambiar, etc. y ahí están ellas como si les fuera la vida en ello. Son auxiliares, son profesionales, son vocacionales… y eso se nota. De aquí he sacado yo un montón de amigas para que cuando pueda salir de este hospital podamos compartir una cervecita SIN.

Y no quiero terminar este post sin acordarme de otra auxiliar de enfermería que, aunque aún no haya ejercido como tal, estoy seguro que cuando le den la oportunidad, lo hará tan bien que quedarán encantados con ella porque a dulzura y buen trato no hay quien le gane… y no es pasión de padre. De momento sigue con sus estudios superiores para intentar conseguir su sueño de ser enfermera… y mientras pueda lo seguirá intentando, porque ella vale mucho y he visto a pocas personas en mi vida luchar con tanto ahínco y decisión luchar por algo que ve difícil de conseguir, pero con tantas ganas de llegar. Seguro que su esfuerzo le será recompensado de alguna manera, no puede ser de otra forma.

Te quiero mucho, Patri.

Y, mientras tanto, por aquí seguimos en el hospital esperando a que mañana vuelva la normalidad para ver si me comunican el tratamiento a seguir para continuar con el #yomecuro… #SeguimosJuanma. Con todo el ánimo y las fuerzas posibles seguimos adelante. Y con vuestro apoyo más aún…

7 comentarios en “Soy auxiliar de enfermería

  1. Que hermoso 😊 yo estoy estudiando enfermería , gracias por valorar su trabajo 😊 Hermoso lo que escribió , saludos desde argentina 😊👋🇦🇷🇦🇷🇦🇷

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.