Crónicas hospitalarias (II)

En un post anterior empecé esta serie de crónicas hospitalarias con la intención inicial de escribir una crónica cada vez que me ingresaran, porque estaba viendo que con esto del cambio de tratamento iba a visitar el Hospital en más de una ocasión.

Sin embargo, esta segunda crónica la escribo, no porque haya tenido un segundo ingreso, sino como continuación del primero, pues todavía sigo ingresado. 18 días llevo ya. Desde el sábado día 1 que me vine a urgencias hasta hoy… y sin saber lo que me queda por aquí.

Ya os conté en esa primera crónica el porqué estoy ingresado: el dolor tan intenso que tengo en la parte baja de la espalda y que no conseguimos controlar como no sea enchufándome morfina y calmantes varios por vía intravenosa. Y esto es algo que no puedo hacer en casa, claro está. El dolor está poducido por esas células malas que consiguieron burlar el primer tratamiento pero que con este segundo no van a tener escapatoria, estoy seguro de ello.

Escribí ese primer post en la madrugada del día 7 y desde entonces hasta hoy no es que haya habido mucha variación en mi estado físico, pero sí que han ocurrido algunas cosas que me gustaría contar por aquí.

El sábado 8 celebramos las “Migas solidarias”, que también conté en esta crónica. Y el jueves 13 fue la Operación pulseras en el IES Chaves Nogales, dos eventos a los que tenía previsto ir, pero debido a que continuaba ingresado me tuve que conformar con contactar desde la distancia: hangout y videollamada.

Aunque algunas veces me desespere de tantas horas de hospital, de tantas horas encamado y de que el reloj corra menos de lo que debiera -o al menos eso a mí me parece- sé que estoy donde tengo que estar y soy consciente de ello, por lo que prisas ninguna; poquito a poco y aguantando el tirón. Me iré cuando los médicos lo digan, porque tanto ellos como yo pensamos lo mismo: para irme a casa tengo que tener unas mínimas garantías de que no voy a tener el dolor tan intenso o de que voy a ser capaz de controlarlo en casa con parches y pastillas.

Desde estas líneas quiero agradecer la atención prestada y la información que me facilita todo el personal de esta planta de Hematología, desde el equipo médico, pasando por los enfermeros y enfermeras y hasta las auxiliares y limpiadoras.

Todos estos días he compartido habitación con Emilio, un chaval que tiene un linfoma y que también se va a curar. Hemos hecho una buena amistad -también con su familia- y nos ayudamos mutuamente porque son muchas las horas que pasamos juntos. Y además es sevillista también :-).

Gracias especiales a mi familia, a mi gente, que me están acompañando día tras día en este trance que me ha tocado vivir. Mi mujer, mis hijas, mis hermanas, mis cuñados y cuñadas, mi sobrino Migue, mis tíos, mis primas… ¿qué haría yo sin ellos y sin ellas?

Y a ti que estás ahí, que me lees en este blog y en las redes sociales, que me mandas tu apoyo con una llamada o un mensaje, que vienes a visitarme… te quiero agradecer tu acompañamiento y empuje porque haces que me venga arriba y ni siquiera me dé tiempo a pensar en desfallecer. Son muchos los mensajes recibidos, los likes, los comentarios, las visitas, etc. que hacen que me sienta acompañado en este camino que se torció en su momento pero que vamos a volver a enderezar.

Os dejo aquí sendos enlaces al álbum de fotos de las visitas recibidas que hemos ido haciendo con mi móvil y al álbum de la visita del grupo “Repensar la Primaria” con fotografías que hizo mi amigo Antonio.

4 comentarios en “Crónicas hospitalarias (II)

  1. Mi querido Juanma te conozco dede niño te conocí a ti y a toda tu familia en el sitio más bonito de Sevilla en nuestra feria caseta de Pascual Márquez 48 y allí nos veremos este año que aunque nos veamos de feria en feria yo a ti y a tu familia os quiero de verdad porque sois auténticos gente buena nos vemos pronto familia . Rocío me pregunta por ti

    • Gracias por tus palabras, Luisa.
      Me consta que os preocupáis por mí y que deseais mi recuperación. Aquí seguimos en el Hospital para intentar controlar el dolor y poder volver a casa lo antes posible.
      #yomecuro #SeguimosJuanma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.