Reseña: “Surnormal profundo”, de Manu Sánchez

Entre las cosas que este año me han traído Sus Majestades los Reyes Magos está el libro “Subnormal profundo” de Manu Sánchez. Tengo que reconocer que, ahora que tengo tiempo, me lo he leído dos veces casi seguidas;  una primera vez casi sin parar y una segunda tomando notas de aquellas cosas que me parecían interesantes. Me ha gustado mucho el libro. Se basa en artículos y columnas que ya había publicado en la Cadena SER -muchas de ellas ya las había leído en su momento-, a las que le añade alguna que otra cosilla más. Son temas políticos y sociales fundamentalmente y desde luego se moja a base de bien. El prólogo de Risto Mejide me ha parecido flojito, me esperaba otra cosa, la verdad.

Os dejo por aquí algunas de las frases que más me han gustado de este surnormal profundo que, como yo, defiende a Andalucía, al que, como a mí, le gusta el carnaval de Cádiz y que es bético a más no poder… En esto último sí que no se parece en nada a mí 🙂

Como yo te hablo:

Efectivamente, cuando hablo ceceo, aspiro las haches, porque en mi tierra se habla tan bonito que ni las haches quieren ser mudas, uso el ustedes constantemente y lo hago por vosotros, omito las eses finales y manejo la liason que parezco Bonaparte, y con esta serie de datos cualquiera sin ser muy avispado podrá deducir que soy andaluz. Y es que yo no hablo un mal castellano sino un perfecto andaluz.

Surnormalidades:

Ya vale tener que explicar que aquí (en Andalucía) hay ferias, pero trabajamos mucho. Que somos capillitas, pero los hay rojos. Que tenemos tradiciones, pero también poetas, abogados, universitarios, pintores, médicos… Déjennos sencillamente ser surnormales sin justificarlo ante idioteces, ataques ni complejos.

¿Y si… le hubiésemos hecho caso al Pali cuando dijo que había que hacer menos misiles y más pavías de bacalao? Que las empresas de misiles suben en bolsa cuanto más caen sus productos, y aquí hasta un ministro tenemos.

Ser andaluz es como ir en bicicleta: suena divertido, pero el de la moto lo tiene mucho más fácil para llegar más lejos… Que ser andaluz e ir en bicicleta está muy bien pa un rato, pero verás el día que trinquemos una motito…

Je suis carajote andalú y Mexican:

Y es que hay que ver lo fácil que es ser solidario hoy día a golpe de pecho y botón; y barato. Que en esto de la solidaridad la gente es más del pray que del pay. Que mucho tuit y mucho rezo, pero la mano en la cartera que no la meta ni Dios. Solidaridad por Twitter, solidaridad por Facebook, solidaridad de lazo, virtual, de boquilla, de mentira, de maltratar al vecino mientras “love around the world”.

Un perfecto andaluz:

“NO NI NÁ” es la afirmación más rotunda conseguida mediante una triple negación.

“Llevaban allí más tiempo parados que el indio de Bellavista”

  • Manu, ¿por qué has hecho eso? La frase esa de Bellavista no la ha entendido nadie.
  • Perdona por no estar de acuerdo, en Bellavista la ha entendido todo el mundo.

Que a los sitios hay que ir, pero lo que no entiendo es que el encuentro Barcelona-Cádiz se haya festejado desde aquí como si el honor lo tuviese el Carnaval, cuando el privilegio y la bendición la ha dado la Tacita caleteándoles el Liceo.

Ángeles y demonios:

No tendré vida ni muerte para estar agradecido a mis monjas, que me enseñaron que el problema no está en ser monja, ateo, creyente, cura, budista, carpintero o dejar de serlo y que las personas no se diferencian ni por su color, su sexo ni mucho menos por su religión, sino por ser buenas o no. Y es que estas mujeres caídas del cielo me enseñaron que los valores son valores y son los que nos hacen más humanos.

Si dice cosas del tipo “si yo tengo muchos amigos mariquitas pero…” Si se le ha escapado alguna vez eso de “si yo no digo que no, pero que no lo llamen matrimonio” si en el fondo alguna vez has creído que no era natural, o si incluso eres de los que creen que es una enfermedad con cura… solo decirte que enhorabuena, estás en lo cierto. La cura existe, pero para la única enfermedad sobre la mesa: la tuya.

Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva, y una sociedad avanzada, formada, informada, civilizada y sana debería saber, y de hecho sabe, que la identidad sexual no reside en los genitales, sino en el cerebro, por eso nos faltarían autobuses para gritar que también hay niñas con dos cojones y niños que lo son porque les sale del coño (con perdón).

Política parlamentable:

En esto de votar, como en el resto de cosas importantes, siempre me dijo mi seño que de nada sirve lo que se hace el último día.

Es curioso ver cómo nuestros políticos se ponen al día en la bonita lección de “Matemáticas aplicadas para político,s que no lo son tanto” y ahí los ves, sumando y restando con nervios, y reconozco que me da cierto placer ver cómo por primera vez es a ellos a los que no les salen las cuentas. Y es que algunos parece que se acaban de enterar de que no todas las sumas son llevando, de que no todas las operaciones son con dividendo y de que existimos el resto.

Tengo mis ideales, por supuesto, y no los escondo; precisamente esto de las columnas va de enseñarlos de orearlos y exhibirlos intentando hacerlo con argumentos, pero no me busquen escondido en ningunas siglas, obediente tras ningún carnet que no sea el de las trece barras y el de donante de órganos, ni militando “apesebradamente” en ninguna formación.

Parece que ya quedó antiguo y desfasado eso de “Hacienda somos todos”. Se acerca el día poco a poco de: “Los que le mangamos a Hacienda somos todos”.

La semana que publiqué “Aznar es un mierda” me hicieron sentir la Pasionaria; y cuando con “Socialistísima” el palo le tocó al PSOE, viví entre cibermamazos y halagos. Pero hoy por no ver bien la jugada de Espinar -de Podemos-, te salta Twitter entero, y el pajarito feliz se hace buitre carroñero.


Evidentemente hay mucho más. Son casi 400 páginas que no tienen desperdicio. Desde aquí te animo a que leas el libro para que compruebes todo lo que dice este surnormal profundo. Podrás estar de acuerdo con él o no en las cosas que escribe, pero lo que sí hay que reconocerle es valentía por su claridad. Gracias, Manu.

P.D: Lo único que he echado de menos ha sido alguna referencia en el libro a Chaves Nogales, aunque quizás este no era el libro adecuado para ello. Quizás para el siguiente…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *