Así da gusto cumplir 50 años…

Puedo decir sin temor a equivocarme que he vidido una de las semanas más importantes e intensas de mi vida. Empecé el lunes 23 con el evento de Google for Education en mi IES Chaves Nogales que tanto disfruté y en el que tanto participé en su preparación. Muy satisfecho tras comprobar las buenas opiniones de asistentes y organizadores.

El resto de la semana ha habido de todo: mis clases, gestiones directivas, curso de formación de gestión económica como ponente, reuniones varias -algunas de ellas muy interesantes y que prometen tela- y fuera del trabajo mis ensayos de coro y mi partidito de pádel -ah, no, que esta semana por una de esas reuniones me fue imposible llegar a tiempo a jugar-.

Y llegamos a la noche del jueves 26… y se me ocurre publicar esto en mis redes sociales, Twitter y Facebook:

Frikismo total. 30 minutos antes de que empiece mi 50 cumpleaños me da por agradecer las felicitaciones que seguramente iba a recibir durante todo el día siguiente.

Y no me equivoqué. Impresionado y abrumado por la cantidad de felicitaciones recibidas, tanto presenciales, como por llamadas de teléfono, como a través de las redes sociales. Desde aquí quiero agradecer nuevamente el que os acordéis de mí. Hasta Google se acordó:

Captura de pantalla 2017-10-27 a las 6.08.47Ese viernes quise celebrar mi cumpleaños con mis compis del instituto.. y endulzamos un poco la mañana. Al final de la jornada me engañaron un poco y me llevaron para invitarme a unas cervecitas y tapitas.

20171027_095512-pequeIMG-20171027-WA0003IMG-20171027-WA0007Captura de pantalla 2017-10-29 a las 20.04.52El sábado por la mañana me voy con mi cuñado y con mi sobrino a darle una vuelta al campo, donde yo pensaba que me podrían haber preparado una fiesta sorpresa. Pero no fue así. Después me llevan a que nos tomemos una copita de manzanilla y una lata de mejillones a un sitio que se llama “El rincón de la manzanilla”. ¡Casí ná!

foto1Me tienen allí entretenido para hacer tiempo antes de llevarme al verdadero sitio de la fiesta sorpresa, que era el patio de San José Obrero. Cuando llegamos allí, abrí la puerta y vi la gente que había no podía dar crédito… era algo impresionante. Gente de mi familia y de mis círculos de amigos actuales y del pasado alli reunidos. Me emocioné y todavía me dura la emoción…

Todo el mundo me felicitaba y me preguntaba que si me había coscado de algo y yo siempre decía lo mismo: “Hombre, algo me podía esperar porque uno se da cuenta de determinados detalles drante los días anteriores, pero que fuera en este sitio, de este nivel y con esta cantidad de gente, la verdad es que no”. Mi familia se lo ha currado tela. Mi mujer, mis hijas, mis hermanas, mi madre, mi tío, mis cuñados, mis sobrinos… todos metidos en el ajo para organizar la fiesta, la decoración, las compras de viandas, la recopilación de vídeos, la edición y montaje… Como yo me he encargado de alguna que otra fiesta de éstas, sé lo que supone.

El vídeo que me prepararon con imágenes de estos 50 últimos años estuvo genial y una vez que finaliza la proyección del vídeo va mi mujer y me canta esto:

Y yo me quedo sin palabras… Había personalizado una letra con ayuda de Luis, nuestro director del coro, y música del pasodoble de la comparsa “Los piratas”, de Martínez Ares. La emoción brotaba en toda la sala.

¡Vaya día espectacular! Jamás lo olvidaré. Me siento muy querido por la gente que me rodea. Quiero agradecer a todos y a cada uno de los que contribuyeron a que esto fuera posible su esfuerzo y dedicación para darme una de las mayores alegrías de los últimos tiempos, pero mención aparte merece esa persona que se llama Mercedes Delgado -sí, mi Merchi-. No se puede tener mayor calidad humana de la que tiene ella. Bendito sea el día que te conocí y decidí compartir mi vida contigo. !Vamos a por otros 50, cariño…!

Mis amigos Antonio y Paqui se hartaron de hacer fotos con la calidad que ellos acostumbran y nos las han compartido. ¡Vaya dos cracks!

Y la foto de familia que nos hizo Antonio, como si estuviéramos en un EABE… 🙂

foto2

Para terminar el día me fui al Sánchez-Pizjuán con mis primos que vinieron de Madrid a ver el Sevilla-Leganés, ya que ellos son “pepineros”, salvo mi primo Ángel, que es sevillista. Nos tocó ganar a nosotros 2-1, aunque el partido fue bastante malo.

Ha sido un fin de semana de muchas emociones y todavía sigo en la nube… Y por supuesto dispuesto a afrontar los siguientes 50, porque con esta gente que me rodea seguro que serán para disfrutarlos…

Seguimos…