Septiembre es mucho septiembre

goodbyesepwoYa es octubre. Por fin. Porque el mes de septiembre profesionalmente hablando ha sido… ha sido… no se me ocurre ni el calificativo.

Septiembre es el mes de la vuelta al cole… y al instituto. Y gracias a la voluntad de la gente esto de la educación sigue funcionando… más mal que bien, pero sigue funcionando. Cambios normativos, muchos de ellos a última hora, plantillas de profesorado inestables y sin cubrir las bajas desde el primer momento, ratios elevadas… Es evidente que cada centro educativo tiene sus problemas, aunque muchos de ellos se repiten una y otra vez y de nuevo reitero que gracias a la profesionalidad de los equipos directivos y al aguante de gran parte del profesorado esto no se va al garete.

Me voy a centrar en lo vivido en mi instituto desde finales del curso anterior. Desde mayo tenemos en el IES Chaves Nogales a nuestra única administrativa de baja -Salud, recupérate lo antes posible. Es muy fuerte lo que te ha pasado, pero te vendrá bien el reincorporarte al trabajo y sabes que aquí estamos para ayudarte-. Imaginaros lo que es llevar toda la gestión de final de curso sin personal administrativo: evaluaciones finales, certificados, actillas, matriculaciones…. Y en septiembre seguimos igual. Y dicen en Delegación que no la pueden sustituir porque nuestro centro es “nuevo” -éste es ya el 6º curso- y no existe ese puesto en la RPT (Relación de Puestos de Trabajo) de Función Pública. Tenemos papeles por todas partes: sobres de matrícula, peticiones de certificados, solicitudes de becas… y es que no damos a basto. Menos mal que Antonio -uno de los ordenanzas- nos ayuda con tareas administrativas, así como parte del profesorado que no se le caen los anillos por hacer tareas que no le corresponden. Si no hubiera sido por la ayuda de ellos y ellas yo creo que tendríamos bastante más trabajo atrasado del que tenemos.

Este centro ya es muy grande: nos acercarnos a los 1000 alumnos y alumnas, 31 grupos de ESO y Bachillerato, casi 70 profes… La gestión de todo esto no es nada fácil. Menos mal que al frente está todo un líder, mi amigo Pepe Garrido, un director top que sabe manejar todas las circunstancias que se presentan -que no son pocas- con sabiduría y, sobre todo, con mucha clase. A nosotros dos nos acompañan en el equipo directivo las dos chicas. Sí, a pesar de ser una comunidad educativa tan grande nuestra administración entiende que no tenemos que ser más… y eso que “supermanes” y “superwomanes” solo hay uno y una y son de película. Nani y Paqui son nuestras jefas de estudios. Eficiencia y saber hacer en dos profesoras con las que me encanta trabajar codo con codo. Nos lo ponen difícil desde la Administración, pero con entrega, ilusión y la ayuda de nuestros compañeros y compañeras del claustro y la mayoría de las familias de nuestro alumnado, así como de nuestros chicos y chicas, esto lo sacaremos adelante. Con mucho esfuerzo, seguro, pero saldremos, a pesar de los pesares.

¿Y qué puedo decir de gente que ya este curso no está con nosotros y empezaron con esta historia? Mis compis amigos y amigas Ana, Antonio, Noelia, Merche… ¡cuánto os echamos de menos! Habéis sido parte muy importante en conseguir que el Chaves Nogales sea lo que hoy es: un centro moderno, innovador y bien reconocido. Os habéis dejado la piel por esos alumnos que se acuerdan tanto de vosotros. Y lo mismo puedo decir de Víctor, Luis, Almudena, Diego, Jara, Lola, Carmen, Herminio, Fernando, Vega, Cristina, Concha… compis que no se querían ir, que han trabajado a destajo y que ahora continúan su carrera profesional en otros centros. ¡Suente que tienen (los centros)!

Este curso tenemos más de medio claustro nuevo, pero las sensaciones son muy buenas. Gente muy profesional que va a contribuir a hacer al Chaves Nogales más grande aún, dispuestos a enseñar y aprender con su alumnado y a seguir creciendo en todos los aspectos. Seguro que a final de curso tampoco se querrán ir… 🙂

Y a pesar de las dificultades y la falta de recursos seguiremos desde el equipo de coordinación TIC dinamizando el uso de las Google Apps para Educación que tan buenos resultados nos está dando. Y seguiremos con los planes y proyectos educativos en los que participamos haciéndolos eje vertebrador de nuestro proyecto de centro. Ganas no nos faltan, solo esperamos no desfallecer en el intento.