La donación de médula

Ayer ponía en Twitter lo siguiente:

Efectivamente, mi hematóloga Marta me comunicó que habían decidido que fuéramos al trasplante alogénico de médula ósea, lo que conllevaba que teníamos que buscar un donante externo en el REDMO, que es el registro mundial de donantes de médula que gestiona la Fundación Josep Carreras contra la leucemia.

Esta era una de las posibilidades que me habían comentado en septiembre cuando comenzamos con el último tratamiento que he recibido. Por eso lo primero que hicieron fue comprobar si alguna de mis dos hermanas eran compatibles conmigo -siempre se intenta con los hermanos-. Fueron a hacerse las pruebas al hospital pero lamentablemente no son compatibles conmigo y, por tanto, no puede ser ninguna de ellas mi donante. Pero vamos, yo se lo perdono a las dos y las sigo queriendo igual o más 😍.

Fue poner ayer esto en mis redes sociales y la verdad es que he recibido una avalancha de mensajes de ánimos, de envío de fuerza, de que lo vamos a conseguir… y de gente ofreciéndose para ser mi donante. Evidentemente se lo agradezco a todos, pero nadie que no sea mis hermanas puede ser mi donante de manera directa. Lo que sí puede hacer es apuntarse como donante de médula en el registro y, si eres compatible con algún enfermo que lo necesite, te llamarán. No existe la donación para una persona concreta, la donación es anónima y además hay que cumplir una serie de requisitos para formar parte del registro, fundamentalmente dos: estar sano y tener entre 18 y 40 años.

Esta última condición está puesta desde 2018 y aquí se explica la razón de ello:

Mucha de la gente que ha contactado conmigo y que se ha ofrecido para ser donante no cumple el requisito de la edad – cosa de ser ya puretas- y, por tanto, no se puede apuntar al registro, pero puede ayudar de otras muchas formas, sobre todo difundiendo el mensaje para que la gente se haga donante de médula, pues se salvan vidas. La mía se puede salvar. Como yo siempre digo: esto va por mí y por todos mis compañeros. Sigue siendo tarea de todos, cada uno ayudando y aportando lo que pueda.

Os recomiendo que visitéis la página de la Fundación Josep Carreras, en concreto el apartado que dedican a la donación de médula y os informéis de todo lo que ahí cuentan. Os dejo el enlace y un vídeo que ya he difundido en más de una ocasión, pero nunca está de más volver a hacerlo:

Pulsa sobre la imagen para acceder a la información sobre la donación de médula

El trasplante de médula ósea es una buena opción para llevar a la enfermedad a remisión completa. Pero, ¿esto quiere decir que quedas completamente curado? Pues lamentablemente no se puede asegurar. Ya sabemos que estas enfermedades de la sangre -mieloma, leucemia, linfoma…- de momento son incurables y nadie se atreve a decir que la remisión total sea para siempre, pues en cualquier momento puede volver a aparecer la enfermedad y hay que volver a tratarla. Pero no pensemos en ello, pensemos que en mi caso va a ir bien, que vamos a encontrar un donante compatible y que la enfermedad no se va a venir arriba para que pueda hacerme el trasplante. Esto último es muy importante porque fue la razón principal por la que no me pude hacer el trasplante autólogo -con mis propias células madre- cuando empezamos con esto. Pero ahora va a ser distinto, estoy seguro de ello.

Tengo algunos amigos -la mayoría de ellos los he conocido durante todo este proceso- que se hicieron su trasplante hace tiempo o que se lo han hecho hace poco y que están estupendamente. Me acuerdo de Lolo y de Raúl; ambos han dejado sus respectivos testimonios en mi segundo libro y son impresionantes, no os lo podéis perder. También me acuerdo de Jose, que ha recibido su trasplante a finales de diciembre y que me lo encontré la semana pasada en el Centro de Diagnóstico acompañado de su hija y con un aspecto estupendo. También quiero mencionar a otros amigos que están en pleno proceso, como Toribio o Alberto, con ambos he compartido habitación hace pocas semanas y ahora están ingresados en aislamiento recibiendo el tratamiento previo para hacerse su trasplante. Seguro que les va a ir bien.

Dentro de un rato iré con mi Merchi -siempre con ella- al Centro de diagnóstico para que mi hematóloga Estrella nos dé los documentos necesarios para hacerme una extracción de sangre para la analítica en el edificio Laboratorios. Esta analítica es necesaria para la petición de donante. Y por la tarde volveremos a ir para allá porque me tengo que hacer un aspirado de médula. Así que hoy toca doblete.

La puerta que se abre ahora tiene un cartel que pone «TRASPLANTE DE MÉDULA» y por esa puerta es por la que vamos a entrar ahora. Y dentro vamos a conseguir frenar a la enfermedad. Así que seguimos con fe, con esperanza, con los ánimos arriba y con mucha fuerza. Gracias por vuestro apoyo, por estar siempre ahí, por querer ser mi donante y por el empuje que nos hace no desfallecer.

No quiero terminar este post sin dejaros este tuit de Sergio Tejero que me encantó. Seguro que a ti también:

#DonaMédula #PorMíYPorTodosMisCompañeros.

#SomosImparables #SeguimosJuanms #yomecuro.