La mejor noche de Reyes de mi vida

En mi familia siempre hemos vivido con mucha intensidad la noche de Reyes, pero no solo la noche, también la tarde anterior, en la que íbamos todos juntos a ver la cabalgata… y el día de Reyes, porque un 6 de enero -del 67- se casaron mis padres y cada año celebramos su aniversario de bodas con un almuerzo familiar… y lo seguimos celebrando, aunque ellos ya no estén con nosotros. Así que felicidades al cielo y besos para mi padre y para mi madre. Hoy cumplirían 54 años de casados.

Ayer nos recordó Facebook esta foto de hace ocho años. ¿Íbamos gente juntos a ver la cabalgata o no? Aquí estamos miembros de mi familia reunidos en casa de mis padres tomándonos el típico rosco de Reyes después de haber ido a ver a Sus Majestades por las calles de Sevilla.

Este año todo ha sido muy distinto. Para empezar no ha habido cabalgata en ningún sitio. Aquí en Sevilla los Reyes Magos salieron muy temprano en globo y volaron por el cielo para que los niños los vieran, pero hacía tanto frío y era una hora tan intespectiva que creo que mucho éxito no ha tenido. De todas formas la ilusión nunca se pierde y es uno de los días más bonitos del año tanto para niños como para mayores.

A mediodía nos llama a casa mi hermana Chari y nos dice que vendrá por la tarde sobre las ocho con su marido, con sus hijos, con mi hermana Auxi y con mi Migue para vernos, ya que no nos hemos podido ver en todas las fiestas navideñas, por estar yo ingresado y por las medidas de seguridad que mantenemos. Pero hoy era un día especial para nosotros y teníamos que vernos como fuera, con las medidas oportunas, manteniendo las distancias, sin acercarnos, etc. Le digo que por supuesto que vengan, nos comeremos un cachito de rosco y nos desearemos felices Reyes, como hacemos siempre.

Efectivamente vienen a esa hora, estamos un rato de charla y al poco tiempo aparece por mi casa mi amigo Fernando. Yo estaba sentado en el sillón y me dice que si me puedo pasar un momento a la silla de ruedas para salir porque tiene que darme algo. Ya me empezó a resultar extraño esto, pero jamás podía pensar lo que me iba a encontrar. Mi Merchi me abrigó, me puso una mantita por lo alto, me puso mi gorrito y salimos para fuera. Y me encontré esto:

No podía parar de soltar lágrimas, era mucha la emoción que sentía… El detalle de mi gente, de mi familia, de mis amigos… el que estuvieran allí con esa palabra SALUD sostenida por los Reyes Magos… No os podéis imaginar lo que ha significado esto para mí…

Todo organizado por mis amigos Castro y Yoli y con la colaboración de mis también amigos Casti, Jesús y José Manuel, ayer encarnados en Melchor, Gaspar y Baltasar. Han sido muchos los años que he compartido con ellos visitas nocturnas a pequeños para llevarles ilusión -yo normalmente me transformaba con barba blanca-, los visitábamos en su casa cada noche del 5 de enero y disfrutábamos de lo lindo. Tenemos miles de anécdotas después de tantos años y de tantos niños visitados, pero de verdad que esto no lo cambio por nada del mundo.

Y anoche me tocó a mí ser niño, estuve todo el tiempo muy emocionado, recibí muchos regalos por parte de Sus Majestades, nos hicimos muchas fotos y os aseguro que todavía me dura la emoción.

Mi sobrina Ángela estaba alucinando y mi vecino Antonio -tiene 85 años- asomado a la ventana de su casa y viendo la maravilla que estaba sucediendo también alucinaba. Bueno, en realidad estábamos alucinando todos los que estábamos allí. Me gustaron mucho todos los regalos que me dejaron y todavía más me gustó el detalle que tuvieron con mi sobrino Migue, porque le reconocieron todo lo bien que se está portando conmigo. Detallazo de Sus Majestades para un grande. Y Gaspar me entregó esta carta:

Gracias a mi hermana Auxi por la grabación de este vídeo en el que se puede ver la entrega de regalos:

Os dejo por aquí también el enlace a un álbum digital de fotos que creó mi amigo Fernando y en el que hemos ido incorporando todas las fotografías y los vídeos que hicieron todos los que por allí estaban.

¡Qué día más bonito! ¡Qué noche más bonita! ¡Cuánta emoción e ilusión! Los Reyes Magos existen, no me cabe la menor duda y ellos son los que nos van a traer la SALUD, los que van a seguir empujando para el #yomecuro, porque #SomosImparables, así que no queda otra que seguir diciendo… #SeguimosJuanma.

Y como siempre hacen, lo último que nos dijeron Sus Majestades fue que nos fuéramos pronto a la cama a dormir, ya que cuando menos lo esperáramos volverían para dejarnos nuestros regalitos, aunque yo mis regalitos ya los tengo, en forma de cariño, amor y SALUD. Gracias Majestades, hasta el año que viene si Dios quiere, que seguro que será distinto y mejor para todos.

He vivido noches de Reyes impresionantes, pero os puedo asegurar que esta ha sido la mejor noche de Reyes de mi vida.