Mi tercera resonancia magnetica craneal

Pulsa sobre la imagen para ver el vídeo.

Recordemos el camino recorrido en estos últimos meses:

La resonancia craneal se trata de una prueba radiológica para ver cómo se encuentra con nitidez el cuerpo por dentro, en concreto en la zona de la cabeza, que es donde me salió un plasmocitoma junto al cráneo, que fue lo que me impidió seguir con la infusión de las células CAR-T -que ya tenía en Salamanca entrenadas y congeladas- debido a la peligrosidad de la infusión para el paciente. Y todo fue en el último momento, por lo que el palo fue importante. Aunque desde luego lo que ha de primar por encima de todo es la seguridad del paciente y así nos lo hizo saber nuestra hematóloga, previa consulta con los neurólogos del ensayo clínico.

Me dieron 10 sesiones de radioterapia sobre la zona afectada por si conseguíamos destruir el plasmocitoma o, al menos, llevarlo a su mínima expresión que nos permitiera seguir con la infusión de las células CAR-T, sin embargo, a las tres o cuatro semanas hicimos una nueva resonancia craneal y ciertamente sí se había reducido, pero tampoco era lo suficiente para ir con garantías a la infusión de las células CAR-T.

Las doctoras Mariví Mateos del hospital de Salamanca y Marta Reinoso, del Virgen del Rocío de Sevilla se encuentran en contacto directo y comentan la situación. Finalmente deciden de forma consensuada que lo mejor es que me vuelva para Sevilla para ponerme un tratamiento con quimioterapia y otros fármacos, a ver si conseguimos reducir el bulto de una forma definitiva y, a la vez, afecta a otros plasmocitomas que tengo por el resto del cuerpo, uno de los más importantes en la rodilla izquierda que me afecta el fémur y me ha vuelto a dejar en silla de ruedas. No puedo apoyar la pierna izquierda en el suelo y me vuelve a tener encamado. Pues bien, estamos en ello desde primeros de septiembre; ya me he dado dos ciclos de quimio junto con otras pastillas y ahora estoy con el tercero. El pasado lunes me hice un PET-TAC -nuestro examen-, cuyos resultados parece que han sido bastante buenos, aunque todavía falta.

Esta misma mañana me he hecho la resonancia craneal que tanto odio por lo agobiante que es, para ver cómo está el plasmocitoma junto al cráneo.Y aquí estamos con la incertidumbre propia de los resultados y, a la vista de ellos, a la espera de tomar decisiones por parte de mis hematólogas, y de Juan Luis, el otro hematólogo que me está siguiendo en Sevilla. La verdad es que esta vez no la he llevado tan mal y quizás haya sido la mejor ocasión en la que la he soportado. Eso sí, mucha concentración, mucho pensar en los míos, mucho rezar, mucho cantar por lo bajini y mucho pensar en vuestro apoyo. Ya va teniendo uno experiencia…

Ya solo falta que los resultados sean los mejores y podamos tomar la mejor decisión que nos lleve al #yomecuro.

Me faltaba la fotito con mi enfermera Marta para cumplir con el magnífico sexteto de profesionales que me atienden día a día con quimios y medicamentos. Pues aquí está: