(Después de) mi evento de jubilación

Empiezo a escribir este post tempranito mientras espero que venga a recogerme la ambulancia para ir al hospital para limpiarme el PICC, pero hoy no voy a ingresar para darme el segundo ciclo porque parece que no hay cama libre, esperemos que no pasen muchos días para poder darme el siguiente ciclo de tratamiento.

El evento de jubilación de ayer fue muy emocionante y la verdad es que todavía me dura la emoción. Mis compis lo habían preparado con mucho cariño y quiero centrarme principalmente en Pepe y en Paqui, que son los que han llevado el peso de la organización. La verdad es que salió todo genial y me quedé sorprendido de la cantidad de gente que asistió, casi setenta personas.

La mayoría de los asistentes era personal docente, pero también había quien no lo era, había personal no docente del Chaves Nogales y había compañeros y amigos de la Delegación de Educación. Muchos de los docentes eran profesores actuales o que en su momento lo fueron del Chaves, algo lógico al ser el último centro donde yo he estado, pero también había gente de otros centros por los que he pasado, gente con la que he compartido tanto a través de las redes… en definitiva compañeros y amigos que me han estado acompañando durante toda mi vida profesional o al menos en parte de ella.

Paqui nos había convocado a través de un evento de Google Meet para hacer la videoconferencia. Todos teníamos un enlace a través del cual nos conectamos y a partir de las 8 de la tarde comenzamos con el evento. Paqui hizo de maestra de ceremonias e iba dando paso a las personas que iban a intervenir. Empezó interviniendo mi amiga, compañera y directora del IES Chaves Nogales, Mari Carmen, con unas palabras muy bonitas y cariñosas, agradeciendo mi trabajo en el centro y la disposición que siempre he tenido para ayudarles a ellos como equipo directivo desde que entraron. Por supuesto este ofrecimiento sigue en pie y estoy dispuesto a ayudar desde la distancia en lo que pueda, siempre que mi enfermedad me lo permita, claro.

Después Paqui le pasó la palabra a Pepe, con el que tantos años he compartido vicisitudes en nuestro Chaves Nogales, de equipo directivo, de profe y de amigo. Él se presentó diciendo que iba a leer un documento que habían hecho de forma colaborativa entre varios profes que comenzamos con esta historia del Chaves. El escrito me emocionó mucho y fue leído por Pepe, Nacho, Ana y Nani. La verdad es que me encantó y está claro que lo guardaré con mucho cariño junto a mis documentos importantes.

Seguidamente Paqui comentó que había preparado un vídeo. Compartió su pantalla y pudimos verlo. Es impresionante cómo en menos de diez minutos ha sido capaz de mostrar tanto. En el vídeo salen momentos de mi vida profesional y personal, momentos compartidos con compañeros, alumnos, familia y amigos. Y mensajes de alumnos del Chaves que me llegaron al alma. Paqui nos ha compartido el vídeo y podemos verlo desde este enlace.

Después llegó el momento de la entrega de regalos. Paqui había quedado con Merchi la tarde anterior y se los dio para que los guardara. Yo por supuesto no sabía nada. Mi Patri le entregó a Merchi una preciosa cesta de flores -gran detalle el acordarse de mi mujer- y después yo tuve cuatro regalos que me encantaron: un sombrero, dos cuadros y un smartwatch. El toque tecnológico no podía faltar.

Una vez recibidos los regalos llegó mi turno para agradecérselo a los asistentes. Leí un documento que tenía escrito para cuando estaba prevista originalmente la cena en marzo, con algunos retoques de estos últimos días. Creía que no iba a ser capaz de leerlo entero, pero al final lo conseguí. El documento lo publiqué ayer de forma programada en este blog y lo tenéis en la entrada anterior a esta.

Y a partir de aquí hubieron algunas intervenciones de los asistentes -era muy complicado que intervinieran todos por razones de tiempo-. Yo seguía muy emocionado de ver en ese mosaico que me mostraba la pantalla de mi chromebook tantas caras conocidas que han querido acompañarme en este acto de jubilación. Me consta que ha habido gente que no pudo estar y gente que no ha estado porque no se enteró. Pero que nadie se preocupe porque cuando podamos hacer esa cena presencial -que la haremos- se enterará todo el mundo y vendrá quien quiera, aunque tengamos que alquilar un pabellón de FIBES porque seamos mucha gente. Pero es que si lo hacemos habrá tantas cosas que celebrar… que merecerá la pena.

No quiero terminar este post sin mostrar mi reconocimiento, cariño y admiración máxima hacia mi compañera y amiga Paqui Izquierdo, una de las mejores profesoras con las que he compartido departamento de Matemáticas, toda una profesional, pero que todavía es mejor persona. Mil gracias, Paqui, por estar siempre ahí.

Y gracias a todas las personas que asistieron. Han pasado casi 20 horas y todavía me dura la emoción. Os aseguro que no se me olvidará en la vida…