Unas palabritas en mi evento de jubilación

Sevilla, 13 de marzo de 2020. Cena de jubilación de Juanma Díaz. Hotel Vértice. Sevilla Este.

Empezamos mal… esto ha cambiado por culpa del dichoso covid-19.

Sevilla, 8 de octubre de 2020. Videoconferencia de jubilación de Juanma Díaz. Cada uno en su casa y siguiéndola online a través de Google Meet.

De siempre quise ser profesor… y de Matemáticas. Siempre me gustaron, aunque cuando llegué a la carrera me di cuenta que las buenas notas que venía sacando en BUP y COU -¿os acordáis de lo que era eso?- pasarían a la historia y que habría que pelear para aprobar las asignaturas. Pero no me puedo quejar porque, aunque fue complicado, podemos decir que tuve una vida de estudiante universitario bastante buena. Y gracias a mis padres pude hacer una carrera. Hubo que estudiar a base de bien, sí, pero también hubo cervecitas, fiestecitas, barriladas, chirigota… ¡Ah! Y jugar a las cartas también. Y el grupo de amigos que aún conservo, de lo mejor de la carrera. A Jesús y a Fernando ya los “traía puesto” de los Salesianos. Pero Julio, Aníbal y Paco Ubrique completan ese sexteto que a día de hoy seguimos quedando al menos una vez al año para nuestra comida anual. Y muchos amigos y amigas más que aunque no los vea sé que están ahí y estuvieron en su momento.

Aprobé las oposiciones al segundo intento, en el año 94, junto a mi amigo Fernando. Nos examinamos en el IES Nervión y fue el primer año con 3 exámenes. No llegué a trabajar de interino, así que me incorporé como funcionario en prácticas y mi primer destino fue en la Extensión del I.B. Isbilya, donde todavía se impartía BUP y COU. Eran clases por la tarde y todo el profesorado éramos provisionales. Mucha gente joven y recién aterrizados junto a interinos de muchos años de experiencia. Cayeron muchas cervezas, la verdad. Me estrené con una tutoría de 2º de BUP, di las Matemáticas I de COU e Informática y Diseño Artístico como EATP ¡Diseño Artístico! ¡casi ná! Éramos 4 de Mates: Martín, Pili, Antonio el Vasco y yo. Novatos todos y nos llevamos estupendamente. El 2º año repetí allí y Martín fue el Delegado del Jefe de estudios y yo el Delegado del Secretario. Prontito me estrenaba con cargo…

El tercer año de docente me dieron el IES Cristóbal de Monroy de Alcalá de Guadaira. El director era Joaquín Morales, que después fue inspector, jefe de Planificación en Delegación y coordinador general en Consejería. Y amigo mío. Me llamaba y me sigue llamando “el palangana” y tanto él como Julián (qepd) ambos béticos-béticos me dieron un añito que no veas… Menos mal que a final de curso me casaba y me regalaron un bolígrafo Mont-Blanc grabado con mi nombre que aún conservo. Buena gente también en el Departamento de Mates: Pedro, Julián, Adrián, Matilde, Erundina, mi tocayo Juanma… Tuve una tutoría de 4º de ESO de esas que se llaman complicadas, pero a pesar de mi inexperiencia me hice con los chavales y hasta me invitaron y estuve con ellos en la Feria de Alcalá. Ahora uno de ellos, Rubén, es presidente de un equipo de fútbol de Alcalá, el Estrella San Agustín. Y hasta me ha invitado a un partido, me metió en el vestuario y me regalaron una camiseta con mi nombre y el #yomecuro. Muy emocionante. Tengo que ir a otro partido del Estrella…

En el año 97 me casé con la joya con la que desde entonces comparto mi vida, mi Merchi, y nos vinimos a vivir a Sevilla Este… y me dan destino provisional el IES Ramón del Valle-Inclán. 3 años seguidos. Mi amigo Fernando como jefe de estudios adjunto. Con él empecé a trastear con el programa de horarios Horw y así aprendí. Fueron muy buenos años también, con muy buenos compañeros y con un Departamento de Mates donde la mayoría están hoy en día felizmente jubilados. Alfonso, Mari Carmen, Emilio, José María, Mariano, Antonio Hurtado… Estos dos últimos vienen a verme de vez en cuando y compartimos alguna que otra cervecita en mi club social.

En el año 2000 me dan mi primer destino definitivo. Y me dan el IES Pablo de Olavide de La Luisiana, a 70 kms de Sevilla, aunque todo autovía. Estaba de director Rafael Aguilera hasta que se jubiló. Y en el Departamento de Matemáticas estábamos definitivos Victoria -de Carmona- y yo que llegaba. Después cogió la dirección mi amigo Vicente -que todavía sigue- y me asignó la coordinación TIC ya que yo era el que daba Informática. En el año 2003 la Consejería se inventó una cosa que se llamó centros TIC y centros DIG. Cuando se pudo presentar proyecto nosotros presentamos el nuestro en el curso 2004/2005 y nos lo dieron para el curso siguiente, pero ya no estaría yo allí. Pasé buenos años en La Luisiana, con muchas anécdotas y buenos amigos también, como en cada sitio en el que he estado. Me acuerdo especialmente de mi amigo Ari, un crack de la tecnología y la robótica, que lamentablemente nos ha dejado hace poco tiempo. Un año nuestros horarios se parecían mucho, los martes entrábamos tarde y antes de irnos para La Luisiana nos echábamos nuestro partidito de tenis donde él vivía, en Las Góndolas. En el IES Pablo de Olavide coincidí también con Juanma Alijo y con Fátima, con los que después he coincidido en el Chaves Nogales. Lo vivido en los turnos de coche -que por supuesto hacía yo- sí que da para escribir un libro… o dos.

Acabando el curso 2004/2005 me llama mi amigo Fernando -que estaba en la Unidad de Proceso de Datos de la Delegación- y me dice que hace falta alguien allí y que si me quiero ir. Me lo pienso, lo hablo con mi gente y le digo que sí, que me voy allí con él. Pero no lo hago huyendo de la tiza ni de los alumnos, más bien estaba harto de carretera y también me apetecía probar una cosa nueva. En septiembre empiezo allí. Tengo de jefe a José Antonio Calderón, también profe de Mates y al que conocía de la carrera y de compañero principal a Fernando. A los 3 meses de estar allí nos dicen que hace falta otra persona y nos traemos a Jesús. ¡Casí ná! 3 amigos desde nuestra época de los Salesianos y de hacer la carrera juntos ahora nos metemos en un mismo despacho. Y a esto le sumamos gente tan competente como Paqui, Sonia, Juande, Juan Carretero, Ramón Carrión, Ramón Casado… el ambiente de trabajo era inmejorable. Con razón mucha gente que venía nos decía que la UPD era de lo mejorcito de la Delegación. Allí aprendí mucho, me especialicé en Séneca e intentaba ayudar a los centros educativos resolviéndoles las dudas que tenían, haciéndoles el certificado digital a los equipos directivos y mil cosas más. También dejé muchos amigos en la Delegación, de los distintos Servicios, unos siguen todavía por allí y otros están en otros puestos y destinos.

Desde siempre me ha gustado mucho la informática y la aplicación de las TIC al mundo educativo, por lo que me he formado mucho en estos temas y he formado a otros docentes a través de los centros del profesorado y otras entidades que han contado conmigo. También he asistido a muchos congresos y eventos relacionados con las TIC. De casi todos ellos escribía la crónica en mi blog personal. Y mucha presencia en las redes. Tengo blog desde el año 2003 -creo recordar. y estoy en Twitter desde 2007. Esto ha hecho que mi círculo de amistades virtuales haya crecido mucho. Formo parte de eso que se ha llamado el claustro virtual en el que tanto se ha compartido y debatido, aunque lamentablemente en estos últimos tiempos con tanta crispación en las redes sociales parece que ya no se comparte tanto e incluso algunos han abandonado Twitter. Pero tengo muchos amigos virtuales, de España y del extranjero, a algunos los conozco personalmente y a otros no, pero todo se andará…

He formado parte -y sigo formando- de varios grupos integrados por docentes interesados en el uso educativo de la tecnología y su aplicación al aula. Desde aquel foroisla en 2003, pasando por Andatic, el portal educativo Educacontic, el EABE, el equipo coordinador de GEG España de docentes que usan las herramientas de GSuite en el aula… muchos líos, la verdad.

A finales de 2010 recuerdo que viene un día a la UPD  la directora del IES V Centenario, Patricia, y me dice: “Juanma, supongo que sabrás que para el curso que viene se va a abrir un nuevo instituto en Sevilla Este. Pues bien, me han propuesto la dirección del centro y que me busque a un grupo de profesores para abrirlo. Me gustaría que tú fueras uno de ellos y que seas el coordinador TIC. Quiero que sea un centro distinto, del siglo XXI, bilingüe en todas las líneas -tiene que ser así-, respetuoso con el medioambiente, abierto e integrador y que use las TIC en el proceso de enseñanza-aprendizaje”. La oferta era muy tentadora: un instituto nuevo, al lado de mi casa, con ideas modernitas y yo como coordinador TIC. Y por otra parte, aunque yo estaba de lujo en la Delegación, el cuerpo ya me estaba pidiendo volver a las aulas, porque es algo que realmente me gusta. Aún así me lo tuve que pensar, pero poco, la verdad. Le dije que sí, por lo que a partir de septiembre de 2011 empecé en el IES Chaves Nogales, que entonces no tenía ni nombre, era el IES 41014003.

Y ya no me moví de ahí. Y ahí habría seguido si esta maldita enfermedad no me hubiera obligado a jubilarme. Han sido 8 años, en los que ha habido de todo, la mayoría de cosas buenas. Lo peor: que nuestra Patry nos dejara. Lo mejor: esos primeros años cuando éramos poquita gente y, a pesar de las dificultades y la escasez de medios, conseguimos hacer cosas muy interesantes. Como siempre, me quedo con las personas… y es que sin gente que tire del carro y apueste por una educación de calidad pocas cosas se pueden hacer. Con Pepe, Nani, Paqui, Antonio, Ana, Merche, Noelia, Deme, María, Nacho, Eva, Natalia, Marta… y tantos y tantas compis que me acompañaron en esta aventura nada podía salir mal.

En todo este tiempo que llevo fuera de las aulas -cerca de 3 años ya- son innumerables las muestras de apoyo recibidas por compañeros con los que he compartido instituto, por compañeros con los que he compartido formaciones y eventos, por compañeros que nos seguimos mutuamente en las redes, por alumnos a los que les he dado clase y a los que no -tengo un buen número de anécdotas con ellos- y por sus familias. No sé cómo agradecer tanto cariño, porque os puedo asegurar que me ayudan a seguir adelante para conseguir el #yomecuro. Por eso continuamos con el #SeguimosJuanma porque #SomosImparables.

Muchas gracias.s

(Antes de) mi evento de jubilación

Tengo que reconocer que estoy bastante nervioso, ya que se presenta un día muy importante para mí. Esto ha hecho que me haya costado trabajo conciliar el sueño esta pasada noche, pues los nervios prácticamente no me han dejado dormir, pero como uno ya está acostumbrado, lo he llevado lo mejor posible.

Hoy a las 20 horas celebraremos un acto de jubilación que teníamos previsto celebrar hace varios meses y desde luego con otro formato distinto. Mis amigos y compañeros me organizaron una cena de jubilación para el pasado viernes 13 de marzo. ¿Os acordáis que pasó ese día? Pues simple y llanamente que al día siguiente se decretó el estado de alarma por parte del Gobierno y nos confinaron en casa durante tres meses. Por tanto, no pudimos celebrar dicha cena y hubo que suspenderla.

Los organizadores principales fueron mis amigos y compañeros Paqui y Pepe. Llegaron a un acuerdo con la gente del establecimiento donde íbamos a celebrar la cena, porque ya estaba todo pagado, para aplazarlo a septiembre u octubre por si la situación cambiaba y se podía hacer. Pero como ya estamos en octubre y vemos que se sigue sin poder hacer, pues han conseguido que se les devuelva el dinero y volvemos a aplazarla para una nueva ocasión, que esperemos que podamos hacer pronto. Me quito el sombrero ante los responsables del restaurante del Hotel Vértice de Sevilla Este por lo bien que se han portado. Ya estamos pensando en cómo compensarles en cuanto se pueda…

Como es lógico yo me entero de todo el último, pues la verdad es que lo han llevado bastante bien en secreto para que yo no me enterara de nada. También tenían por ahí de compinche a mi mujer. Pero claro al final, dada la situación tan excepcional que era, no tuvieron más remedio que contármelo y decirme la decisión que tuvieron que tomar, desde luego la más acertada. Me consta que se había apuntado a la cena mucha gente -me dijeron más de 70 personas-, incluso hubo gente que aportó dinero para el regalito que me querían hacer pero no podían ir a la cena. La verdad es que me emociono cuando simplemente escribo estas cosas, porque me siento muy querido por tantos compañeros y compañeras de profesión.

Yo no me quería jubilar y la verdad es que me costó asimilarlo, pero la situación es la que es debido a mi enfermedad y estaba claro que yo no podía volver a mi puesto de trabajo ni a ningún otro. De ahí la resolución de incapacidad permanente que recibí por parte del Tribunal médico. Pero esto ya está superado, el que me jubile no quiere decir que me quede sin hacer nada… los que me conocéis sabéis que esto es imposible para mí y creo que es algo que vengo demostrando durante estos últimos meses y que pienso seguir haciendo.

Estaba claro que algo teníamos que hacer, aunque fuera virtualmente, eso que tanto me gusta a mí. Y hoy es el día, vamos a hacer una videoconferencia a través de Google Meet a la que se conectará quien quiera y pueda y en la que agradeceré tanto cariño recibido. Y mañana os lo contaré por aquí…

Os aseguro que estoy muy emocionado y nervioso, solo espero que esta emoción no me bloquee cuando llegue el momento y pueda disfrutarlo a tope. Muchas gracias.