De nuevo en el Virgen del Rocío

Son muchos los momentos que hemos vivido en el Hospital Virgen del Rocío desde que empezamos con la enfermedad. Ahora llevábamos un tiempo sin aparecer por aquí porque hemos estado unos 10 meses en Salamanca siguiendo el tratamiento del ensayo clínico en el que estaba participando y que, desgraciadamente, al final no hemos podido terminar. Ahora hemos tenido que volver para seguir con un nuevo tratamiento aquí en Sevilla, seguramente de quimio, pero antes hay que tratar la lesión que tengo en la pierna izquierda que no me deja andar y que produce mucho dolor.

En el post anterior ya comenté la odisea que sufrimos Merchi y yo para acceder desde Urgencias al Hospital y conseguir cama para el ingreso. Quiero agradecer el apoyo mostrado y vuestra solidaridad porque la verdad es que actitudes cómo estas no ayudan a que tengamos una sanidad pública en condiciones. Costó trabajo pero tras muchas horas conseguimos abandonar el sillón de la zona de urgencias y me dieron cama en una habitación en la nueva planta de Hematología, que está en la octava y desde entonces estoy allí.

Me subieron a la habitación el miércoles sobre las 6 de la tarde y allí estaba Sergio, mi compañero de habitación. Después llego Merchi, que se queda un rato con nosotros y ya nos quedamos los dos solos para pasar la noche.

Ayer jueves empezamos el día temprano, como es habitual por aquí. Vienen a sacarte sangre, a tomarte las constantes… y no pararon de venir médicos a vernos a los dos. Yo tenía previsto un TAC y también me pondrían un PICC, pero a Sergio le dieron una mala noticia, porque le dijeron que tenían que operarlo esa misma tarde porque tenía una infección importante y esa misma tarde entraría en quirófano, con lo cual la noticia no fue muy bien recibida. Vinieron sus padres, que estuvieron toda la mañana acompañándolo en la habitación. En mi caso vino Merchi, mi compañera habitual, como siempre, la que nunca falla y siempre está ahí.

Vino una celadora a recogerme para llevarme en mi cama a ponerme el PICC, sería nuevamente con José Manuel, el enfermero que me lo puso la otra vez. Lo recordaba de cuando me puso el último PICC de 2018 del Virgen del Rocío. Fue él quien me lo puso y ahora me va a poner el segundo PICC, porque es necesario para el tratamiento que viene… Tuvimos un problema porque en el traslado la cama chocó y entonces me dolió mucho la rodilla. Estuve todo el tiempo bastante dolorido, por supuesto fue sin querer y yo ya no sabía qué decirle a la celadora para que no se sintiera culpable, pero la mujer pasó un mal rato. Finalmente llegamos a la zona donde estaban José Manuel y Virginia y con la profesionalidad tan grande que tienen me pusieron el PICC de una manera magistral. Casi no me di ni cuenta y ya lo tenía puesto, preparado para los próximos tratamientos que vienen…. Estuve un rato hablando con ellos, recordando la otra vez que me puse el PICC, les conté lo del libro solidario, lo de mi blog… en definitiva gente muy profesional y de muy buen trato que merece mucho la pena tener al lado. En el traslado de vuelta para la habitación todavía se estaba disculpando la celadora. Al rato viene a verme Elena, profesional de Radioterapia, y me explica lo que vamos a hacer para que mi pierna sufra lo menos posible, ya que el dolor es muy intenso. Vamos a intentar que los movimientos sean los menos posibles.

Justo después del almuerzo vienen a recogerme para ir a la zona de radioterapia para hacerme el TAC y, una vez que me lo hagan, esperaríamos allí para ver si podemos dar la sesión en ese mismo momento y no hacer más traslados. Impresionante el trato en radioterapia, todo el mundo pendiente de mí para que no me doliera la rodilla y para que cogiera la mejor posición.

De verdad que no tengo suficientes palabras de agradecimiento por lo bien que se han portado conmigo todas las personas que han participado. Gracias, Natalia, Dolores, Elena, Begoña, José, Alfredo, Verónica, Rosa, Isa Cristina y María José. Tenéis una calidad humana impresionante. Así dignificáis a la sanidad pública y al profesional sanitario andaluz.

Me trae de vuelta para la habitación Jose. Lo de Jose ya es caso aparte… tengo otro amigo más por aquí. Son más de las nueve de la noche, la habitación está sola, le digo a Merchi que se vaya para descansar en casa, y me quedo yo solo para pasar la noche.

He tenido que tomar varios calmantes durante la noche porque fue mucho el ajetreo de ayer y he pasado una noche regular. Ahora por la mañana tengo previsto hacerme un PET-TAC, y lo que venga después… porque en principio la quimio la empezaremos mañana sábado, según me comentó ayer el hematólogo que me vio.

Un día cansado, un día intenso, pero un día muy positivo, sobre todo por el trato recibido, por las pruebas que me han realizado y porque espero que el dolor de la pierna vaya desapareciendo progresivamente con la sesión de radioterapia que me dieron ayer y centrarnos ya en la quimio para continuar con el tratamiento para acabar con el mieloma… Un pequeño resumen en vídeo:

#SomosImparables #SeguimosJuanma #yomecuro