Nuevo viaje a Salamanca

Hace unos días contaba por aquí que iba a empezar un nuevo tratamiento para luchar contra ese mieloma múltiple que parece que le ha gustado mi cuerpo serrano y no quiere abandonarlo. Pero ahora se lo vamos a poner más difícil todavía y de esta ya no va a tener escapatoria, pues vamos a entrenar mis linfocitos-T que ahora están como amuermados y los vamos a convertir en los Messi de las células. Nadie va a poder con ellos, así que las células tumorales del mieloma tendrán poco que hacer.

Pero claro, todo esto tiene un proceso… y más participando en un ensayo clínico, como es el caso en el que estoy. Es el mismo ensayo en el que estaba -KARMMA-3- pero ahora en la línea de las células CAR-T. Me explicaron el proceso en su momento -hace unos siete meses-y hoy nos lo ha vuelto a explicar una de mis hematólogas, la doctora Verónica González, a mi mujer y a mí.

Salimos de Sevilla con nuestro chófer Jesús, como es habitual, a las 4:30 de la madrugada. Carretera bastante tranquila y llegamos a las 8:30 al Hospital de Salamanca. Nos fuimos directamente a la zona de Ensayos clínicos para sacarme sangre para la analítica, medirme las constantes y hacerme un electrocardiograma. De allí nos fuimos a la consulta con mi hematóloga, que nos lo explicó todo muy bien y firmé la documentación correspondiente. Después vimos a Marta, la enfermera coordinadora de las CAR-Ts, que nos dio más información y los teléfonos de contacto y nos dijo que fuéramos a la zona de Aféresis para que me vieran las venas. Allí la enfermera Beatriz me explicó el proceso que seguiremos el próximo 2 de junio, que es cuando tengo que ir para la extracción de células. Me miró las venas de los brazos, que parece que están preparadas para hacer la aféresis, aunque tampoco lo puede asegurar. Si no se pudiera hacer así me tendrían que hacer la extracción a través de un catéter. Por último, nos fuimos a la zona de Cardiología y me hice un ecocardiograma, prueba previa también necesaria antes de empezar con el tratamiento.

Por el hospital nos movemos siempre con todas las medidas de seguridad necesarias: mascarilla, lavado de manos frecuente y yo incluso llevaba una careta que me han regalado mis amigos Carlos y María y que he tuneado con una pulsera de #yomecuro #SeguimosJuanma.

Quiero resaltar de nuevo la magnífica atención recibida por parte de todo el personal sanitario que me ha tratado. Siempre es así. Me lo explican todo estupendamente y lo agilizan todo para que estemos en el hospital el menor tiempo posible. De hecho, terminamos con todas las pruebas y consultas a las 11:30 y antes de las 4 de la tarde ya estábamos en casa. Así da gusto, la verdad.

Ya no hay marcha atrás. Hemos empezado este nuevo camino que va a ser el bueno. La próxima parada será el 2 de junio. Tocará de nuevo madrugar y dirigirnos de nuevo a Salamanca para la extracción de células. Todo irá bien, seguro.