Día de los enamorados

Hoy es 14 de febrero, el día de los enamorados y el día de San Valentín y lo primero que se me viene a la cabeza es mirar al cielo y felicitar a mi amigo Valentín García, del que tanto me acuerdo. Lo segundo es recordar que tal día como hoy hace un año me dieron el alta después de estar ingresado durante 2 meses y medio de forma continua en el Hospital Virgen del Rocío y donde podemos decir que pasé los peores momentos de mi enfermedad hasta ahora.

Escribo esto a las 5 de la tarde y podemos decir que hasta ahora está siendo un magnífico día para mí. Después de dormir bastante poco esta noche, como viene siendo habitual cada vez que me pongo el tratamiento, me recogió la ambulancia para llevarme a la última sesión de rehabilitación, ya que la médica rehabilitadora me ha dado el alta al ver los buenos progresos que llevo. Eso sí, tengo que seguir haciendo los ejercicios en casa y en el gimnasio por mi cuenta y me seguirá citando a consulta para ver cómo va la cosa. Me llevé una caña de lomo que me traje ayer de Salamanca y unos piquitos y dimos buena cuenta de ella pacientes y personal de fisioterapia. Cayo entera, lógicamente. Me despedí con penita de todos y prometí hacer alguna que otra visita. Gracias por todo a Bea, a Sergio, a Isa, a Miguel y al resto del personal y a Pepe, a Francisco, a Miguel, a Ana y al resto de pacientes. Han sido 10 meses por allí y dejo buenos amigos, aunque seguiremos en contacto.

De allí agarré unos bastones y me fui al Aula Magna del hospital donde se estaba celebrando el IV Taller de pacientes hematológicos «Mirando al futuro» y donde mi amigo Lolo me había dicho que me pasara. Fui a la primera parte, donde hubo ponencias de personal sanitario y no me pude quedar a la segunda parte donde participarían pacientes contando sus respectivas experiencias. De las ponencias que escuché me gustaría destacar la del doctor Juan Luis Reguera, que fue uno de mis hematólogos hace un año cuando estuve ingresado. me dio mucha alegría verlo y me consta que a él también. Charlamos un rato en el momento del café y se quedó muy sorprendido de la evolución que he tenido pues fue él precisamente quien me dio el alta hace un año y desde entonces no me veía… y yo salí del hospital en aquel momento en silla de ruedas y prácticamente con movilidad nula.

Mi amigo Lolo, servidor y el doctor Juan Luis Reguera

No me pude quedar a la segunda parte del evento porque tenía que ir a la empresa de mi hermana Auxi, ya que habían creado una iniciativa solidaria para celebrar el día de los enamorados, que se trataba de rellenar un corazón gigante con mensajes positivos escritos en post-it. Si rellenaban la mitad del corazón donaban 100 € a nuestra causa y si lo rellenaban entero donaban 200 €. Me recogió mi Merchi en el hospital y nos fuimos para la Cartuja, donde está la empresa de mi hermana, Admiral. Nos enseñaron todas las instalaciones y pudimos saludar a todo el personal y recibir su cariño y palabras de ánimo. Tengo que reconocer que me emocioné bastante. Muy buena gente por allí. ¿Y qué pasó con el corazón? Pues éste fue el resultado:

Y como día de los enamorados que es no podía faltar esta foto, aunque para nosotros todos los días son día de los enamorados, ¿a que sí, Merchi? No sé qué haría sin ella, la verdad.

Y el día no acaba aquí. En breve tengo un hangout con el equipo organizador del evento GEG Andalucía que celebraremos los días 20 y 21 de marzo en Sevilla y después tendremos ensayo con nuestro coro.

Y mañana… iremos a la 9ª Gala Blogosur donde se entregan los premios a los mejores blogueros, tuiteros e instagramers de la provincia de Sevilla. Ya os contaré por aquí. De momento os dejo la nota de prensa:

Pulsa sobre la imagen para acceder al documento

#SomosImparables #yomecuro #SeguimosJuanma