Otra Semana Santa… diferente (I)

Escribía el año pasado esto porque ya fue una Semana Santa distinta, sobre todo, porque fue la primera que vivimos sin mi madre y porque yo ya estaba con la enfermedad y tendría que vivirla de otra manera. Por primera vez en mi vida no saqué la papeleta de sitio de mi Hermandad de Los Gitanos y me quedé sin salir.

Y este año volverá a ser diferente. Debido a mi inmovilidad no podré disfrutar la Semana Santa como a mí me gusta y lo peor de todo es que mi Merchi tampoco podrá hacerlo porque se empeña en estar siempre a mi lado para cualquier cosa que necesite. Pero esto intentaremos arreglarlo para que pueda disfrutar algo.

En Sevilla la Semana Santa empieza el Viernes de Dolores, con 5 hermandades en la calle y 2 Agrupaciones parroquiales. Y el Sábado de Psión con 6 hermandades más. En general son hermandades de barrio que hacen su estación de penitencia alrededor de su feligresía. Son las llamadas «hermandades de vísperas», un término que a mí nunca me ha gustado porque parece que son el preludio de las hermandades «de verdad», las que empiezan el Domingo de Ramos y van hacia la Catedral haciendo la carrera oficial, esa carrera oficial que corta en dos el centro de Sevilla y que hace tan difícil el moverse cuando hay que cruzarla. Pero claro, hay que recaudar con las sillas…

El Viernes de Dolores me limité a verlo por la tele, lo que televisó la cadena local 7 TV desde el programa «La Pasión», conducido por Víctor García -Rayo y su equipo. Vi la salida completa en directo de la Hermandad de Pino Montano y las grabaciones que iban haciendo de las otras hermandades. Y menos mal que existen estas retransmisiones para los que no podemos ver las cofradías en la calle, así que muchas gracias porque esta Semana Santa seguramente será la cadena que más veremos en mi casa.

El Sábado de Pasión es un día especial para nuestra familia, ya que es el día de una de nuestras hermandades, la Hermandad de San José Obrero. Somos varios hermanos en la familia y salen de nzarena mi mujer, mi Patri y mis sobrinos Manu y Ángela. Lo vivimos desde por la mañana con los preparativos: los caramelos, las estampitas, la medalla, la papeleta de sitio que no se olvide… Después del almuerzo, camino de la parroquia y yo me quedo en casa acompañado por mi hermana Auxi. Televisaron la salida por 7 TV que vimos y en la que me dedicaron unas palabras que agradezco mucho.

Este Sábado de Pasión también se jugaba #ElGranDerbi. Lo vi en casa con mi cuñado Javi -él bético, pero de los moderados-. Disfrutamos de un buen partido y ganamos los sevillistas 3-2. #VamosMiSevilla…

Después del partido había quedado con Antonio, taxista de un Eurotaxi (taxi para minusválidos), para que me recogiera y me llevara a San José Obrero, ya que iría a ver la entrada de la Hermandad y a cantarle con mi coro a nuestra Virgen de los Dolores. Fue muy emocionante volver a estar por allí, saludar a mis amigos del coro y de la hermandad y volver a cantar. Os puedo decir que todavía me dura la emoción…

En este enlace podéis escuchar lo que cantamos. Con mucha fuerza y emoción.

Y cuando todo terminó y me dirigía a la puerta para volver a coger el taxi de Antonio me paran delante del paso de la Virgen, se me acerca la Junta de gobierno en pleno de la Hermandad y me ponen la medalla y me hacen jurar como nuevo hermano. Me quedo sin palabras, la emoción me puede, aunque sí soy capaz de agradecerle a la Hermandad el cómo se han portado conmigo desde el primer momento, siempre a mi lado, apoyando las iniciativas solidarias que se nos iban ocurriendo, con detalles como este último. Así que mi agradecimiento infinito a toda la Hermandad, a su Junta de gobierno y a mis compañeros y compañeras del coro. Y un agradecimiento especial a dos personas que son quienes siempre han movido todo: mi amigo Antonio Castro y mi amiga Ana Belén. Os quiero mucho. Los que están ahí arriba sabrán pagároslo porque a mí ya no se me ocurre cómo hacerlo.

Os dejo algunas fotos… #yomecuro #SeguimosJuanma