El resultado del examen

En el post anterior ya comenté que el lunes me hicieron un nuevo PET-TAC para ver cómo está mi cuerpo serrano de células malas y cómo ha actuado el tratamiento que hemos seguido durante estos meses.

Mira que me he examinado veces a lo largo de mi vida: en el colegio, en la Facultad, para sacarme el carnet de conducir, las oposiciones… pero para mí éste es el examen más importante de mi vida y, por tanto, estaba deseando conocer el resultado del mismo. Lo peor de todo es que para aprobar, o incluso para sacar buena nota, yo poco podía hacer, pues no se trata de estudiar, sino de hacer lo que los médicos nos digan y ni por esas tenemos garantizado el aprobado, pues las cab… de las células malas éstas son muy listas. Y creo que todo lo que me han dicho mis hematólogos lo he cumplido al pie de la letra. He seguido el tratamiento tal y como estaba prescrito, sin saltarme ni una sola pastilla, aunque alguna que otra no me dejara dormir.

Y hoy era el día para conocer los resultados. Vienen a casa tempranito el amigo Carri y su mujer Noelia como todos los días para pasarme de la cama a la silla de ruedas, nos recoge la ambulancia y nos vamos mi Merchi y yo para el Hospital Virgen del Rocío. No tenemos que esperar mucho para que nos llame la hematóloga para entrar en consulta y, nada más entrar, me pregunta cómo estoy. Le digo que estoy bien y me dice que el informe del PET-TAC todavía no le ha llegado, pero que me puede avanzar resultados. Me dice que está mucho mejor que el PET-TAC anterior, que hemos eliminado el 80% de células malas, lo cual está muy bien. Este porcentaje es el mínimo exigible para poder ir al trasplante de médula autólogo, pero esto dependerá de lo que decida el equipo de hematólogos en la sesión clínica del próximo lunes. Si se decide que sí, iremos al trasplante y si se decide que no, buscaremos un nuevo tratamiento o entraremos en un ensayo clínico. Toca, por tanto, seguir esperando hasta el lunes para conocer el resultado final del examen. Y yo seguiré rezando…

Afortunadamente hoy no he necesitado transfusión de sangre, aunque tuvimos que esperar un buen tiempo para conocer el resultado de la analítica y el hemograma. Parte de este tiempo lo aprovechamos para ir a ver a nuestros amigos Juan y Rocío. Juan está ingresado porque se está poniendo el tratamiento; hicimos una buena amistad, a pesar de no coincidir mucho tiempo durante mi tiempo de ingreso. La fotito no podía faltar:

Por una parte está el tratamiento de la enfermedad (del mieloma múltiple) y por otro el tratamiento de las secuelas que la enfermedad me ha dejado, sobre todo, la movilidad. Para esto último estuve ayer viendo a un médico rehabilitador que me ha mandado una nueva resonancia de la espalda y sesiones de fisioterapia para ganar la movilidad, aunque estoy esperando que me llamen para ambas cosas. Así pues, habrá que intentar llevar en paralelo ambos tratamientos.

Y de vuestro apoyo, ¡qué más puedo decir? Que estoy superagradecido y que me siento muy acompañado en esta lucha. Sirva como ejemplo este tuit del otro día con más de 1000 «me gusta» y más de 63000 interacciones:

Viene ahora la Semana Santa. Una Semana Santa que será muy distinta para mí. Me consta que algún que otro Cristo y alguna que otra Virgen llevará una de mis pulseras que algún amigo a amiga con toda su devoción ha puesto en algún sitio de su vestimenta o paso (con permiso, claro). Y much@s amig@s me dedican su estación de penitencia, ya que yo no puedo realizar la mía este año con mi Hermandad de Los Gitanos. Agradezco enormemente estos gestos que me llenan de emoción. Feliz Semana Santa para tod@s.

#yomecuro #SeguimosJuanma.