Preparándonos para el TAMO

Algunos os preguntaréis qué es eso del TAMO. Pues es el acrómino de Trasplante Autólogo de Médula Ósea, que es lo próximo que está previsto que me hagan para seguir luchando contra ese mieloma múltiple que se incrustó en mi cuerpo sin que nadie lo invitara, pero con el que estamos dispuesto a acabar. Y si no acabamos con él -porque dicen que el mieloma múltiple es una enfermedad incurable-, al menos dejarlo adormilado una buena cantidad de años, de 50 años p´arriba :-).

El trasplante se llama autólogo porque se hará con mis propias células, por lo que no necesitaré donante. Esto es una ventaja, porque al ser mis células no hay posibilidad de rechazo. Sin embargo, se trata de un trasplante y por supuesto tiene “sus cosillas”. Y antes de llegar al trasplante tenemos que hacer unas pruebas y tratamientos previos.

Todo este proceso me lo harán me lo están haciendo ya en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, en el Centro de Diagnóstico, donde se encuentra la Unidad de Hematología encargada del tratamiento de este tipo de enfermedades.

Este pasado mes de julio me han visto las doctoras Carrillo y Escamilla, han visto mis historial, me han explicado todo el proceso a seguir y me han planificado las pruebas y tratamientos a realizar antes de hacer el trasplante.

Ya me he hecho un par de analíticas completas, un raspado de médula para ver cómo están las células y lo próximo será una aféresis, en la que se trata de extraer las células madre de mi cuerpo que sean buenas para congelarlas y posteriormente implantármelas en el trasplante.

Hasta el 25 de agosto me dejan descansar de tratamiento y, a partir de ese día, durante 6 días consecutivos tendré que inyectarme dos veces al día un medicamento que me facilitarán desde la Farmacia del Hospital, que lo que hace es estimular las células para llevarlas desde los huesos a las venas para su posterior extracción en la aféresis. También tendré que inyectarme heparina para evitar la coagulación de la sangre. Y después de estas inyecciones me harán la aféresis, supongo que en septiembre. Tras ello un par de meses de tratamiento con Lena y Velcade como los 4 que ya he hecho para finalmente hacer el trasplante. Para esto me dicen que tendré que estar un mes ingresado y en aislamiento pues me dejan prácticamente vacío, por lo que estaré muy bajo de defensas y la posibilidad de coger infecciones crece mucho. De ahí la necesidad del aislamiento y del control continuo.

Me han hecho firmar varios papeles de autorizaciones que por supuesto he firmado, porque sé que estoy en buenas manos y que el personal sanitario que me está atendiendo está haciendo todo lo posible para acabar con el maldito mieloma o, al menos, para minimizar su acción negativa sobre mi cuerpo.

He intentado resumir en estas breves líneas todo lo que me han dicho las doctoras sobre el proceso a seguir hasta llegar al trasplante. La verdad es que me lo han explicado muy bien y así lo intento trasladar aquí para informarte a ti que me sigues y te preocupas por cómo estoy y cómo llevo el tratamiento.

Tengo clara cual es mi prioridad en estos momentos, que es curarme, pero tengo que reconocer que, aunque estemos en período vacacional, echo de menos mi instituto, mis clases, mis compañer@s, mis alumn@s, mis líos TIC… pero también tengo claro que volveré con las pilas cargadas.

Seguimos en el camino, seguimos con fuerza y animado y sigo agradeciendo que estéis ahí conmigo ayudándome a superar esto, porque sigo estando seguro que #yomecuro

Continuará… #SeguimosJuanma