Un pasito más…

Acabo de llegar del Hospital de que me quitaran el catéter que tenía puesto en la ingle para la extracción de células madre, tal y como comenté en el post anterior. Han sido 3 días consecutivos acudiendo, acompañado de mi mujer, a la Unidad de Aféresis del Hospital Virgen del Rocío, donde he sido atendido estupendamente por auténticos profesionales de la sanidad pública: las auxiliares Loli y Mariluz, los enfermeros Antonio y Charo (con los que me hice una foto) y los médicos Jesús, Lola, Virginia y Silvia.

Podemos decir que hemos dado otro pasito más para luchar contra el mieloma. Una vez extraídas las células, se congelarán y habrá que esperar 2-3 meses para el autotrasplante de médula y seguramente tendré algún ciclo de tratamiento intermedio, pero eso ya me lo confirmarán a finales de septiembre, que es cuando tengo que volver a ir a consulta.

Me encuentro bien, animado, con fuerza y muy agradecido por el apoyo recibido… y así seguiremos porque esto es un camino largo que hay que recorrer, sin prisas pero sin pausas.

Se acaba agosto y el lunes es la vuelta al cole, al menos para los profes, pero yo iré a mi médica de cabecera para renovar la baja, pues lamentablemente no me podré incorporar. Tengo que seguir con este lío para intentar curarme. Y digo lamentablemente porque, como ya he comentado en alguna ocasión, echo de menos mis clases y el contacto con compañeros y alumnos de mi instituto, pero todo llegará. Ahora hay que estar en lo que hay que estar…

Para terminar quiero volver a agradecer vuestro acompañamiento en todo este proceso. No puedo poner aquí la cantidad de comentarios recibidos, pero a modo de representación voy a dejaros algunas fotos que me han alegrado mucho verlas publicadas. Gracias @CoroHdadSJO, Migue, Luna, César, Ana Belén, Yolanda, Juan, Castro, Yoli, Marta, Paula, Patri, Merchi, Quino, Mª Ángeles, Marta, Raquel y Luis.

#SeguimosJuanma #yomecuro.


Llega el momento de la aféresis (actualizado)

Como ya comenté en un post anterior, tras casi un mes de descanso de tratamiento, ahora a finales de agosto empezábamos con los preparativos para el trasplante de médula. Desde el pasado sábado 25 -que estaba con la familia en Madrid- me estoy poniendo 3 inyecciones diarias, 2 de ellas para estimular las células que me extraerán y una de heparina para evitar la coagulación de la sangre.

Hoy, día 28, tenía que ir a revisión al Hospital para que me hicieran una analítica a través de la cual viéramos cómo vamos.

Allí he estado, acompañado como siempre por mi Merchi. Nos dirigimos directamente a la Unidad de Aféresis, que está en el edificio principal del Hospital Virgen del Rocío, donde estaba citado a las 8:30. Nos recibe Charo, la enfermera, que será quien me saque la sangre. Las venas las tengo un poco castigadas por la cantidad de pinchazos y extracciones de sangre que llevo en estos meses, pero me la pudo sacar sin problemas. Charo nos dice que nos vayamos a desayunar y que en unos 45 minutos tendríamos los resultados de la analítica. Y así fue. Volvimos, nos avisaron al poco tiempo y ya estaba la doctora Escamilla para decirnos que la analítica arrojaba los resultados esperados. Que todo estaba bien y que si no había ningún problema mañana empezaríamos con la extracción de células.

Me pregunta la doctora: ¿algún efecto de las inyecciones? Le contesto que la verdad es que sí, pues llevo un par de días con dolores musculares a la altura de las lumbares; sobre todo esta noche he estado muy molesto y me ha costado conciliar el sueño. Me comenta que esto es un efecto secundario de las inyecciones y me recomienda que tome algún calmante para minimizar el dolor.

Así que mañana estaremos nuevamente por allí a las 8:30 para que me pongan un catéter y comenzar con la extracción. Esto es la aféresis, que no me la pueden hacer pinchando directamente en vena debido al estado de las mismas, de ahí la necesidad de un catéter. La doctora me ha comentado que será necesario uno o dos días para la extracción completa. Nos quedaremos con las células buenas que congelarán y serán las células madre que me implantarán en el trasplante dentro de un par de meses. Y a las células malas que le vayan dando…

Mañana editaré el post y os seguiré contando cómo me ha ido… #SeguimosJuanma #yomecuro

Actualización (29/08/2018):

Llegamos a las 8:30 a la Unidad de Aféresis y somos recibidos por los enfermeros Antonio y Charo, la auxiliar Loli y las doctoras Lola y Virginia. Nos explican el procedimiento a seguir y nos llevan a otras dependencias donde me pondrán el catéter para la extracción de las células. En mi caso es necesario el que me pongan el catéter ya que la extracción no me la pueden hacer directamente a través de las venas de los brazos por tenerlas muy castigadas, debido a tantas extracciones, como ya comentaba ayer.

Entro en una especie de quirófano, me ponen anestesia local y me implantan el catéter en la ingle. Sólo tengo palabras de agradecimiento para las profesionales que me han atendido. Y digo “las” porque todas eran mujeres.

Un celador me vuelve a llevar a la Unidad de Aféresis y comienza el proceso de la extracción de células madres. A través del catéter me conectan a una máquina que saca sangre de mi cuerpo, extrae las células para quedarnos con ellas y congelarlas y devuelve la sangre de nuevo a mi cuerpo serrano. No duele, sólo se hace pesado el estar tanto tiempo conectado a la máquina, pero como podía tener el móvil y encima la compañía de mi mujer la mayor parte del tiempo, estuve distraído. Y además pude conversar de manera muy amigable con Charo, Loli y Antonio. Incluso con Charo nos seguimos mutuamente en Twitter y la he hecho seguidora de este humilde blog. Así da gusto, la verdad. Cuando uno se encuentra con profesionales a los que les gusta tanto su profesión y saben atender a los pacientes con tanto cariño, a uno le hace sentirse tranquilo, confiado y seguro de encontrarse en buenas manos.

En torno a las 13:30 terminamos y el doctor Jesús Marín y el enfermero Antonio me confirman que no hemos podido conseguir todas las células necesarias -algo muy habitual el no conseguirlo en un sólo día-, por lo que mañana seguiremos con las extracciones. Seguramente no haga falta tanto tiempo para conseguir todas y ya el viernes tendré que volver a ir para que me quiten el catéter.

No quiero terminar el post sin volver a agradecer desde aquí el apoyo, el ánimo y la fuerza que me mandáis familiares, amigos, compañeros, gente que conozco virtualmente y gente que no conozco de nada. De verdad que estoy abrumado por la cantidad de mensajes, comentarios y “me gusta” recibidos a través de las redes sociales. Me ayudan una barbaridad, por eso os sigo contando todo el proceso y por eso sigo animado, con fuerza y con el #SeguimosJuanma para conseguir el #yomecuro.

#Islantilla18

Si no recuerdo mal, esto de #IslantillaXX comenzó en 2011:

¿Y en qué consiste? Pues consiste en reunirnos un día del período estival un grupo de amigos y amigas -docentes o no- con nuestras respectivas familias en la casa que tienen en Islantilla María Barceló y Antonio Sevilla.

Y así año tras año. Creo que mi mujer y servidor no hemos faltado a ninguna convocatoria. Y Patri sólo faltó a la de este año -que celebramos ayer- por encontrarse indispuesta por culpa de uno de esos virus que rulan por el ambiente. Incluso Vero ha ido algún año.

Se trata de un día de convivencia entre amigos en el que compartimos baños en la piscina, comidas, bebidas y conversaciones. Muchas conversaciones, de temas educativos o no, de cómo nos va a cada uno, porque más que compañeros de profesión ya somos amigos. Y se echa de menos a los que faltan y no pueden venir por cualquier circunstancia. Por supuesto, lo que no puede faltar es la foto de familia del gran Antosevi. Ésta ha sido la de este año:

Y algunas fotos más:

Son encuentros especiales, muy especiales, a los que me gusta acudir cada año y espero que sean muchos más. Muchas gracias a Loly, a José Antonio, a Benito, a Edi, a Gregorio, a Antonio Lorca, a Sonia, a mi tocayo -y sin embargo bético- Juanma, a Carmen y a todos los peques que nos acompañaron en tan magnífico día. Y un agradecimiento especial para María y Antonio, nuestros anfitriones, por organizarlo, por acogernos, por poner su casa a nuestra disposición, por las fotos, por las viandas que nos ofrecen y por ser como son.

Y encima hoy me despierto con este tuit de María…

Y con el Capitán Islantilla para seguir luchando:

¡Casi ná…! Seguimos…

Preparándonos para el TAMO

Algunos os preguntaréis qué es eso del TAMO. Pues es el acrómino de Trasplante Autólogo de Médula Ósea, que es lo próximo que está previsto que me hagan para seguir luchando contra ese mieloma múltiple que se incrustó en mi cuerpo sin que nadie lo invitara, pero con el que estamos dispuesto a acabar. Y si no acabamos con él -porque dicen que el mieloma múltiple es una enfermedad incurable-, al menos dejarlo adormilado una buena cantidad de años, de 50 años p´arriba :-).

El trasplante se llama autólogo porque se hará con mis propias células, por lo que no necesitaré donante. Esto es una ventaja, porque al ser mis células no hay posibilidad de rechazo. Sin embargo, se trata de un trasplante y por supuesto tiene “sus cosillas”. Y antes de llegar al trasplante tenemos que hacer unas pruebas y tratamientos previos.

Todo este proceso me lo harán me lo están haciendo ya en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, en el Centro de Diagnóstico, donde se encuentra la Unidad de Hematología encargada del tratamiento de este tipo de enfermedades.

Este pasado mes de julio me han visto las doctoras Carrillo y Escamilla, han visto mi historial, me han explicado todo el proceso a seguir y me han planificado las pruebas y tratamientos a realizar antes de hacer el trasplante.

Ya me he hecho un par de analíticas completas, un raspado de médula para ver cómo están las células y lo próximo será una aféresis, en la que se trata de extraer las células madre de mi cuerpo que sean buenas para congelarlas y posteriormente implantármelas en el trasplante.

Hasta el 25 de agosto me dejan descansar de tratamiento y, a partir de ese día, durante 6 días consecutivos tendré que inyectarme dos veces al día un medicamento que me facilitarán desde la Farmacia del Hospital, que lo que hace es estimular las células para llevarlas desde los huesos a las venas para su posterior extracción en la aféresis. También tendré que inyectarme heparina para evitar la coagulación de la sangre. Y después de estas inyecciones me harán la aféresis, supongo que en septiembre. Tras ello un par de meses de tratamiento con Lena y Velcade como los 4 que ya he hecho para finalmente hacer el trasplante. Para esto me dicen que tendré que estar un mes ingresado y en aislamiento pues me dejan prácticamente vacío, por lo que estaré muy bajo de defensas y la posibilidad de coger infecciones crece mucho. De ahí la necesidad del aislamiento y del control continuo.

Me han hecho firmar varios papeles de autorizaciones que por supuesto he firmado, porque sé que estoy en buenas manos y que el personal sanitario que me está atendiendo está haciendo todo lo posible para acabar con el maldito mieloma o, al menos, para minimizar su acción negativa sobre mi cuerpo.

He intentado resumir en estas breves líneas todo lo que me han dicho las doctoras sobre el proceso a seguir hasta llegar al trasplante. La verdad es que me lo han explicado muy bien y así lo intento trasladar aquí para informarte a ti que me sigues y te preocupas por cómo estoy y cómo llevo el tratamiento.

Tengo clara cual es mi prioridad en estos momentos, que es curarme, pero tengo que reconocer que, aunque estemos en período vacacional, echo de menos mi instituto, mis clases, mis compañer@s, mis alumn@s, mis líos TIC… pero también tengo claro que volveré con las pilas cargadas.

Seguimos en el camino, seguimos con fuerza y animado y sigo agradeciendo que estéis ahí conmigo ayudándome a superar esto, porque sigo estando seguro que #yomecuro

Continuará… #SeguimosJuanma