Reseña: “Surnormal profundo”, de Manu Sánchez

Entre las cosas que este año me han traído Sus Majestades los Reyes Magos está el libro “Subnormal profundo” de Manu Sánchez. Tengo que reconocer que, ahora que tengo tiempo, me lo he leído dos veces casi seguidas;  una primera vez casi sin parar y una segunda tomando notas de aquellas cosas que me parecían interesantes. Me ha gustado mucho el libro. Se basa en artículos y columnas que ya había publicado en la Cadena SER -muchas de ellas ya las había leído en su momento-, a las que le añade alguna que otra cosilla más. Son temas políticos y sociales fundamentalmente y desde luego se moja a base de bien. El prólogo de Risto Mejide me ha parecido flojito, me esperaba otra cosa, la verdad.

Os dejo por aquí algunas de las frases que más me han gustado de este surnormal profundo que, como yo, defiende a Andalucía, al que, como a mí, le gusta el carnaval de Cádiz y que es bético a más no poder… En esto último sí que no se parece en nada a mí 🙂

Como yo te hablo:

Efectivamente, cuando hablo ceceo, aspiro las haches, porque en mi tierra se habla tan bonito que ni las haches quieren ser mudas, uso el ustedes constantemente y lo hago por vosotros, omito las eses finales y manejo la liason que parezco Bonaparte, y con esta serie de datos cualquiera sin ser muy avispado podrá deducir que soy andaluz. Y es que yo no hablo un mal castellano sino un perfecto andaluz.

Surnormalidades:

Ya vale tener que explicar que aquí (en Andalucía) hay ferias, pero trabajamos mucho. Que somos capillitas, pero los hay rojos. Que tenemos tradiciones, pero también poetas, abogados, universitarios, pintores, médicos… Déjennos sencillamente ser surnormales sin justificarlo ante idioteces, ataques ni complejos.

¿Y si… le hubiésemos hecho caso al Pali cuando dijo que había que hacer menos misiles y más pavías de bacalao? Que las empresas de misiles suben en bolsa cuanto más caen sus productos, y aquí hasta un ministro tenemos.

Ser andaluz es como ir en bicicleta: suena divertido, pero el de la moto lo tiene mucho más fácil para llegar más lejos… Que ser andaluz e ir en bicicleta está muy bien pa un rato, pero verás el día que trinquemos una motito…

Je suis carajote andalú y Mexican:

Y es que hay que ver lo fácil que es ser solidario hoy día a golpe de pecho y botón; y barato. Que en esto de la solidaridad la gente es más del pray que del pay. Que mucho tuit y mucho rezo, pero la mano en la cartera que no la meta ni Dios. Solidaridad por Twitter, solidaridad por Facebook, solidaridad de lazo, virtual, de boquilla, de mentira, de maltratar al vecino mientras “love around the world”.

Un perfecto andaluz:

“NO NI NÁ” es la afirmación más rotunda conseguida mediante una triple negación.

“Llevaban allí más tiempo parados que el indio de Bellavista”

  • Manu, ¿por qué has hecho eso? La frase esa de Bellavista no la ha entendido nadie.
  • Perdona por no estar de acuerdo, en Bellavista la ha entendido todo el mundo.

Que a los sitios hay que ir, pero lo que no entiendo es que el encuentro Barcelona-Cádiz se haya festejado desde aquí como si el honor lo tuviese el Carnaval, cuando el privilegio y la bendición la ha dado la Tacita caleteándoles el Liceo.

Ángeles y demonios:

No tendré vida ni muerte para estar agradecido a mis monjas, que me enseñaron que el problema no está en ser monja, ateo, creyente, cura, budista, carpintero o dejar de serlo y que las personas no se diferencian ni por su color, su sexo ni mucho menos por su religión, sino por ser buenas o no. Y es que estas mujeres caídas del cielo me enseñaron que los valores son valores y son los que nos hacen más humanos.

Si dice cosas del tipo “si yo tengo muchos amigos mariquitas pero…” Si se le ha escapado alguna vez eso de “si yo no digo que no, pero que no lo llamen matrimonio” si en el fondo alguna vez has creído que no era natural, o si incluso eres de los que creen que es una enfermedad con cura… solo decirte que enhorabuena, estás en lo cierto. La cura existe, pero para la única enfermedad sobre la mesa: la tuya.

Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva, y una sociedad avanzada, formada, informada, civilizada y sana debería saber, y de hecho sabe, que la identidad sexual no reside en los genitales, sino en el cerebro, por eso nos faltarían autobuses para gritar que también hay niñas con dos cojones y niños que lo son porque les sale del coño (con perdón).

Política parlamentable:

En esto de votar, como en el resto de cosas importantes, siempre me dijo mi seño que de nada sirve lo que se hace el último día.

Es curioso ver cómo nuestros políticos se ponen al día en la bonita lección de “Matemáticas aplicadas para político,s que no lo son tanto” y ahí los ves, sumando y restando con nervios, y reconozco que me da cierto placer ver cómo por primera vez es a ellos a los que no les salen las cuentas. Y es que algunos parece que se acaban de enterar de que no todas las sumas son llevando, de que no todas las operaciones son con dividendo y de que existimos el resto.

Tengo mis ideales, por supuesto, y no los escondo; precisamente esto de las columnas va de enseñarlos de orearlos y exhibirlos intentando hacerlo con argumentos, pero no me busquen escondido en ningunas siglas, obediente tras ningún carnet que no sea el de las trece barras y el de donante de órganos, ni militando “apesebradamente” en ninguna formación.

Parece que ya quedó antiguo y desfasado eso de “Hacienda somos todos”. Se acerca el día poco a poco de: “Los que le mangamos a Hacienda somos todos”.

La semana que publiqué “Aznar es un mierda” me hicieron sentir la Pasionaria; y cuando con “Socialistísima” el palo le tocó al PSOE, viví entre cibermamazos y halagos. Pero hoy por no ver bien la jugada de Espinar -de Podemos-, te salta Twitter entero, y el pajarito feliz se hace buitre carroñero.


Evidentemente hay mucho más. Son casi 400 páginas que no tienen desperdicio. Desde aquí te animo a que leas el libro para que compruebes todo lo que dice este surnormal profundo. Podrás estar de acuerdo con él o no en las cosas que escribe, pero lo que sí hay que reconocerle es valentía por su claridad. Gracias, Manu.

P.D: Lo único que he echado de menos ha sido alguna referencia en el libro a Chaves Nogales, aunque quizás este no era el libro adecuado para ello. Quizás para el siguiente…

Los grupos de WhatsApp

¿Estás contento porque te han incluido en otro grupo de WhatsApp?
¿Te ha preguntado alguien si te apetece pertenecer a dicho grupo?
¿Están claras las normas de uso de dicho grupo?
¿Estás dispuesto a recibir imágenes, audios, vídeos, memes y chistes varios a tutiplén?
¿Está dispuesto a soportar que esté el móvil todo el día sonando? ¿O tendrás que poner el grupo en silencio?
¿Eres consciente que si no participas o no contestas es posible que se enfaden contigo?
Si es el cumpleaños de alguien del grupo… ¿estás dispuesto a leer x veces “Feliz cumpleaños” y x+1 veces “Muchas gracias”?
¿Somos conscientes de las cuestiones de privacidad?
¿Nos da igual que nuestro número de teléfono personal sea conocido por personas que pertenecen al grupo y que no conocemos?

Pues sí, todas estas son preguntas que nos tendremos que hacer. El uso generalizado del whatsapp hace que no siempre se use bien. Hay que reconocer que es una aplicación que ha tenido una gran incidencia en la ciudadanía, pues el “Mándame un mensaje” se ha cambiado por “Mándame un WhatsApp”. Pero ya que se usa tanto, lo conveniente sería que se usara bien y, como siempre, lo mejor sería educar en su uso.

Y para ello bastaría usar el sentido común. Por ejemplo, si quiero felicitar a alguien por su cumpleaños… ¿no es más conveniente hacerlo de forma privada para que se entere la persona en cuestión en vez de hacerlo en un grupo donde a los demás ni les va ni les viene?

¿Y lo de las dichosas cadenas?  ¿Por qué se envían tantas cosas de las que no estamos seguros si son ciertas o no? Que si años de mala suerte, que si no vas a tener dinero, que si esta persona no se cura, que si pinchas en este vídeo no sé quién va a a donar no sé cuánto dinero para ayudar a los necesitados… Por favor, sentido común: reenviamos todo aquello de lo que estemos seguro o aquello que provenga de fuentes fiables: medios de comunicación, Policía, Guardia Civil, etc.

¿Y el contenido de algunas cositas que se mandan? ¿Somos conscientes que se puede herir la sensibilidad de alguien que lo lea o vea? ¿Nos preguntamos quién está al otro lado de la pantalla y lo va a leer o ver? ¿Se respetan todas las opciones y opiniones? Mmmmm…  nos lo tenemos que hacer ver.

Hay muchos sitios en la red donde dan consejos para seguir normas de uso en un grupo de whatsapp, por ejemplo aquí. No estaría mal que le echáramos un vistazo.

Para grupo de WhatsApp bueno el que ha sacado la chirigota del Selu de este año, que en realidad se llama “Grupo de guasa”. El Selu, todo un crack:

Por cierto, personalmente me gusta más usar Telegram que WhatsApp, ya que me parece una aplicación menos intrusiva y que permite más opciones. El mayor inconveniente es que es todavía poco conocida para la ciudadanía en general y eso de “mándame un telegram” todavía no se lleva mucho.

Me gustaría…

…no tener que estar de parada técnica

…seguir agradeciéndoos el que estéis ahí

…que el día no se me haga tan largo

…no tener que ver ni oir más noticias sobre mujeres asesinadas

…no ver tanta crispación en las redes sociales

…que la gente fuera más educada y respetuosa

…que nuestros representantes políticos piensen de verdad en los ciudadanos

…que la educación sea la que corresponde al siglo que vivimos

…que se respetara lo que cada docente hace en el aula con su alumnado

…que no se criticara todo aquello contrario a lo que se piense

…que no exista una guerra entre innovadores y tradicionales

…que alguna vez se haga realidad eso que llaman pacto educativo

…mejorar mi inglés

…que no me metan en más grupos de whatsapp

…que se sepan usar los grupos de whatsapp

…que se siga educando en el uso de dispositivos móviles

…que se sepa lo que es la identidad digital y la privacidad en las redes

…que desaparezca el ciberacoso y la adicción al móvil

…que se dialogue más

…que mi alumnado me echara de menos el tiempo que no voy a estar con ellos

…que hubiera otro tipo de televisión

…que no me equivoque cuando decida ver una serie en Netflix

…que mi Sevilla FC continúe por la senda de las victorias

Ahora que tiene uno tanto tiempo para darle vueltas al coco, os dejo aquí algunas cosas que me gustaría que pasaran. Evidentemente hay muchas más y la mayoría de ellas son de difícil cumplimiento, pero ya se sabe que soñar y desear es gratis.

Todos estos “me gustaría” se resumen en dos: RESPETO y EDUCACIÓN.

Seguimos…

“Juanma, cuenta conmigo”

En estos días en los que estoy de parada técnica, he podido comprobar una vez más que me siento una persona muy querida, por supuesto por mi familia, pero también por compañeros y amigos. Y esto es algo de lo que me siento muy orgulloso.

No me gustaría que este post quedase demasiado pasteloso, ni que diera la impresión de autobombo o de que no tengo abuela, pero es algo que me gustaría compartir contigo ya que pasas por aquí.

Siempre se ha dicho que hay que estar en las duras y en las maduras. En las maduras es fácil estar, pero en las duras no lo es tanto. Y es en este último caso cuando las personas te demuestran en realidad cómo son. Me siento muy afortunado por estar rodeado de tanta gente que me quiere y que me aprecia, tanto profesional como personalmente.

Aluciné hace unos meses cuando fue mi 50 cumpleaños con la cantidad de felicitaciones recibidas y con la fiesta sorpresa que me prepararon y que también conté por aquí y ahora, tras enterarse mi gente que estoy de parada técnica, son numerosos los mensajes de apoyo y ánimos recibidos, por teléfono, por correo, por Whatsapp, por Telegram, por Twitter, por Facebook, dejando comentarios en el blog, etc. Algunos ejemplos:

Y esa frase de: “Ánimo Juanma, cuídate y cuenta conmigo para lo que haga falta”… la de veces que la he podido escuchar y leer de gente cercana a mí y no tan cercana. Y como sé que me lo dicen de corazón, el agradecimiento es infinito.

Empezando por mi familia: mi mujer y mis niñas, que son las que están en el día a día conmigo y que tanto me están ayudando. Mi madre -¡ay, mami, cuánto siento no poder ayudarte más en estos momentos!-, mis hermanas, mi tío, mi cuñado, mi Migue, mis sobrinos… Mis compis del IES Chaves Nogales… ¡vaya calidad de compañer@s que tengo! Mis alumnos… Otros maestros, maestras y profes que conozco personalmente o a través de las redes y que me hacen llegar toda su fuerza…

En definitiva, el sentirse acompañado hace que la situación sea más llevadera, el saber que puedes contar con gente también Y el sentirse querido por tantos familiares, compañeros y amigos ya no digamos.

Gracias por estar ahí. Seguimos…

Para terminar quiero dejaros este videoclip de Soy Luna que tanto le gusta a mi sobrina Ángela y que precisamente se llama “Cuenta conmigo”

Una paradita para coger impulso

Desde el principio de este trimestre estoy de baja médica. Muchos me estáis preguntando que qué es lo que me pasa. Lo que me ocurre es que tengo un problemilla en el hombro derecho que no me permite hacer prácticamente nada con el brazo derecho, ya que tengo mucho dolor y no puedo moverlo. Por tanto, lo fundamental ahora es tratar este problemilla y así ando liado de médicos y pruebas para ver si lo solucionamos lo antes posible. Esto evidentemente me obliga a parar.

Después de 23 años de profesión es la primera vez que me cojo una baja médica. Y me hubiera gustado seguir sin tener que cogerla, pero las cosas hay que afrontarlas tal y como vienen y, por tanto, toca parar.

Soy de los que piensan que nuestro cuerpo es sabio y llega un momento en el que te dice: “¿Dónde vas con tantas cosas, miarma? Para un poquito”. Pues nada, a parar se ha dicho.

Cosas que hay que dejar paradas aunque sé que las dejo en buenas manos: El Instituto, mi IES Chaves Nogales y mis funciones como profesor, como coordinador TIC y como secretario.

Como profesor: Sigo sin entender esa medida por la que la administración se come los 10-15 primeros días de baja y no manda a nadie para sustituir. Bueno, es fácil de entender: se trata de dinero, 10-15 días que se ahorran de sueldo. De todas formas, mi alumnado creo que está notando poco el ,que yo no esté en clase, porque gracias a que existe internet, GSuite, el correo electrónico y Google Classroom prácticamente estamos al día de contenidos y tareas. Y gracias también a mi compi Paqui y a mis compis de departamento que me están ayudando un montón.

Como coordinador TIC y como secretario: tengo la inmensa fortuna de tener unos compañeros de claustro, de equipo de coordinación TIC y de equipo directivo que son la caña. Desde el minuto uno están ahí dándome ánimos para mí pronta recuperación y ofreciéndose para ayudarme en lo que sea necesario. Por eso sé que todo está en buenas manos y como sé que nadie es imprescindible, todo irá como la seda.

También tenía previsto durante este mes impartir alguna que otra formación relacionada con GSuite y con la gestión económica, a las que me había comprometido antes de Navidad y para las que he tenido que buscar sustituto como ponente.

Es evidente que el hacer deporte también lo he tenido que parar. Ya llevaba varios meses sin poder ir al gimnasio y sin jugar un partido de pádel porque tenía molestias en el brazo. Lo máximo que voy a poder hacer de momento es salir a andar, pero cuando cambie un poquito el tiempo, que ahora mismo entre la lluvia y el frío cuesta salir de casa.

Pero unas cosas se paran y otras comienzan a andar o se retoman. En mi caso he retomado algunas cosas que de un tiempo a esta parte tenía bastante abandonadas. Por ejemplo: este blog, la lectura y mi familia.

Mi blog: ya comenté en el post anterior mi intención de retomar este blog con fuerza; de escribir todo aquello que se me ocurra al menos una vez a la semana… A ver si soy capaz.

La lectura: tengo que reconocer que no soy un ávido lector, pero de vez en cuando sí que me gusta leer algún que otro libro. He leído en formato digital el “Educative innovéision” de Jordi Martí y ahora me estoy leyendo en formato papel el “Surnormal profundo” del gran Manu Sánchez que me trajeron los Reyes.

Mi familia: cuando entras en la vorágine del día a día y dejas que el trabajo te apabulle y te absorba de manera inmensa -porque te va la marcha-, es posible que lo primero que abandones o tengas menos presente sea tu familia, que es lo que tienes más cercano. Y no eres consciente de hacerlo así ni hay mala idea, pero ocurre. Por tanto, encantado de disfrutar de ellas, aunque tengo que reconocer que les estoy dando más tarea de la cuenta, sobre todo a mi mujer.  Esta Merchi me ha vuelto a demostrar que de las mejores cosas que me han pasado en mi vida ha sido conocerla a ella y decidir compartir la vida a su lado. No se puede tener mayor calidad humana, os lo aseguro.

Me estoy convirtiendo en un adicto seguidor de series. Este invento de plataformas tipo Netflix, HBO… la verdad es que está dando buen resultado. Son varias las series que he visto completas en estas últimas semanas y ahí seguimos…

Para terminar quiero mostrar desde aquí mi sincero agradecimiento a todas las muestras de cariño y de ánimos que me llegan directamente, a través del teléfono, del correo electrónico, de las redes sociales… todos apostando por una pronta recuperación. Seguro que así será…

Seguimos…

Objetivo: un post a la semana al menos

Ahora que parece que voy a tener un poco más de tiempo, voy a intentar retomar este blog con al menos un post semanal. A ver si soy capaz de cumplirlo…

Las temáticas serán variadas, pues no me limitaré a escribir siempre de lo mismo; es posible que escriba de Educación, del uso de Internet y las Redes Sociales, de cosas que pasan en la vida, de mis vivencias, de fútbol, de lo que se me vaya ocurriendo y pasando por mi cabeza… En definitiva, lo que trataré de hacer es darle contenido a este blog y me gustaría que te pasaras por aquí de vez en cuando y me fueras dejando tus opiniones y comentarios.

Ya sé que escribir en un blog no está de moda, ahora se lleva más postear en Facebook, usar Twitter, poner fotitos en Instagram… pero para mí mi blog siempre ha sido mi casa -mi casa de Internet- y tengo ganas de retomarlo. Me voy a convertir en columnista y voy a escribir mi propia columna semanal aquí en este diario digital que no es otro que mi blog y el tuyo. Estás invitado a acompañarme…