Lo que menos me gusta de internet

En muchas ocasiones me he referido por aquí a las muchas ventajas que tiene hoy en día el uso de internet y los que habitualmente leéis lo que escribo habréis notado que soy un apasionado de todo lo que se mueve por este mundo de las TIC en general y de internet en particular. Sin embargo, en alguna que otra ocasión me he hecho eco de algunas cosas que no me gustan en absoluto: me sigue sin gustar y cada vez odio más al maldito spam ¿no hay manera de acabar con él? Tampoco me gusta nada los que cometen delitos cibernéticos cada vez más extendidos: phishing, pederastas, grabaciones y posterior exhibición de filmaciones terribles…

Pero hoy me quiero referir a otra de las cosas que menos me gustan: los trolls. Sí, a esos personajillos que aparecen por algunos blogs para dar la nota y para estar en contra de todo y de todos. NO ME GUSTAN NADA. Normalmente se aprovechan del anonimato y “largan” a sus anchas en los comentarios. El ejemplo más reciente lo ha sufrido mi amigo Aníbal, uno de los más importantes blogueros de este país y en el mundo educativo seguro que pocos pueden superarle. Por la calidad de lo que escribe, por el tono que usa, por los miles de seguidores que somos… la Bitácora de Aníbal de la Torre es una referencia casi obligada para los que nos dedicamos de una u otra forma a la educación. En sus cientos de posts seguro que hay miles de comentarios, donde todos los visitantes podíamos ir dejando nuestras impresiones. Sin embargo, a partir de ahora estos comentarios serán moderados y necesitarán de la revisión previa para que puedan ser publicados. Yo estoy seguro que a la gran mayoría de los que alguna vez hemos escrito alguna vez por allí nos da igual que se nos modere o no, lo auténticamente lamentable es que por 2 ó 3 capullos se tenga que tomar esta decisión… Mi blog afortunadamente es más de “andar por casa” y todavía no ha sufrido ningún ataque de ese tipo, pero si algún día lo sufriera no sé lo que haría… quizás tirara la toalla… no sé…

Es una pena que los pocos garbanzos negros que hayan se noten más que toda una olla de garbanzos de los buenos, pero así es la vida…

Ánimo amigo, que sabes que eres toda una referencia y no te dejes amilanar por esos garbanzos negros que hay por todos sitios. Una buena prueba de ello es ésto.

________________________________________________________