20 años de buena persona: Patricia Díaz

Hoy cumple 20 años una de las personas especiales de mi vida: mi hija pequeña, mi Patri, mi cantante, mi aspirante a enfermera, la que es buena amiga de sus amigos, chica sensible y cariñosa y constante en sus estudios. Orgullosos que estamos de ti.

20 años ya… ¡parece mentira! Me acuerdo cuando ese 18 de junio del 98 me llamó mi mujer al instituto -entonces estaba en el IES Valle-Inclán- porque había que irse de forma apresurada al hospital pues Patri venía de camino. No fue fácil el que viniera el mundo y de hecho pasamos unos primeros meses muy complicados, pero afortunadamente todo se fue superando y ya vamos por aquí…

Patri es una chica muy dulce, que se da a querer, le gusta ayudar a los demás y ser solidaria. De hecho, tras graduarse en Secundaria en nuestro IES Chaves Nogales, se ha titulado como Técnico en Cuidados auxiliares de Enfermería y lo que más le gusta de ello es poder atender al enfermo, como ha demostrado en cada una de las sesiones de prácticas que ha hecho en el Hospital Virgen Macarena. También se ha apuntado como voluntaria a Área Hospitalaria y mañana mismo lo va a hacer a la Cruz Roja. Se ha hecho donante de sangre como una prueba más de su carácter solidario.

Sus dos pasiones son la enfermería y la música, aunque también tiene otras, como son su familia -ella es muy familiar- la Semana Santa de Sevilla, que le encanta y la Feria, pues es feriante al máximo, como su padre.

En estas circunstancias especiales que nos está tocando vivir, ella -como el resto de mi familia- está siempre a mi lado, está pendiente mía, me acompaña a darme el tratamiento para conseguir el #yomecuro… podemos decir que es mi enfermera particular y bien que se lo agradezco.

Patri, te deseamos muchas felicidades por tu 20 cumpleaños, que podamos seguir celebrando muchos cumpleaños juntos y ya sabes que siempre estaremos contigo para todo lo que necesites porque ya sabes que toda tu familia te queremos con locura.

Y para terminar vamos a dejar por aquí alguna que otra canción de esas que tú cantas tan bien. Que las disfrutéis…

Un día señalado

21 de abril de 2018. Desde hace bastante tiempo sabía yo que este día iba a ser un día muy importante, porque se me acumulaba en mi Google Calendar una serie de eventos en los que era imposible estar en todos de manera simultánea.

Tras la confirmación por parte del alcalde de Sevilla de que este año se continuaría con el experimento de la feria de abril de domingo a sábado, estaba claro que este 21 de abril sería el último día de Feria 2018. Y apuntado quedó. Pero podría prescindir de ir a la feria este día, porque después de tantos días que seguramente iríamos antes, como buenos feriantes que somos en mi familia, ya tendríamos bastante. De hecho, el año pasado me perdí el último fin de semana de feria porque me fui a Valencia para participar en el encuentro de la comunidad GEG España que, por cierto, estuvo genial y que dentro de un par de semanas se celebra el segundo encuentro también allí.

Este año el EABE le correspondía organizarlo a la gente de Málaga y deciden que se celebrará los días 20 y 21 de abril en Benalmádena, en un hotel. Apuntado queda el EABE18. Sería la décima edición de los encuentros eaberos -yo he asistido a los 9 anteriores- y por supuesto mi primera intención es asistir a éste también, a pesar de perderme la última parte de la feria.

Como este año hay Mundial de Fútbol, los calendarios de las competiciones se adelantan algo más y desde la Federación deciden poner la final de Copa del Rey el día 21 de abril. En ese momento está claro que yo todavía no apunto nada, pero resulta que mi Sevilla FC va pasando eliminatorias y se planta en la final, que jugará este día frente al FC Barcelona. Y ahora vienen los líos de todos los años de buscar sede donde jugar el partido, horario y demás. Apuntado queda y con intención inicial también de ir. Deciden que la final será en Madrid, en el estadio Wanda Metropolitano, por lo que ya está claro que a la vez no puedo estar en Sevilla, en Málaga y en Madrid en el mismo día. Ya habría que elegir.

Y algo que no tuve que apuntar, pero que yaba me venía apuntado, porque me viene de años atrás, es que hoy 21 de abril es el cumpleaños de mi mujer… y esto sí que no me lo salto por nada.

Pero claro, uno tiene apuntadas sus cosas en el Google Calendar para que no se le olvide nada y luego viene la realidad del día a día y las circunstancias que se van presentando. Y mi circunstancias ahora han cambiado bastante. Por tanto, lamentándolo mucho, tuve que descartar el apuntarme al EABE18, para el que por cierto se agotaron las trescientas inscripciones en muy pocas horas. Me alegro muchísimo que el movimiento eabero siga tan vivo.

También tuve que descartar el ir a Madrid para ver la final, porque aunque por mi número de carnet de socio del Sevilla tenía derecho a entrada, como mi enfermedad tiene días, hay días en los que me encuentro bien -la gran mayoría, menos mal- y hay días en los que no me encuentro tan bien. No me podía arriesgar a hacer un viaje Madrid con todo lo que ello conlleva de cansancio y demás para que al final no pudiera ir.

Como afortunadamente hemos podido ir a la feria más días de los esperados inicialmente, ayer viernes decidimos despedirnos ya de la feria 2018. Evidentemente ha sido una feria muy distinta a las que hemos podido vivir los años anteriores en mi familia tras los últimos acontecimientos, pero la vida sigue, hay que afrontarla y por eso hemos estado ahí… la familia siempre unida.

Por tanto, ¿con que nos quedaremos hoy? Pues intentaré seguir todo lo que pueda el EABE18 a través de las redes. Por cierto, muchas gracias a todos los que están por tierras malagueñas y se están acordando tanto de mí.

Haremos un almuerzo familiar para celebrar el cumpleaños de mi Merchi, mi reina, a la que le debo un post aparte por todo lo que está haciendo por mí.

Y por la noche veremos la final de Copa en la tele, con mi bufanda de aficionado sevillista puesta, esperando disfrutar de un buen partido y, aunque sabemos que es bastante difícil, esperar la victoria de mi equipo. Y si así ocurriera… ya veremos cómo acaba el 21 de abril…

#SeguimosJuanma…

Carta a mi madre

Esta tarde hemos recordado familiares y amigos a mi madre en una misa que hemos celebrado en la Parroquia de San José Obrero al cumplirse casi un mes que ya no está con nosotros.

Me he atrevido a leer una carta al final de la misa. No me ha salido muy bien porque la emoción me lo ha impedido por momentos, pero como estaba escrito con el corazón me lo han sabido perdonar.

Algunas de las personas asistentes me han dicho que les gustaría leer la carta y es por eso que os la dejo aquí:

“No ha sido fácil escribir estas líneas y más difícil aún va a ser leerlas, pero tengo que hacerlo por ella.

Lo primero que quiero hacer es darle las gracias al Padre Antonio por sus cariñosas palabras y a todos los que aquí estáis -familiares y amigos- por acompañarnos en estos momentos de recuerdo a mi madre.

Manuela Rodríguez, Manoli, fue una gran mujer. Una gran madre, esposa, hermana, tía, suegra, abuela…  y una luchadora y trabajadora incansable. Si algún día se decide hacer el monumento a la mujer creo que mi madre podría servir de modelo. Sé que hay muchas más mujeres que podrían serlo, pero no me cabe duda que la Manoli podría ser una de ellas.

Mamá, nos has dejado con 74 años, la misma edad con la que nos dejó papá hace 8 años. Y ambos por culpa de la maldita enfermedad. Creíamos que no iba a ser tan pronto, pero es que al final el maldito bicho ha corrido demasiado y ya nada se podía hacer. Pero siéntete orgullosa de lo que has dejado por aquí. Han sido innumerables las condolencias y las muestras de cariño recibidas y esto ha de ser por algo.

Tu padre, mi abuelo Paco, vivió contigo hasta su fallecimiento. Tu hermano, mi tío Carlos, vivió contigo hasta tu fallecimiento. Pero no te preocupes porque no se ha quedado solo; tu hija Chari, mi hermana, se ha venido a vivir con él junto con su marido Joaquín y sus hijos Manuel y Ángela. Y por supuesto también está ese Migue que tanto querías y del que no sabríamos qué habría sido de su vida si tú y mi padre no os hubiérais convertido en ángeles de la guarda. Y mi hermana Auxi también está ahí. Y nosotros, por supuesto. Seguiremos siendo la misma familia unida que tú y papá habéis conseguido que fuéramos, no lo dudes.

Esta pasada Semana Santa ha sido distinta, muy distinta, pero supongo que desde allí arriba me habrás visto acompañar a la Virgen de los Dolores a su paso y cómo le cantamos el coro de San José Obrero. Y me habrás visto con el pañuelo en el besamanos del Gran Poder gracias a mi amigo Pepe y donde casualmente estaba tu hermana Rosario, mí tía. ¿Le dijiste tú que fuera para que me viera? Porque no sé si fue una casualidad… Este año lamentablemente no he podido salir en Los Gitanos, pero gracias a mi compañera Eva he podido disfrutar de otro gran momento de la Semana Santa: he visto el paso de la Hermandad de la Macarena por la calle Parras desde el balcón de su casa. Y el Lunes Santo estuvimos todos en la calle Venecia para ver a la Hermandad del Polígono San Pablo. Como siempre hacíamos contigo, mami.

Y ahora viene la feria y lo que nos vamos a acordar de ti… pero iremos, porque estoy seguro que tú quieres que vayamos. ¡Lo que a ti te gustaba que nos juntáramos toda la familia en nuestra caseta, comiéramos juntos, cantáramos sevillanas, bailáramos…! Te prometo que intentaremos que todo siga siendo igual, porque estoy seguro que tú quieres que sea así.

Echo de menos el ir a verte a tu casa, el hablar contigo por teléfono -últimamente varias veces al día para preguntarnos mutuamente cómo estábamos-. Ay, cuánto siento el que te hayas ido con la pena de que yo estuviera malito, pero no te preocupes que entre las ayudas que tengo por aquí abajo y las de ahí arriba estamos haciendo un equipazo que no van a poder con nosotros. De esta salimos seguro.

Echo de menos tus okeis en el whatsapp y en el Facebook. Personalidad y clase hasta en las redes sociales. Una crack mi chica del ok.

Con la de escaleras que has subido durante toda tu vida, como tú misma decías, espero que para subir allí arriba San Pedro se haya portado y te haya puesto el ascensor de las grandes ocasiones, porque tu forma de vivir y tus acciones te hacen merecedora de ello. Mira que has visitado cristos, vírgenes y santos, la de veces que has ido detrás de María Auxiliadora todo el camino, la de promesas que has hecho y has cumplido… no me cabe duda de que allí arriba te tienen que estar mimando, porque ganártelo te lo has ganado con creces. Pero más que por esto, por tu forma de ser, por tu familiaridad, por tu liderazgo, por tu buen corazón, por ser tan buena persona, por luchadora, por querer tanto a los tuyos…

Ten por seguro que aquí no te vamos a olvidar, que seguirás estando en nuestras vidas, en nuestros eventos familiares, en nuestro día a día… porque has sido tan importante para nosotros que olvidarnos de ti es poco menos que imposible.

Te quiero, mamá. Te queremos, Manoli. Seguimos…

Muchas gracias a todos por acompañarnos”.

Hay que seguir, que lo próximo que está aquí es la Feria de abril…

Os presento a una artista: Patricia Díaz

Os dejo la última grabación realizada por mi hija Patri en un estudio de grabación profesional. Se trata de la canción “Amarte por mil años más”. Espero que la disfrutéis tanto como yo la he disfrutado:

En próximos posts pondré nuevas canciones de Patri.

Una Semana Santa diferente

Cartel de la Taberna cofrade "Tós x ="

Ayer fue Viernes de Dolores y no empezó muy bien la cosa, pues sólo pudo salir una de las hermandades del día, la de Bellavista. La lluvia hizo estragos a primeras horas de la tarde, aunque a partir de las 8 ya no volvió a llover.

Hoy es sábado de Pasión, un día importante en nuestra familia, pues sale a la calle – si el tiempo no lo impide, que esperemos que no- la Hermandad de San José Obrero, una de nuestras hermandades. Mis sobrinos Manu y Ángela, mi mujer y mi hija Patri irán de nazareno y por primera vez harán estación de penitencia al templo de los Gitanos. Y allí intentaremos estar. Parece que el tiempo dará hoy una tregua y podrán salir las hermandades del día a la calle.

Y por la noche habrá que cambiar la hora. Y mañana será Domingo de Ramos, uno de los días más bonitos del año y al que le pega que siempre haga sol, pero parece que este año no será así, al menos desde por la mañana, aunque esperemos que esto no sea impedimento para que podamos disfrutar de las cofradías del Domingo de Ramos sevillano.

Según los partes meteorológicos que he visto y escuchado, parece que a partir del Lunes Santo el tiempo mejora, hasta el jueves inclusive y es a partir de la madrugada del viernes cuando parece que puede venir otro frente que puede hacer peligrar el final de la Semana Santa, aunque esto todavía no se ve muy claro. Tendremos que esperar a que avance la semana para tener pronósticos más certeros.

¿Por qué será para mí una Semana Santa diferente? Pues fundamentalmente porque no podré vivirla como suelo vivirla habitualmente. Será la primera Semana Santa sin mi madre, que no es que ella fuera muy capillita, pero teníamos esos momentos, esas costumbres, esas tradiciones… que repetíamos año a año. Ese lote de coser botones en las túnicas de nazareno mía y de sus nietos, de pegar escudos en las capas… Esas torrijas y corbatas que hacía y que tan buenas estaban. El ver a sus nietos de nazareno, el ver a la cofradía del Polígono San Pablo por la calle Venecia toda la familia juntos, el ver por la mañana del Viernes Santo a su hijo y a sus nietos acompañar a la Virgen de las Angustias de nuestra hermandad de los Gitanos. Momentos que quedarán en el recuerdo.

Por primera vez en mi vida no he sacado la papeleta de sitio para salir de nazareno acompañando a mí Virgen de los Gitanos. El año pasado cumplí 50 años de hermano y por primera vez me quedo sin salir, porque el tratamiento que estoy siguiendo no me permite hacer la estación de penitencia. Pero el año que viene, Dios mediante, ahí estaremos de nuevo con más fuerza que nunca.

Soy el más capillita de los tres hermanos y he tenido la suerte de que a mi mujer y a mi hija Patri también les guste mucho esto. Este año tendremos que ir más relajados y no podremos ver tantas cofradías ni en sitios tan complicados de gente y bullas como nos solíamos meter, pero intentaremos disfrutar de la Semana Santa lo mejor posible, porque la Semana Santa de Sevilla es única.

Dicen que las cosas que se maman desde chico es difícil después cambiarlas. Yo no estoy muy de acuerdo con esta afirmación, pero desde luego en el caso de mis vivencias de semana santa sí que se cumple. Mi infancia cofrade transcurrió en la calle Placentines, en el taller de encuadernación de mi familia materna “Encuadernación Gutiérrez”, un sitio estratégico para vivir la Semana Santa, junto a la catedral y a la cuesta del bacalao, por el que pasaban -y siguen pasando- una gran cantidad de cofradías y donde disfrutábamos muchísimo. Es verdad que no había la masificación que hay hoy en día, los pequeños nos podíamos mover libremente para pedir caramelos, cera, etc (en aquellos tiempos no había estampitas). Pero esto ya lo conté en este mismo blog hace 10 años.

Señor de las Tres Caídas de San Isidoro por Placentines

Era una forma muy familiar de vivir la Semana Santa. De hecho, mis padres, mis tíos y algunos de mis primos, una vez que la familia dejó el taller de encuadernación, prácticamente no volvieron al centro para vivir la Semana Santa, salvo para ver a Los Gitanos y poco más.

Nosotros sí seguimos, intentamos disfrutar la Semana Santa al máximo. Este año será algo distinta, sí, pero la disfrutaremos también.

¡Feliz Semana Santa para todos!

Manuela Rodríguez, la chica del OK

Nos dejaste, mamá. Y qué duro se nos está haciendo… pero no dudes ni un solo momento que seguiremos adelante, todos unidos, como a ti te ha gustado siempre.

Manuela Rodríguez, la Manoli, como todo el mundo te llamaba, GRANDE entre las grandes, mujer de bandera, madre, esposa, abuela, tía, hermana, suegra…. como nadie he conocido. Y es que es difícil destacar en tantos aspectos, pero está claro que eso va en la persona y a ti en buena persona es difícil hasta empatarte.

Seguro que muchos dirán que se me ve el plumero, que si yo era tu ojito derecho, que si tú eras mi ojito derecho… y no les falta razón. Tengo que reconocer que yo sentía -y siento- auténtica predilección por mi madre, porque me ha demostrado a lo largo de toda la vida lo luchadora que ha sido, lo trabajadora que ha sido, lo bien que ha sabido llevar adelante su familia… y, en definitiva, lo líder que ha sido para todos los que vivíamos alrededor de ella.

Nos has dejado con 74 años, la misma edad con la que nos dejó papá hace 8 años, justo el día antes de ganar mi Sevilla FC la última Copa del Rey en Barcelona. Y ahora tú, justo el día después de la hazaña del Sevilla en Manchester, nos dejas. Maldito cáncer. Maldita epidemia del siglo XXI. Lo que más siento es que te hayas ido con la pena de verme malito, pero tú no te preocupes porque de esto vamos a salir sí o sí, pues hay mucha gente empujando para ello.

¿Y esto de “la chica del OK”? Tu seña de identidad de los últimos tiempos, mami. Desde que me dijiste aquello de: “Juanma, yo quiero tener un móvil para ver las fotos de mis nietos, que es que las veis ustedes y yo no las veo”. “Venga mamá, vamos a modernizarnos, vamos a por un smartphone, vamos a ponernos el whatsapp, cuenta de Facebook y vamos a trastear…” Y así empezó ella con las redes sociales: cada frase que escribía la acababa con un OK, era su seña de identidad. Comentaba todo lo que poníamos sus hijos y gente allegada, encontró a gente que hacía tiempo que no veía, le gustaba y nuestros amigos estaban encantados con ella. Eso que dicen de “genio y figura hasta la sepultura” lo hemos llevado hasta las últimas consecuencias y hasta en su esquela aparece:

Andaluza por los cuatro costados, defensora de tu tierra y de tu gente, devota a más no poder, pidiendo por todos los que te rodean y cumpliendo una promesa tras otra… Tú sí que te mereces la medalla de Andalucía, por todo lo que has hecho a lo largo de tu vida. “La chiquitita”, cómo te decían tus hermanas… No era nadie la chiquitita… qué manera de organizar… ¡Que organizar no es lo mismo que mandar, eh! No nos equivoquemos… 🙂

Y esta mañana no me sonará el teléfono como lo venía haciendo todas estas mañanas atrás para preguntarme cómo había pasado la noche, que si me había dolido el brazo… y yo preguntarte cómo estabas tú. Y a mediodía otra vez… y por la noche otra vez… y lo echaré mucho de menos. Tú más preocupada por mí que por lo que tú tenías en lo alto, como siempre te ha pasado. Pero estoy muy contento de poder habernos despedido de ti como a ti siempre te ha gustado: todos juntos en casa.

El haber sido capaz de construir una familia como tú has construido, el haber sido capaz de que te quiera y te aprecie tanta gente, se ha demostrado a la hora de despedirte. Ha sido una cosa impresionante la cantidad de gente que nos ha acompañado, que nos han mandado besos y abrazos y que han querido estar contigo, y esto sólo es porque tú te lo has ganado. Orgullosos que estamos de ti.

No me cabe la menor duda de que San Pedro ha tenido que sacar la alfombra de las grandes ocasiones para recibirte allí arriba, porque tú aquí abajo has hecho los deberes pero a base bien: No se ha podido rezar más en la vida, no se han podido visitar más cristos, vírgenes y santos, no se han podido realizar y cumplir más promesas… pero esto no es lo importante; lo verdaderamente importante es que no se ha podido ser más buena persona que lo que tú has sido. Y esto allí arriba lo tienen que tener muy en cuenta…

Hasta siempre, mamá. Dale un besito a papá y ya sabes que por aquí… seguimos.

Te dejo aquí una canción interpretada por tu artista favorita: tu nieta Patri que dice eso de… “Vivimos siempre juntos”.

Mami, andaluza, podremos con ello…

Mami, mañana celebramos el Día de Andalucía y me gustaría que un año más cuando vaya mañana a tu casa a verte -que también es la mía-, vea esa bandera colgada de tu balcón. Esa que pones todos los años, sí; porque ahora se ha puesto de moda eso de colgar banderas, pero lo tuyo viene de antaño, desde ese año 77 en el que tanto se luchó por la autonomía andaluza, pero como nosotros la entendemos por aquí: autonomía de inclusión, no separatista. Y así año tras año… y qué le gustaba a tu padre -a mi abuelo Paco- y qué le gustaba a tu marido -a mi padre- y qué nos gustaba a todos -y qué nos gusta- ese pedazo de bandera presidiendo toda la plazoleta donde vivimos y donde enteramente parece que vive la alcaldesa del barrio. Ahí la tenéis:

Este año a los dos nos ha tocado estar un poco chunguillos, pero bueno… va a ser algo temporal, porque desde luego con nosotros no van a poder esos bichos malos que se meten en el cuerpo con nosequé intenciones. Ahora es cuando uno se da cuenta de lo que es realmente importante en la vida: la salud, la familia y rodearte de amigos y personas que te aporten. De salud ahora mismo no vamos muy sobrados, pero de familia y amigos ni te cuento. Y los que están ahí arriba que también velan por nosotros, porque tú te has encargado durante toda tu vida de “hacer los deberes” ¿verdad, mami? Por eso, cuando alguien ve cosas raras donde no las hay, o se enoja por gilipolleces, o cree que se le acaba el mundo por un problema mínimo y superficial, entonces es cuando te das cuenta de lo que es verdaderamente importante en la vida… y por eso hay que cuidarlo tanto. Yo siempre lo he tenido presente, pero te aseguro que ya no se me olvida, mami.

Nos toca estar fuertes, animados y recibiendo todo el apoyo de la gente que nos quiere, que afortunadamente es mucha. Y seguir ese tratamiento que nos han puesto los médicos, que son los que verdaderamente saben de esto. Tú el tuyo y yo el mío. Y dejarnos querer. Y sentirnos orgullosos de esa Chari, esa Auxi, ese tito Carlos, ese Migue, ese Joaquín, esos peques, esa Merchi, esa Vero y esa Patri que se desviven porque no nos falte ni gloria y siempre están ahí.

Y seguiremos respondiendo llamadas y mensajes, porque el tener una enfermedad no quiere decir que tengamos que esconderlo; tampoco se trata de ir contándolo a los cuatro vientos -aunque yo ahora esté haciendo algo de eso al ponerlo por aquí-, pero cuando tu gente cercana y la no tan cercana te demuestra que se preocupan por ti es de justicia tenerlos informados y cómo se va desarrollando todo. No molestan, ¿verdad, mami? No molestan, al revés, nos ayudan.

Y todo esto lo escribo un 27 de febrero bastante distinto a los que he vivido los años anteriores, pero el cuerpo me lo pedía así.

¡Andaluza, disfruta de tu día de Andalucía!

¡Disfruta de tu tierra!

¡Siéntete orgullosa de haber nacido aquí!

¡Siéntete orgullosa de tu habla andaluza!

¡Siéntete orgullosa de tu gente!

¡Siéntete orgullosa de tu bandera!

Y grita conmigo: ¡Viva Andalucía!

Mami, ya sabes… ¡seguimos!

Reseña: “Surnormal profundo”, de Manu Sánchez

Entre las cosas que este año me han traído Sus Majestades los Reyes Magos está el libro “Subnormal profundo” de Manu Sánchez. Tengo que reconocer que, ahora que tengo tiempo, me lo he leído dos veces casi seguidas;  una primera vez casi sin parar y una segunda tomando notas de aquellas cosas que me parecían interesantes. Me ha gustado mucho el libro. Se basa en artículos y columnas que ya había publicado en la Cadena SER -muchas de ellas ya las había leído en su momento-, a las que le añade alguna que otra cosilla más. Son temas políticos y sociales fundamentalmente y desde luego se moja a base de bien. El prólogo de Risto Mejide me ha parecido flojito, me esperaba otra cosa, la verdad.

Os dejo por aquí algunas de las frases que más me han gustado de este surnormal profundo que, como yo, defiende a Andalucía, al que, como a mí, le gusta el carnaval de Cádiz y que es bético a más no poder… En esto último sí que no se parece en nada a mí 🙂

Como yo te hablo:

Efectivamente, cuando hablo ceceo, aspiro las haches, porque en mi tierra se habla tan bonito que ni las haches quieren ser mudas, uso el ustedes constantemente y lo hago por vosotros, omito las eses finales y manejo la liason que parezco Bonaparte, y con esta serie de datos cualquiera sin ser muy avispado podrá deducir que soy andaluz. Y es que yo no hablo un mal castellano sino un perfecto andaluz.

Surnormalidades:

Ya vale tener que explicar que aquí (en Andalucía) hay ferias, pero trabajamos mucho. Que somos capillitas, pero los hay rojos. Que tenemos tradiciones, pero también poetas, abogados, universitarios, pintores, médicos… Déjennos sencillamente ser surnormales sin justificarlo ante idioteces, ataques ni complejos.

¿Y si… le hubiésemos hecho caso al Pali cuando dijo que había que hacer menos misiles y más pavías de bacalao? Que las empresas de misiles suben en bolsa cuanto más caen sus productos, y aquí hasta un ministro tenemos.

Ser andaluz es como ir en bicicleta: suena divertido, pero el de la moto lo tiene mucho más fácil para llegar más lejos… Que ser andaluz e ir en bicicleta está muy bien pa un rato, pero verás el día que trinquemos una motito…

Je suis carajote andalú y Mexican:

Y es que hay que ver lo fácil que es ser solidario hoy día a golpe de pecho y botón; y barato. Que en esto de la solidaridad la gente es más del pray que del pay. Que mucho tuit y mucho rezo, pero la mano en la cartera que no la meta ni Dios. Solidaridad por Twitter, solidaridad por Facebook, solidaridad de lazo, virtual, de boquilla, de mentira, de maltratar al vecino mientras “love around the world”.

Un perfecto andaluz:

“NO NI NÁ” es la afirmación más rotunda conseguida mediante una triple negación.

“Llevaban allí más tiempo parados que el indio de Bellavista”

  • Manu, ¿por qué has hecho eso? La frase esa de Bellavista no la ha entendido nadie.
  • Perdona por no estar de acuerdo, en Bellavista la ha entendido todo el mundo.

Que a los sitios hay que ir, pero lo que no entiendo es que el encuentro Barcelona-Cádiz se haya festejado desde aquí como si el honor lo tuviese el Carnaval, cuando el privilegio y la bendición la ha dado la Tacita caleteándoles el Liceo.

Ángeles y demonios:

No tendré vida ni muerte para estar agradecido a mis monjas, que me enseñaron que el problema no está en ser monja, ateo, creyente, cura, budista, carpintero o dejar de serlo y que las personas no se diferencian ni por su color, su sexo ni mucho menos por su religión, sino por ser buenas o no. Y es que estas mujeres caídas del cielo me enseñaron que los valores son valores y son los que nos hacen más humanos.

Si dice cosas del tipo “si yo tengo muchos amigos mariquitas pero…” Si se le ha escapado alguna vez eso de “si yo no digo que no, pero que no lo llamen matrimonio” si en el fondo alguna vez has creído que no era natural, o si incluso eres de los que creen que es una enfermedad con cura… solo decirte que enhorabuena, estás en lo cierto. La cura existe, pero para la única enfermedad sobre la mesa: la tuya.

Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva, y una sociedad avanzada, formada, informada, civilizada y sana debería saber, y de hecho sabe, que la identidad sexual no reside en los genitales, sino en el cerebro, por eso nos faltarían autobuses para gritar que también hay niñas con dos cojones y niños que lo son porque les sale del coño (con perdón).

Política parlamentable:

En esto de votar, como en el resto de cosas importantes, siempre me dijo mi seño que de nada sirve lo que se hace el último día.

Es curioso ver cómo nuestros políticos se ponen al día en la bonita lección de “Matemáticas aplicadas para político,s que no lo son tanto” y ahí los ves, sumando y restando con nervios, y reconozco que me da cierto placer ver cómo por primera vez es a ellos a los que no les salen las cuentas. Y es que algunos parece que se acaban de enterar de que no todas las sumas son llevando, de que no todas las operaciones son con dividendo y de que existimos el resto.

Tengo mis ideales, por supuesto, y no los escondo; precisamente esto de las columnas va de enseñarlos de orearlos y exhibirlos intentando hacerlo con argumentos, pero no me busquen escondido en ningunas siglas, obediente tras ningún carnet que no sea el de las trece barras y el de donante de órganos, ni militando “apesebradamente” en ninguna formación.

Parece que ya quedó antiguo y desfasado eso de “Hacienda somos todos”. Se acerca el día poco a poco de: “Los que le mangamos a Hacienda somos todos”.

La semana que publiqué “Aznar es un mierda” me hicieron sentir la Pasionaria; y cuando con “Socialistísima” el palo le tocó al PSOE, viví entre cibermamazos y halagos. Pero hoy por no ver bien la jugada de Espinar -de Podemos-, te salta Twitter entero, y el pajarito feliz se hace buitre carroñero.


Evidentemente hay mucho más. Son casi 400 páginas que no tienen desperdicio. Desde aquí te animo a que leas el libro para que compruebes todo lo que dice este surnormal profundo. Podrás estar de acuerdo con él o no en las cosas que escribe, pero lo que sí hay que reconocerle es valentía por su claridad. Gracias, Manu.

P.D: Lo único que he echado de menos ha sido alguna referencia en el libro a Chaves Nogales, aunque quizás este no era el libro adecuado para ello. Quizás para el siguiente…

Me gustaría…

…no tener que estar de parada técnica

…seguir agradeciéndoos el que estéis ahí

…que el día no se me haga tan largo

…no tener que ver ni oir más noticias sobre mujeres asesinadas

…no ver tanta crispación en las redes sociales

…que la gente fuera más educada y respetuosa

…que nuestros representantes políticos piensen de verdad en los ciudadanos

…que la educación sea la que corresponde al siglo que vivimos

…que se respetara lo que cada docente hace en el aula con su alumnado

…que no se criticara todo aquello contrario a lo que se piense

…que no exista una guerra entre innovadores y tradicionales

…que alguna vez se haga realidad eso que llaman pacto educativo

…mejorar mi inglés

…que no me metan en más grupos de whatsapp

…que se sepan usar los grupos de whatsapp

…que se siga educando en el uso de dispositivos móviles

…que se sepa lo que es la identidad digital y la privacidad en las redes

…que desaparezca el ciberacoso y la adicción al móvil

…que se dialogue más

…que mi alumnado me echara de menos el tiempo que no voy a estar con ellos

…que hubiera otro tipo de televisión

…que no me equivoque cuando decida ver una serie en Netflix

…que mi Sevilla FC continúe por la senda de las victorias

Ahora que tiene uno tanto tiempo para darle vueltas al coco, os dejo aquí algunas cosas que me gustaría que pasaran. Evidentemente hay muchas más y la mayoría de ellas son de difícil cumplimiento, pero ya se sabe que soñar y desear es gratis.

Todos estos “me gustaría” se resumen en dos: RESPETO y EDUCACIÓN.

Seguimos…

“Juanma, cuenta conmigo”

En estos días en los que estoy de parada técnica, he podido comprobar una vez más que me siento una persona muy querida, por supuesto por mi familia, pero también por compañeros y amigos. Y esto es algo de lo que me siento muy orgulloso.

No me gustaría que este post quedase demasiado pasteloso, ni que diera la impresión de autobombo o de que no tengo abuela, pero es algo que me gustaría compartir contigo ya que pasas por aquí.

Siempre se ha dicho que hay que estar en las duras y en las maduras. En las maduras es fácil estar, pero en las duras no lo es tanto. Y es en este último caso cuando las personas te demuestran en realidad cómo son. Me siento muy afortunado por estar rodeado de tanta gente que me quiere y que me aprecia, tanto profesional como personalmente.

Aluciné hace unos meses cuando fue mi 50 cumpleaños con la cantidad de felicitaciones recibidas y con la fiesta sorpresa que me prepararon y que también conté por aquí y ahora, tras enterarse mi gente que estoy de parada técnica, son numerosos los mensajes de apoyo y ánimos recibidos, por teléfono, por correo, por Whatsapp, por Telegram, por Twitter, por Facebook, dejando comentarios en el blog, etc. Algunos ejemplos:

Y esa frase de: “Ánimo Juanma, cuídate y cuenta conmigo para lo que haga falta”… la de veces que la he podido escuchar y leer de gente cercana a mí y no tan cercana. Y como sé que me lo dicen de corazón, el agradecimiento es infinito.

Empezando por mi familia: mi mujer y mis niñas, que son las que están en el día a día conmigo y que tanto me están ayudando. Mi madre -¡ay, mami, cuánto siento no poder ayudarte más en estos momentos!-, mis hermanas, mi tío, mi cuñado, mi Migue, mis sobrinos… Mis compis del IES Chaves Nogales… ¡vaya calidad de compañer@s que tengo! Mis alumnos… Otros maestros, maestras y profes que conozco personalmente o a través de las redes y que me hacen llegar toda su fuerza…

En definitiva, el sentirse acompañado hace que la situación sea más llevadera, el saber que puedes contar con gente también Y el sentirse querido por tantos familiares, compañeros y amigos ya no digamos.

Gracias por estar ahí. Seguimos…

Para terminar quiero dejaros este videoclip de Soy Luna que tanto le gusta a mi sobrina Ángela y que precisamente se llama “Cuenta conmigo”